No soy la única que le da vida…

Necesito compartir lo que me ha pasado este fin de semana con mi suegra.

Cuando nació Víctor me vi muy arropada por nuestras familias, me escuchaban aunque me repitiese hasta la saciedad, me dejaban llorar sin frenar mis lágrimas, no se sentían incómodos con mis sentimientos. Pero los meses pasaron y yo fui dejando de hablar, porque iba saliendo del pozo, porque volvía a sonreír, porque ya no lloraba por los rincones. Por su parte ellos nunca lo han nombrado si no lo he hecho yo, supongo que por no ponerme triste, sin saber que es justo al contrario, incluso si volvemos a llorar, es justo lo que necesitamos.

Los años han ido pasando, año tras año he ido celebrando cumpleaños en mi corazón, y cada año me he preguntado lo mismo, ¿alguien recordará que día es hoy?

He acabado pensando que yo soy la única que recuerda a mi hijo, hasta este sábado…

Como cada sábado fuimos a la piscina con mis pequeñas sirenas y luego a comer a su casa. Llegamos los primeros, las niñas se fueron a jugar al cuarto de los juguetes y mi marido se fue a hacer una llamada, yo me quedé sentada en el sofá saludando a los perros y ella trajinaba con la comida, y en ese momento que estábamos solas me dijo que mi cuñada (una chica jovencita muy natural) le había enseñado lo que yo escribía en mi facebook, esta semana más a menudo gracias al día del niño, y me preguntó “¿piensas mucho en él?”, a lo que yo contesté “cada día” y ella dijo “claro…”, entonces dijo una de las frases desafortunadas “ahora tienes dos niñas, hay que dejarlo un poco de lado”, quise saltar, pero ni tuve fuerzas, ni quería estropear el momento, el primero que alguien me hablaba de mi niño, ahora pienso que no supo encontrar las palabras y no se refería a lo que sonó, porque luego me explicó que ella a veces pensaba en él, que intentaba recordar su cara pero se le hacía borrosa, para mí es clarísima, pero he pasado fases en que no, también me preguntó que día fue, no se acordaba exactamente. Mi marido llegó y se acabó la conversación, tuve que hacer un esfuerzo sobrehumano para no llorar.

De esta conversación me ha quedado una necesidad muy grande, le he pedido a mi marido que éste año, el regalo del día de la madre a mi suegra se lo hago yo, como mío, me gustaría regalarle una foto, pero no tengo ninguna, así que he buscado y le he comprado un colgante en forma de alita de ángel, Sé que cuando se lo de y le explique voy a llorar a mares, no sé si ella le encontrará el significado y me da miedo, si no me abraza llorando conmigo en ese momento… no sé que será de mí.

Pero lo que realmente quería compartir es que no desespereis ante su silencio, no sois las únicas que los recordais y los llorais, seguro que hay muchas lágrimas en las almohadas de vuestros familiares, y para vuestros niños, como para el mío, nunca faltará un recuerdo, y no necesariamente será el vuestro.

5 comentarios en “No soy la única que le da vida…

  1. es feo escuchar eso a lo que llamas frases desafortunadas, yo las escucho muy seguido desde que murieron mis niños, si, yo se que tengo a dos hermosos aqui conmigo aun, pero siento que no he llorado a mis niños en el cielo, siento que me falta llorarlos mas, han pasado 8 meses y siento que aun traigo cosas muy atoradas que tengo que sacar… yo se que todos piensan en ellos y no lo dicen, es imposible olvidarlos, piensan en ellos pero no lo hablan…

    Me gusta

  2. Hay que quedarse con que alguien se acuerda de ellos. Me parece super bonito que te diga que se acuerda de él. Ya le has dado su regalito?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s