2. Lo has parido con dolor.

florHoy os traigo el segundo artículo que sale de “Un hijo es para siempre. 3 argumentos irrefutables que lo constatan”.

Sí, lo has parido con dolor. Con dolor te lo han arrancado del cuerpo y con dolor lo estás despidiendo de tu mente y de tu espíritu, poco a poco, porque es un trago demasiado doloroso como para beberlo de una sola vez.
Y me da igual que haya sido un parto normal, instrumental o una cesárea. Con dolor, con todo el dolor de tu corazón y de tu alma te has despedido de la posibilidad de que ese niño crezca en tu vientre y de que después lo haga a la vida, al día a día.
Con dolor vas a despedirte de él el resto de tu vida, en los pequeños actos cotidianos, en las grandes fiestas y rituales familiares.
Hay personas que se van y necesitamos toda una vida para despedirnos de ellas. Porque siempre van a estar presentes de una manera o de otra. En realidad no se van. Permanecen en nuestro día a día, en un gesto, en una palabra, en un rayo de luz que se cuela al atardecer por la ventana de la cocina.
Nuestro hijo se independiza demasiado pronto. Demasiado. Lo parimos y pasamos el resto de nuestra vida cortando un cordón umbilical demasiado largo.
Nos gustaría que fuera de otra manera, poder tocarle, abrazarle, arroparle por las noches en la cama…
Pero ésta es la vida que tenemos y éste es el hijo que nos ha tocado. Incorpóreo, bello, eterno.
Tal vez viviste los dolores de parto. Tu cuerpo se preparó para la despedida física inevitable que se realiza a cada hijo al final del embarazo. Da igual que éste fuera demasiado corto y que quien naciera no lo hiciera a la vida. Sentiste las contracciones, la oxitocina conocida como hormona del amor recorrió tu cuerpo y regó tus venas. Te preparó para enamorarte de él nada más verle y para el sentimiento de no querer separarte de él nunca más. Triste paradoja. También te preparó para no hundirte en el dolor de la pérdida y para experimentar la manera en que las hembras de los mamíferos se despiden de sus crías.
Lo has parido con dolor. Con dolor te convirtió en madre y esto, lo quieran o no, es para toda la vida.
¿Y tú cómo lo sientes? ¿Cómo lo viviste? ¿Te apetece dejar tu comentario con tu experiencia?
Éste es el tercer artículo de una serie de cuatro que puedes consultar aquí:
2. Lo has parido con dolor.
¡Un saludo!
Mónica Álvarez

10 comentarios en “2. Lo has parido con dolor.

  1. Con muchísimo dolor, el dolor más grande que he sentido nunca, porque se mezclaba el dolor de unas contracciones fortísimas con el dolor de tener que asumir que estaba perdiendo a mi niña pues no sobreviviría fuera a las 21 semanas. Y todo en un momento, un momento que me cambió la vida.
    Me encanta como describes a nuestros niños del agua, incorpóreos, bellos, eternos.

    Me gusta

  2. “Con dolor te lo han arrancado del cuerpo y con dolor lo estás despidiendo de tu mente y de tu espíritu, poco a poco, porque es un trago demasiado doloroso como para beberlo de una sola vez.” Monica no pudiste haberlo descrito mejor, asi fue como sentí cuando me hicieron esa cesárea de emergencia, como si me los hubieran arrancado… GRacias por este artículo tan bello! dice en palabras todo lo que se siente…

    Me gusta

  3. Un dolor y un vacio inexplicable con palabras.Asi me senti yo cuando iba al quirofano con mi hijo de 38 semanas y no queria creer que saldria sola y ya siempre me sentiria asi…sola y vacia.

    Me gusta

  4. Gracias Mónica por palabras tan lindas y reales, por estas lágrimas que me hacen recordar ese momento en que mi chiquito se fue para mirarme desde el cielo y no perder nunca la conexión mágica.

    Me gusta

  5. Pingback: 1. Lo has concebido y gestado en tus entrañas. | . revista on line.

  6. Pingback: Un hijo es para siempre. 3 argumentos irrefutables que lo constatan. | . revista on line.

  7. Pingback: 3. Ha marcado tu historia y la de tu familia, no como un hecho puntual, sino como un acontecimiento que estará presente siempre. | . revista on line.

  8. Muchas gracias por estas palabras tan necesarias para nosotras… “Hay personas que se van y necesitamos toda una vida para despedirnos de ellas”…cuánta razón hay allí… Un abrazo

    Me gusta

  9. Asi es…. Son nuestros bebes eternos….. Y es tan dificil ver tan pegados dos acontecimientos taaaaaan opuestos: el nacimiento y la muerte…. Nuestra mente y nuestro corazon de madres simplemente no estan preparados para asimilarlo, es tan dificil…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s