3. Ha marcado tu historia y la de tu familia, no como un hecho puntual, sino como un acontecimiento que estará presente siempre.

cristalesÉsta es nuestra tercera afirmación: “Ha marcado tu historia y la de tu familia, no como un hecho puntual, sino como un acontecimiento que estará presente siempre.”

Esto es algo que a muchas personas no les queda claro.
Una pérdida, desde fuera, desde quienes no lo viven en su persona, se ve como un hecho puntual. Si nuestra vida es una línea con un comienzo y un final marcaría un punto dentro de esa línea, un hecho puntual que comienza y termina en ese instante.
Hay que olvidar y seguir “pa’lante”. O eso es lo que dicen muchas personas al menos mientras no lo viven en sus carnes.
Sin embargo, una pérdida (en este caso gestacional y/o perinatal) no es un hecho puntual, empieza, termina y ya está.
Es un hecho histórico en la vida de una persona que marca completamente el resto de su vida y de sus tiempos.
Y ojo, dijo “sus tiempos”, porque ver la vida como una línea de tiempo que empieza en un punto y termina en otro es una forma muy simplista de entender la Vida.
La Vida, así con mayúsculas, se parecería más a una pelota de hilos de lana, de diferentes colores y grosores, que empiezan, terminan, se unen a otras, se anudan, se sueltan…
La pérdida de un hijo marcaría la forma de toda la madeja, de todos los hilos que se añadan a continuación. Ya no tendríamos una madeja redonda y perfecta sino, una madeja con formas a lo largo de toda su superficie, que representarían las diferentes experiencias que vivimos y que nos marcan para bien y para mal.
Tu hijo ha pasado por tu vida y ha dejado su impronta. Ya no eres la misma persona que eras antes. Ésto, que se vive muchas veces como algo “patológico” en realidad es lo que sucede después de un hecho así. Hay que reinventarse, convertirse en otra persona, en otra mujer… Ahora eres madre.
Tal vez no pasees un bebé en su cochecito, ni lleves un niño de paseo, ni acompañes a un adolescente el día de su graduación… ¡pero te ha convertido en madre igualmente!
A lo largo de toda tu vida, a medida que pasen los años, la historia que ese hijo pudo haber tenido marcará la tuya caminando a tu lado como una pequeña presencia. Tus otros hijos sabrán que tuvieron un hermano y esto también les marcará. Habrá gestos, recuerdos en tu casa que hagan presente continuamente a esa persona que pudo ser tu hijo.
Un día, cuando tus hijos te hagan abuela, igualmente esa presencia estará ahí.
Y no hablo de fantasmas ni registros esotéricos. Hablo de la Vida, del amor, de la historia de tu familia, de la familia de tus hijos, porque ellos también han perdido un hermano. Y no se trata de estar todos los días recordando o encendiendo velas. Me refiero más a la vivencia diaria y al ser una misma todos los días. En las mañanas, en las tardes, en las noches, el recuerdo de esa personita es tan real como el aire que respiras.
Me gustaría que pudieras contarme cómo sientes tú ésto que estoy contando. ¿Te apetece dejar tu comentario con tu experiencia?
Éste es el último artículo de una serie de cuatro que puedes leer aquí:
3. Ha marcado tu historia y la de tu familia, no como un hecho puntual, sino como un acontecimiento que estará presente siempre.
¡Un saludo!
Mónica Álvarez

10 comentarios en “3. Ha marcado tu historia y la de tu familia, no como un hecho puntual, sino como un acontecimiento que estará presente siempre.

  1. Pingback: 2. Lo has parido con dolor. | . revista on line.

  2. Pingback: 1. Lo has concebido y gestado en tus entrañas. | . revista on line.

  3. Pingback: Un hijo es para siempre. 3 argumentos irrefutables que lo constatan. | . revista on line.

  4. Monica, que palabras mas vividas, más sentidas y más verdaderas, si es asi nuestros hijos siempre serán nuestros hijos sin importar el tiempo que hayamos compartido con ellos, y lo más justo en nuestro dolor y tristeza es saber que la sociedad entiendan nuestro amor y realidad. Gracias por compartir estos artículos, se convierten en un momento para sentirnos un poco escuchados.

    Me gusta

  5. Hola
    Leí los 4 temas y en verdad es cierto, soy una madre sin hija pero siempre será mi hija, aunque no la vea crecer, no escuche ni su llanto ni su risa, no sienta sus manos tocarme, aunque no escuche el decirme mamá por primera vez, siempre será mi hija, la concebí con amor al menos de mi parte, la parí con un doble dolor, el tenerla y el perderla al mismo tiempo, y es un hecho que marco mi vida para siempre, mi vida no comenzó cuando nací ahora se que comenzó verdaderamente cuando supe que ella venia en camino, no habrá sido una niña planeada pero deseada desde hace muchos años eso si, muy deseada por mi…

    Siempre estará en mi corazón y vivirá porque vivé en mi.

