De planetas diferentes.

Hombres y Mujeres somos diferente física, mental y emocionalmente de eso no hay duda.

Personalidad, educación, creencias y entorno determinan nuestra manera de reaccionar o enfrentarnos ante las situaciones de la vida en el día a día. Hay situaciones sencillas y hay pruebas difíciles por las que puede pasar una pareja a lo largo de su vida, pero no hay prueba más grande  que un pareja pueda enfrentar que la muerte de un hijo.

La muerte de un hijo pega en lo más profundo del alma, te desmorona los cimientos y hace pedazos las creencias, tambalea el universo de la pareja por completo.

Enfrentarse al dolor y no huirle es algo difícil de enfrentar, cada persona  dependiendo de su personalidad lo lleva como puede.

Cualquiera pensaría que por el hecho de vivir una misma situación no hay otra persona que te comprenda o te entienda más que tu pareja, después de todo ambos están pasando por la misma perdida, pero a la hora de llevar el duelo pareciera que hombres y mujeres somos de planetas diferentes.

Empezando con el plano físico, la mujer es madre desde que empieza el embarazo ya hay una conexión directa con su bebé, lo vive, lo siente y experimenta los maravillosos y hermosos cambios físicos que la maternidad trae consigo.

El hombre físicamente es un espectador, ve de fuera todo el proceso, sí, es padre, pero esa conexión con su hijo se da hasta el momento de tenerlo en sus brazos.

Las mujeres somos seres emocionales por naturaleza, necesitamos sacarlo de nuestro interior, necesitamos sanar compartiéndolo, hablándolo y llorándolo si no sentimos que nos ahogamos.

Los hombres llevan el dolor callado, tal vez porque así funcionen o tal vez por condición social, en la mayoría de las culturas es mal visto que un hombre exprese sus emociones y que llore, no olvidemos la conocida frase “los hombres no lloran”.

La mujeres rápidamente nos echamos la culpa de lo sucedido ” si no hubiera levantado”, ” si hubiera descansado más” , “Si tan solo…”, entre un montón de reproches .

Los hombres  pueden racionalizar un poco más la perdida y ver que la culpa no es de nadie, sienten que tienen que ser el soporte para su esposa y familia tanto física como económicamente.

Las mujeres tendemos a repasar una y otra vez lo ocurrido mentalmente, necesitamos hablar de ello, darle diferentes enfoques para poderlo procesar.

Los hombres evitan recordar los momentos dolorosos y mantener su mente ocupada en el trabajo o en algún hobby o cualquier cosa que los aleje de pensar.

venus y marte

Me atrevo a decir que para la mayoría de los que hemos pasado por una experiencia así, estas diferencias han traído consigo enfrentamientos, desacuerdos grandes y discusiones con nuestras parejas, bueno, levanto honestamente mi mano, a mí me ha pasado. Nos queremos tanto que él no puede verme sufrir así y a mí me preocupa  que se esté guardando tantas cosas dentro, después de todo nadie puede entender cómo se siente mejor que yo, pues ambos hemos perdido lo mismo.

Creo que la mejor manera de caminar estos caminos juntos es aprender a expresar los sentimientos y a escuchar, una comunicación continua y honesta, sin guardarse cosas y ante todo respetar los tiempos de cada uno.  Entender, pero de verdad entender, que cada uno maneja el duelo de manera diferente: hay que respetarse pero sin alejarse, fácil de decir pero difícil de hacer.

Aunque parezca que somos de planetas diferentes hombres y mujeres podemos mantenernos unidos y aprender a vivir juntos la muerte de uno de nuestros preciosos hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s