Sábados de poesia : Érase una vez

Érase una vez un niño que habitaba las olas del mar, era un mar de espacio reducido, de aguas de temperatura agradable y lleno de paz. Aunque en este mar siempre era de noche, algo lo llenaba de luz, unas caricias suaves de unas manos amorosas, a veces de unas manos más grandes. A veces éstas aprietan moviendo su mar y el niño corre hacia esa suavidad y aprieta con un pie, o con una mano, o se acurruca para sentir su calidéz.

Érase una vez un niño que quería volar, quería ser el aire fresco de la mañana, quería rodear aquél ser que él habitaba, entrar en sus pulmones y salir por su risa, acariciar su piel y secar sus lágrimas.

Érase una vez un niño que quería saltar en las nubes blancas, aquellas que eran blandas como el algodón, aquellas que eran puras como su alma.

Y siendo aire y saltando en las nubes llegar al sol y a la luna, y coger su luz para iluminar aquél ser de dulce voz, aquél ser que canta suaves nanas y le cuenta cuanto le quiere, ese niño no entiende quien es, ¿cómo puede alguien desprender tanta dulzura? y siente que no quiere dejarlo y a la vez quiere irse para poder regalarle todas las estrellas que visten la noche.

Érase una vez un niño que ha partir, deja este mundo a su medida, creado para él, deja ese ser de timbre aterciopelado y dulce latido que mece su cuna, y el niño piensa “ese ser debe ser eso que llaman mamá, sé que se quedará triste, que llorará mi ausencia, pero no llores, mamá, no me voy, tan sólo no me podrás ver, voy a ser tu luz y tu aire, voy a dibujar tus sueños, buscaré los colores más bonitos para pintar tus días. Conoceré los seres que un día ya te dejaron, conoceré a los que aún están por venir. Me bañaré en tus lágrimas y me secaré con tu aliento. Estoy aquí, mamá, ¿puedes sentirme?”

Érase una vez una madre rota en mil pedazos, una madre que descubre un día un rayo de luz, y otro, más brillantes de lo normal, y abre los ojos y ve flores de los colores más bonitos, y siente el fresco aire de la mañana rozar su rostro, y recuerda que ha soñado con las estrellas, y el aire mueve su pelo y en su corazón suenan risas infantiles.
“Sí, puedo sentirte mi vida, te he echado de menos…”

2 comentarios en “Sábados de poesia : Érase una vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s