Comparte: Carta a mi amada Carol

Carta a mi amada Carol

Querida hija:

No hay día que no deje de amarte, de pensarte y desearte, pero la vida nos llevó por un camino diferente al que tanto soñé, aún ahora no entiendo en que punto te perdí y en que momento te fuiste de mi ser, aún ahora no me puedo enfrentar a el mundo sin dolor y sin que el llanto me traicione, estoy con nuevos planes y deseo con el alma encontrar la paz que tanto busco en la soledad de mis espacios y silencios, pero aun con todo eso el inconsciente me traiciona y vuelvo a llorarte y necesitarte cerca.

Pluma escribierndoUn día te escribí una carta que te entregaría al cumplir 18 años, en ese entonces jamás pensé todo lo que se nos venía en camino, te soñé y te proyecté como una mujercita plena y feliz, te imaginé como una bailarina, como una concertista y hasta como una muy buena nadadora pero al final tan sólo quería que fueras tú y lo que tú desearás, al final solo quería que crecieras amada y llena de un enorme orgullo de ser mujer sin esos clásicos estigmas de “pobre, lo que le espera y va a sufrir por ser mujer” o el clásico ” espera a tu príncipe azul, cásate y se feliz”

Hice tantos sueños de la nada, planee tu vida casi por completo y aun cuando todavía no estabas en mis brazos pero ya te sentía en mis entrañas, organice hasta tu bautizo. ¡¡¡ Hay cariño mío que dura es la vida en un instante!!!  Ahora me veo vacía y llena de miedos al dolor, a la gente, a sonreír nuevamente porque después de esto no puedo sonreír como antes y sé que ya nada será jamás como antes, aun cuando trato de sonreír y de animarme, siempre me haces falta tú, hay un algo, un incómodo dolor que no me deja latir el corazón con libertad, tal como antes.

Hay un vacío que reclama mi vientre, que extraña tanto tus movimientos, hay un sin fin de detalles que te hicieron mía, esa complicidad que tuvimos hasta el final de nuestro encuentro, los muchos secretos que compartimos en esos nueve meses la felicidad que me diste durante 40 semanas, los más felices y plenos de mi vida y mi nena bella aún hoy a pesar de no hablarte por temor a desencadenar este dolor que pretendo enterrar dentro de mí porque siento que si sale me muero, quiero que sepas que no hay día que no estés en mi pensamiento.

Necesito decirte que me diste el placer y el orgullo de ser tu madre por ese corto tiempo y que por eso mismo me siento muy agradecida contigo, que a pesar de no tener la certeza de que estés aquí conmigo, te quiero sentir, te quiero amar y en verdad necesito creer que estas bien, que puedes sentirme y sentir todo este amor que te llevaste contigo porque siempre vas a ser mi única hija, lo más bello y amado que la vida me negó y el recuerdo de lo más sagrado y especial que tocó mi existencia.

Mi nena bella, esto no es una despedida, es el inicio de un perdón, es el deseo de sentirte mía pero regalándote la libertad que ambas necesitamos para no seguir desangrando nuestro corazón, es el permiso que necesito tener para volver a intentarlo y la respuesta a este sentir que me desgarra y me quema por dentro, es tan sólo la pausa que necesito escribir para demostrar un poco de este dolor que esta por desbordarse sin que nadie lo sepa.

Es la manera que tengo para honrarte y para que el mundo sepa que fuiste mi amada hija, la pequeña más amada y más deseada por mí, por tu padre y esta familia que lloró tu partida cuando aún yo no me atrevía a creerlo, cuando aún hoy yo no me atrevo a decirlo sin evitar sentir este nudo en la garganta, es una carta que jamás creí escribir pero que hoy sale de lo más profundo de mi alma, tan sólo mi amada Carol son las palabras de tu madre que decide despedirte con todo el amor y el respeto que siento te mereces.

Sabiendo que aun cuando nuestra historia esta trunca por causas ajenas a nosotras, algún día, en algún lugar vamos a volver a vernos y entonces mi amada nena voy a besarte y abrazarte como jamás pude hacerlo aquí, te amo y te voy a ver en el momento adecuado, en el justo lugar y con todas las ganas de el mundo, te amo y en mi corazón jamás nadie ocupara tu lugar, siempre tú y por siempre tú mi amada hija.

Con amor tu mamá, Eréndira

3 comentarios en “Comparte: Carta a mi amada Carol

  1. Hola que hermosa carta para tu princesa,refleja todo el gran amor de una madre.Animo,cuidate eres una mama muy especial.Mamá de Luis Alberto mi bello angel

    Me gusta

  2. muy hermosa tu carta ., sin duda llena de amor para la princesa que uno espera,. yo tengo una princesa hermosa ., que sin duda vivi un embarazo de mucho miedo con ella pero
    graciasa Dios esta conmigo. te mando un abrazo con mucho cariño! .,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s