Comparte: El tiempo de Dios es perfecto, la historia de Joshua.

Me llamo ALE ORTIZ, soy Paraguaya y tengo 19 años, vivo actualmente en Viena (Austria). Él es mi bebé JOSHUA, nació prematuro, por una cesárea planeada a las 29 semanas de vida el 31/05/2012. Nos enteramos a las 12 semanas que nuestro bebé tenía “Hydrops fetalis”. Pero, yo decidí no comentarle a nadie, porque no quería que le vean a mi hijo con… otros ojos. Me acuerdo que una semana antes de ir a la consulta con el ginecólogo (para confirmar mi embarazo) yo ya le había hablado a mi esposo, le dije que pase lo que pase, teníamos que luchar por nuestro hijo, era un sentimiento que tenía, cuando todavía no sabía de la enfermedad de mi bebé.
Nuestra lucha con JOSHUA empezó así: Los doctores del hospital, específicamente los que trataban a las mujeres con embarazo de alto riesgo como el mío se portaron de maravilla, eran muy sinceros a pesar de lo que decían no siempre sonaba muy lindo, pero, yo les tomé confianza. Ellos desde el principio nos dijeron que pensaban que nuestro bebé JOSHUA no iba a vivir mucho tiempo. Pensaban que nuestro hijo iba a morir en mi vientre en algún momento, pero el plan de Dios era otro…
Yo sacaba las fuerzas del AMOR de madre que siento por mi hijo, que todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Que aguanta cualquier cosa difícil como si nada. Porque escuchar y ver la cara de más de 5 doctores y ecografistas que te miran sin esperanzas, peor teniendo que en esos momentos entender otro idioma, el alemán, que no es mi idioma madre y escuchando siempre diagnósticos diferentes, te duele… te duele en el alma, como MAMÁ no poder hacer NADA. Porque las cosas no iban a cambiar, si yo comía más o menos, o si yo caminaba más, o si no movía una silla… Por mi salud mental, decidí SIEMPRE ir sola a todas las consultas, tuve una mala experiencia al llevar una vez a la mamá de mi esposo, que cuando escuchó los diagnósticos se quedó muda, y me dijo al salir: “Ale, me das mucha pena.. pero, bueno… decidí eso, porque una cuando esta en una situación así… necesita FUERZAS, no que te tengan lástima…
Cada vez que estaba en el hospital, yo solo quería ver a mi bebé, y coleccionar sus ecografías. Era ver ese CORAZÓN que palpitaba el que me impulsaba a seguir… Los doctores no me entendían, porque aquí no es común que una mamá quiera seguir con su embarazo con un diagnostico como el mío. Siempre tenía que argumentar horas y horas con el Team de doctores por qué yo quería seguir con mi embarazo. Por más que mi hijo estaba enfermo, no era una bolsa de basura que podía desechar, yo les decía: “Yo voy a luchar por mi bebé, sea como sea. Viva un minuto, una hora , meses o 40 años”. Nunca me detuve, ni perdí mi FE en que las cosas podían llegar a cambiar, le pusimos a Joshua de apodo “Milagroso” con mi hermana menor. Cada MINUTO de la vida de mi hijo era TAN valioso y tenía mucha importancia.
Yo le tengo miedo, TERROR a las agujas pero, me realizaron en mi embarazo 2 veces una prueba que se llama “Biopsia de vellosidades coriales” (para detectar si Joshua tenía alteraciones cromosómicas.) La prueba es un riesgo de aborto espontaneo de 1% y el Doctor me dijo muy seriamente que para mi bebé el riesgo era de 10%,¡ IMAGINENSE! dejé en manos de Dios, y dije:   “Que se haga tu voluntad Señor”.
Recibimos los resultados, todo salió normal, y nos confirmaron que era un niño, como yo lo sentía.
No voy a negar que a veces tenía días tristes donde parecía que la fuerza y la luz se extinguían por completo. Cuando parecía que no había salidas, ni caminos. Pero, el tiempo no se detiene, somos nosotros quienes nos detenemos. Yo tenía que tratar de enfocarme en lo positivo, en lo bello, y lo útil que era mi HIJO.
Cuando estaba de 5 meses, encontré un grupo de padres en Facebook que perdieron a sus hijos a causa de esa enfermedad y otros que por milagro están vivos. Casos que también nadie les daba esperanzas y ellos siguieron luchando…
Muchos tienen un concepto erróneo sobre el significado de la FE: “FE no es creer que Dios hará lo que nosotros queramos, en el momento y como lo queramos. FE es creer que Dios hará lo que es debido y que terminara haciendo su voluntad.”
Un día normal fui al hospital, y mi doctor me dijo que mi bebé no estaba recibiendo suficiente vitaminas. Me dijo que podíamos planear una cesárea (que no era muy normal tan temprano), o esperar 4 semanas más hasta la 32. Una cesárea planeada sería como una SEGUNDA OPORTUNIDAD de vida, ya que los doctores no le daban esperanzas por su enfermedad y creían que él iba a morir en mi vientre.
Me dijeron que ellos pensaban que él solo iba a vivir unas horas, es por eso que cuando mi hijo llegara al mundo, lo iban a dejar conmigo hasta el ÚLTIMO MOMENTO. Los doctores no querían alargar la muerte de Joshua, con cables, etc… si es que se daban cuenta que ellos como profesionales nada más podían hacer, lo mejor para EL BEBÉ Y LOS PADRES es compartir ese momento, y guardarlo en el corazón, me parece muy bien.
575468_10151533668893224_1740599762_nLo decidí, y di el SÍ para la cesárea. Ese día me quedé para recibir las inyecciones para la maduración de sus pulmones, tenía tanto miedo, y oraba a Dios para que me muestre si lo que decidí era lo correcto. Mi bebé se movía toda la noche, acompañándome en mi desvelo y queriéndome decir: “Mami, tranquila, todo va a salir bien”. Yo tenía que estar fuerte, por más que por dentro sabía que tenía que estar preparada para todo, y disfrutar de cada minuto.
Recuerdo que en la mañana antes de operarme estaba tan emocionada, con tantos sentimientos encontrados, no sabía que podía pasar. Yo trataba de estar fuerte. Cuando entramos al quirófano y me prepararon para colocarme la anestesia, estaba tan nerviosa, pero todo el miedo, la angustia se esfumó cuando le tuve a JOSHUA en mis brazos, fue como si volviera a nacer y mi alma grito de alegría. Solo quedaban la felicidad y la paz. Yo ya no podía pedir más nada, solo agradecer a Dios… Nunca estuve tan enamorada de una personita, como de él. En un momento cerré los ojos, con él en mis brazos y dije: “Señor, gracias por darme esta oportunidad, me cumpliste el deseo de mi corazón”. Era la verdad, cuanto tiempo espeée, cuantas lágrimas derramé y ahí estaba mi recompensa. DIOS me dio el tiempo perfecto para disfrutar de mi hijo, para darle amor hasta el final. Minutos y horas que estuvimos junto a él, para darle la “bienvenida” y un “Nos vemos pronto, hijo”. Su lucha por aferrarse a la vida, me hizo entender que cada minuto es una nueva oportunidad.
Al día siguiente que Joshua falleció, en el hospital le pedí a mi mamá que me ayudara a conectar la notebook, a mí me ayuda mucho escribir, así que decidí compartir mi testimonio, en mi muro de Facebook… con los dolores de la cesárea, saqué fuerzas. Creo que muchos amigos, conocidos y familia quedaron mudos porque no se esperaron que yo tenga esa actitud y por los hechos. Mi amiga Raquel Ayala Bobadilla me ayudó a contar mi testimonio en la Radio monumental, creo que unos días después el Churero.com publico nuestra historia en su página, y fue Juan Manuel Salinas uno de los que leyó y también lo llevó a su programa de tv, MQM. Muy agradecida con ellos.
JOSHUA nació en el tiempo de Dios. Partió a su presencia no cuando los doctores decían que el iba a morir, sino el día que Dios quiso. Falleció al lado de nosotros. Segundos, Minutos, horas… Su vida valió todo. Nunca lo voy a dejar de amar, simplemente porque el amor que nos une es más fuerte que la distancia que nos separa. Yo sé que él esta en cada cosa buena que me pasa, en mi piel y en mis venas. Que me esta ayudando a que mi corazón siga latiendo todos los días impulsándolo con su maravilloso amor.
Hijito: SIEMPRE estás en mis pensamientos, en mi corazón, formas parte de mi vida, y de las vidas de muchas personas más. Yo soy la continuación de tu historia, de tu amor y de tu valentía. Mientras yo siga sonriendo y palpitando, tu corazón seguirá viviendo.
Le pido a DIOS que nos ayude a entender que las cosas por las cuales tenemos que sufrir, soportar y esforzarnos, es porque hay vida. Que nos enseñe a ser agradecidos por lo que sí tenemos y disfrutarlo mientras lo tengamos.

