De nuevo en el pozo…

Seis años desde que quedé muerta en vida, seis años dando pequeños pasos para volver a sonreir, seis años haciendo, instintivamente, cosas a veces dolorosas pero necesarias para mi, seis años hablando, llorando, recordando.

Con el paso del tiempo las heridas se suavizan, vas saliendo a flote, siempre recuerdas pero ya sin aquél dolor, con melancolía, dulzura y siempre con mucho amor.

Tu hijo forma parte de tu familia aunque no esté físicamente, no puedes evitar corregir a la gente: “tienes 2 hijas?”, “No, tengo TRES hijos!!!”, y te sientes orgullosa de los tres.

Siempre hay pequeños o grandes bajones, algo que te lo recuerda, un día especial…pero nada que no solucionen las lágrimas, tras ellas te sientes bien, renovada.

Durante todos estos años has hecho tu proceso de duelo bastante sano, simplemente porque te has guiado con el corazón, él te ha dirigido y has dicho y hecho lo que él te ha pedido.

De repente llega un día y un hecho que no esperabas, te hace caer de nuevo en las profundidades, no es un bajón de los normales, las lágrimas no te consuelan y te sientes sola como nunca, has vuelto a 6 años atrás, sólo será un par de días, un proceso de duelo más rápido, pero ahora estás en la oscuridad, ni las dos luciérnagas que tienes en casa te ayudan hoy. Sabes que necesitas llorar todo lo que sale de esa herida reabierta.

Ya os conté que por el día de la madre le compré a mi suegra una alita de ángel, le gustó mucho, se emocionó y me abrazó como solo una madre sabe hacer, le conté que me habría gustado regalarle una foto de su nieto, pero no tenía ninguna y me contó que ella quiso hacerle una, pero los demás no lo consideraron oportuno, saber eso fue un golpe para mi, pero medio lo comprendí. Camino de casa le dije a mi marido que era una pena que no le hubiesen hecho caso a mi suegra, y me dice él que también pensó en hacerle una pero no la hizo, ahí ya me salieron todos los reproches sin poder frenarlos, “porque no me preguntasteis a mi?”,”porqué no pensasteis en mi?”, “porqué no pensasteis que yo podía olvidar su cara con el tiempo?” Sé que lo que hicieron fue por mi, y que en aquél momento fue lo mejor, pero ahora, 6 años después, necesito esa foto como el aire que respiro, habría sido tan fácil apretar un botón…

Para colmo de males mi marido, ante mis lágrimas, me soltó una frase de las de sin sentido, “no estés triste, tienes dos niñas preciosas!”, perdona??? le dirías a una madre que se le muere un hijo de X años “no estés triste, te quedan dos”?, yo ya sé lo que tengo, no necesito que nadie me lo recuerde, y menos mi marido, de él no espero que me anime, de él espero que me abrace y me deje soltarlo todo para volver a ver el sol, sin frenarme…

He de decir que han sido 2 días muy duros en los que no pude vaciarlo todo, y eso ha hecho que mi salida del pozo sea más lenta, pero ya lo he hecho, me siento bien, he aceptado que no tengo foto pero sí su recuerdo. He reclamado mi derecho a mis días tristes dentro de mi felicidad, no son incompatibles, y que tampoco es malo que mis hijas conozcan estos sentimientos, no los hay más bonitos. En definitiva, he gritado a los 4 vientos que ES (no era) mi hijo, y siempre será así, esto es para toda la vida, aunque mañana lo llore de nuevo no estaré anclada en el pasado porque él también es mi presente!

7 comentarios en “De nuevo en el pozo…

  1. No sabes cuanto te entiendo,compañera…Yo tengo un no d 4 años,una niña q perdimos hace 2 años a las horas de nacer prematura y el año pasado tuvimos otro niño q ahora tiene 8 meses. Me identifico contigo en que poco a poco he ido pasando el duelo d manera sana,con amor aunque al principio era una autentica agonia,q voy a contaros…pero es verdad q de vez en cuando te asalta un monstruo q creias tener superado,en mi caso no es la foto,sino no haber podido hacer q su ultimo respiro fuera en mis brazos…me duele solo decirlo. Pero creo esto son detalles,amiga, lo q importa es todo el amor que sentimos por nuestros hijos. Hay q espantar los fantasmas cuando vienen a asaltarnos,esas dudas esos reproches. Y si,yo tambien tengo 3 hijos aunque pueda besar solo a 2 en realidad a mi niña la beso en sueños.

    Me gusta

  2. Ni aunque pasen seis, diez, veinte o cincuenta años, nunca olvidaremos a nuestros hijos, siempre estarán con nosotras, porque les amamos de la manera más pura que se puede amar.

    Y como te entiendo Emma, yo estoy en la lucha de conseguir una foto de mi hijo, y digo lucha porque no me lo están poniendo nada fácil, pero la quiero y la necesito. Necesito tener algo físico, por pequeño que sea, que represente a mi hijo, porque lo llevo en el
    Corazón, colgado de mi cuello y en una pulsera que lo representa, pero necesito integrarlo en mi familia y en mi casa, por eso lucharé y lucharé hasta conseguirlo.

    Y puedes sentirte afortunada, porque en mi caso faltan pocos días para que se cumplan tres años desde que mi pequeño se fue, y sinceramente, creo que nadie de mi familia piensa en él, al principio me dolía, pero ahora no, yo, su madre, pienso en él, y le amo tanto como si todo un ejército lo hicieran juntos.

    Le lloré hace tres años, hace dos, hace uno, ayer, hoy y mañana, y no estoy loca, ni nada por el estilo. Le lloro porque le siento cerca y lejos. Le lloro porque la amo.

    Me gusta

    • Suerte en tu búsqueda de su foto, mi búsqueda fue corta, sencilla, sin obstáculos, pero en mi caso no existía, espero que pronto la consigas!
      Seguro que no eres la única que lo recuerda, yo he tardado 6 años en saberlo, algún día también lo descubrirás tú, seguro.

      Me gusta

  3. Oh, Emma, estaba esperando saber cómo había ido el regalo a tu suegra. Que bonita reacción ❤ Lo de las fotos, qué te voy a contar. Si yo misma me autocensuré por si era algo raro el querer hacerle fotos a mi hijo. Tu hija te ha regalado un retrato precioso. Tendrías que enmarcarlo y darle el espacio que se merece en vuestra casa. Un abrazo muy fuerte.

    Me gusta

    • Supongo que es lo normal, yo no pensé, bastante tenía con vivir, pero me arrepiento, por aquella época conocí una chica que perdió su hijo días después que yo, de poco tiempo menos, me enseñó un montón de fotos, con la herida reciente las encontré de mal gusto, las vi todas agradeciendo no tener ninguna yo, ahora “envidio” a esa madre por esas fotos. Pero así es la vida.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s