    Gracias por compartir estos bellos artículos.

    Me gusta

  6. Asi es.tan cierto todo.y que dificil cuando hablas con alguien que no ha pasado por esto,no lo comprenden.no saben que soy su madre aunque no este conmigo,que esta en cada poro de mi piel,que su recuerdo esta presente en mi dia a dia.que cambia tu vida para siempre por su ausencia marca un antes y un despues,y por que si me mraran bien lo verian,verian como brillan en mis ojos los suyos,verian tantas cosas si me miraran….
    Y esque su breve pasa por mi vida me enseño tanto…me enseño a ser una persona nueva,que valora lo que realmente es importsnte,a apreciar la vida,porque la vida es un instante.a darme cuenta que soy mas fuerte de lo que pienso,pero sobretodo me enseño el amor incondicional,el que no entiende de razones,ni porques….te quiero porque te quiero aunque nunca te tendre.
    Como unos pies tan pequeñitos dejan una huella tan grande??

    Me gusta

  7. He leído los tres artículos y no he dejado de llorar, el día 13 de Febrero me despedí de mi bebe que habitaba en mi vientre, 10 semanas estuvo conmigo, y tenía 2 muerto dentro de mi, salí del hospital con las manos vacías, sin dolor físico, sin cicatrices, nunca tuve nauseas ni vómitos, nada. Así de tranquilo y hermoso llego y tan pacíficamente se fue. Despedirnos de el, ha sido la experiencia más aterradora que hemos vivido, preguntarnos diariamente ¿qué pasó?, ¿lo pude evitar?, ¿Cuándo fue? ¿porqué no me di cuenta?. El dolor de mi familia también ha sido grande, lo esperamos con tanto amor y hoy solo me queda una fotografía de la ecografía donde solo medía 1.3 cm, un corazón que latía a 180 ppm y que la última vez ya no latía. Escuché frases tan reconfortantes y otras tan desgarradoras, “estas joven” “después vendrán más”, “solo fueron unas células”, “ese cuerpo no tenía alma”. y solo los veo con unas enormes ganas reprimidas y que se van directo al estómago de gritarles con todas mis fuerzas “ERA MI HIJOOOOOOOOOOOOO” yo quiero a ese hijo, nada reemplazará a ese hijo mio.

    Casualmente una de mis mejores amigas esta embarazada, iniciamos el proceso juntas y ahora su vientre crece y el mío ya no, yo quiero a su hijo, la quiero a ella, pero por el momento no soporto estar cerca. Ya nadie habla, ya nadie recuerda, a mi no se me olvida jamás pasará eso.

    Me gusta

    • Hola. Entiendo tu pesar, un hijo es un hijo aunque haya estado poco dentro de ti, Dios te dio la bendición de tenerlo, el tiempo que lo tuviste. Un hijo no se reemplaza, un hijo lo amas desde el día en que sabes de su existencia, no porque tenga mas días de vida lo vas a querer mas , lo amas y punto.
      Me pasa lo mismo, mi hija nació prematura, y a sus 9 días fallecio. tsmbien he recibido comentarios como: lo bueno es que te duró poco .. Como si entre menos tiempo viva alguien lo quieres menos, o comentarios como: tienes dos hijas mas para amar… También tuve una tercera hija! Que nadie sabe que es tener otra hija para amar !?!? El amor no se divide , el amor se entrega por completo a cada hij@!

      Me gusta

  8. Con mucha sabiduría tus palabras Monica … Un hijo lo concebiste, pasaste por los síntomas de que tu cuerpo cambia y tu corazón ama sin desmedida , sufres por los dolores del parto , y …al final de todo el dolor desaparece al verlo, tan perfecto, tan maravilloso.
    Al perderlo, no hay mas dolor que el del alma, la desesperación e impotencia por querer hacer que la realidad sea mas que una pesadilla , una pesadilla de la que quieres despertar y sea solo eso.
    Luego pasa el tiempo y para quienes no han vivido en carne propia el perder a un hijo, creen que el tiempo lo cura todo, que tu debes volver a ser el mismo, que lo Qe paso debes de olvidarlo y seguir tu vida .. Como seguir? Si te falta tu hij@, como hacer que nada paso , clml apagar el amor que apareció cuando empezó a existir , y que aun sigue aflorando a pesar de su ausencia.
    El dolor tiene la misma intensidad como cuando tu hij@ se acaba de ir, claro que luego toma una transformación ya que con el recuerdos vienen las sonrisas, la dulzura del recuerdo, de los pequeños pero grandiosos momentos que pasaste a su lado.
    Espero las personas que no han sufrido esto, no sufran en carne propia , porque es muy difícil, pero también espero no juzguen y no hagan más comentarios que nos duele, quizá el silencio es el mejor consejo que nos puedan dar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s