16 comentarios en “Comparte: El tiempo de Dios es perfecto, la historia de Joshua.

  1. Ale… eres un testimonio del Amor de Dios. Ojala muchos padres que tienen que vivir una situacion parecida a la tuya tengan la capacidad de entenderlo….”el tiempo es el de Dios, y la vida es de Dios” Tienes un maravilloso intercesor en el cielo, Joshua seguro esta jugando alla pidiendo por ti y esperando hasta el ia en que lo vuelvas a abrazar!!!! Bendiciones

    Me gusta

  2. quedé sin palabras, gracias por lo que escribirte….nuestro Señor es tan grande y EL solo puede darnos PAZ en momentos tan dificiles…….que este tu testimonio sea de bendición para muchas mamás que pasan lo mismo…un fuerte abrazo desde Argentina.
    Ana, mamá de Santi

    Me gusta

      • hola Ale……cuando me entero que mi hijo no estaba ya mas en este mundo…mi Señor me dió el texto del evangelio San Juan 13: 7 ” Ahora no entiendes lo que estoy haciendo, pero lo entenderás después”…….eso fué el soporte que me permitió avanz<ar, que me permitió sostener a mi esposo y tres hijos…han pasado 18 años y dos meses y ese texto todavía me alumbra en el camino, no se si sabré en esta tierra cual fué su propósito, quizás lo descubra cuando esté allá arriba……..mientras tanto doy gracias a mi Señor por todo lo que aprendí en este camino…………..un abrazo inmenso desde Argentina

        Me gusta

  3. Ale, Admiro tu Fe, eres un verdadero ejemplo para las muchas personas que no entienden el misterio de Dios. El nunca se equivoca. Que Bebe tan hermoso tienes en el cielo. Felicidades….

    Me gusta

  4. madre muy fuerte en realidad te felicito x tu valentia!!!!fuerza q’ JOSHUA te acompañara siempre en todo lo q’ hagas en tu vida un beso y un fuerte abrazo te felicito hermoso tu angelito

    Me gusta

  5. Mi historia es muy similar a la tuya, pero yo no sabía que mi hijo estaba enfermo, no me lo diagnosticaron o no me lo dijieron, vivio solo 2 dias. Hoy a casi 4 años de su partida lo siento muy cerca mío, pero no me resigno a no tenerlo. Es tan dificil este camino, pero de a poco se va aprendiendo a vivir con este inmenso dolor. Te mando un fuerte abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s