Nuevos Ojos

A los pocos días después de la perdida de mi hijo, vinieron a mi toda clase de sentimientos y pensamientos, sé que sabrán muy bien de lo que hablo, entre esos pensamientos están esas preguntas inevitables ¿Por qué a mi? ¿Qué había hecho yo tan terrible para merecer eso? ¿Es que la vida me está castigando? Todos los días me paraba frente al espejo, tratando de encontrar qué tenía  de malo o diferente a otras mujeres que veía y envidiaba por pasearse felices con un niño en los brazos, tomado de su mano o en su barriga. Pude ver miles de errores en mi, muchos defectos, hasta sentirme completamente culpable, me castigaba, evitando ser feliz, me decía – no, tu no mereces nada bueno- y viví así, convencida de que era un monstruo como madre, como mujer, como persona. Hasta ahora es que puedo ver todas estas cosas, antes sólo sucedieron y, yo no me percataba de cómo me había causado mas sufrimiento, en ese tiempo solo quería saber quien había sido culpable, el culpable de llevarse a mi hijo, el ser más amado para mi, y pensaba que cuando encontrara el culpable lo haría sufrir de una forma horrible, para que supiera lo que yo estaba sintiendo, y sí, me hice sufrir mucho pues yo me veía como la culpable, me maldecía, maldecía  a mi cuerpo, a mi vida, estaba rota, inservible, dormida, invisible; y veía esta perdida como una injusticia enorme, porque a la vez que me maldecía. cuando recordaba todo lo vivido en el embarazo, podía darme cuenta de todas las cosas que cambiaron en mi vida solo por la  llegada de mi bebé, podía ver cómo es que cambie desde la forma de comer, caminar, soñar, dormir, de vestirme, divertirme, hablar y pensar, todo cambio. Me recordaba y reconocía como la mejor madre del universo, no sé, vivía dividida entre mi dolor y  recordaba lo que hacia con tanto con Amor.

Mi esposo me llenaba de buenos pensamientos, me decía que no existían culpables y que si los hubiera, yo sería la menos culpable en esto, me recordaba todo lo que  yo había hecho por mi bebé, pero yo tan solo pensaba que no, no era así, si yo hubiera hecho todo bien, nada hubiese pasado, simplemente “no hice lo suficiente”.

Era insoportable salir, como ya se ha hablado antes, yo también sentía envidia y coraje cuando veía a una mujer embarazada, feliz, y peor aun cuando las veía cometiendo una negligencia, y de pronto comenzó a ser terrible también ver a un niño llorar, a los padres regañarles y pegarles, más injusto me parecía todo; en ese momento, me daba cuenta que la maternidad lo único que había traído para mi era un dolor fuerte en el pecho, un nudo en la garganta, unas lagrimas muchas veces ahogadas, un vació en el cuerpo y una canción en mi mente que me hacia llorar cada día con más fuerza, porque ya no había quien la escuchara conmigo.

Así pasaron los días, y cada vez  creía que era peor, que llegaría a la locura, era mucho el dolor y el vació, lo que no experimente en los primeros meses lo viví cuando se cumplió un año de su partida.

Y he de decir que no me di cuanta cuando ya no lloraba a diario, cuando lo recordaba y en mi rostro aparecía una sonrisa, cuando comencé a hacer nuevos planes para mi vida, cuando ya no sentía el mismo odio por la vida, por mi…

psijeAhora es cuando me doy cuenta de que todos y cada uno de los sentimientos que habitaron en mi, poco a poco comenzaban a transformarme, ya no veía la vida de la misma manera,había sido testigo de su fragilidad, ahora sé el valor del tiempo, sé lo que es amor a un hijo, sé que el amor puede existir, aun si no tenemos un cuerpo al cual abrazar. De un tiempo a la fecha, paso más tiempo con las personas que amo, me he vuelto más expresiva y más paciente conmigo misma, me he pedido perdón y me he comprendido, sé que era necesario, caer en lo más profundo de mi, pelear contra el dolor, y casi lo vencí, digo casi, porque sé que vuelve algunos días, pero me aferro al cariño y a las cosas bellas que viví con mi niño dentro de mi.

Ya no me importa tanto si los demás me reconocen como madre, sé que lo soy, porque siempre llevo a mi hijo dentro de mi, porque incluso ahora, daría la vida misma por verlo a mi lado,

Cuando estaba embarazada, le decía a mi esposo, que mi hijo y yo eramos uno mismo, y ahora esas palabras las pronuncio más fuerte para mi, porque no se me debe olvidar, que, para que Elián viva, debo vivir yo, y que si tengo un hijo hermoso, es porque yo soy una madre hermosa.

Así es el dolor, nos hace navegar por aguas profundas, solitarias, algunas veces silenciosas, otras muy ruidosas, también a veces nos sumerge tanto que creemos ahogarnos, pero ninguna profundidad es suficiente para que dejemos de amar, a esos seres, que una vez dimos vida y que cuando no están, son ellos los que nos llenan de vida.

Después de tanto llanto, la vida nos pone nuevos ojos, nos hace ver las cosas de distinta manera, pues de esa forma la muerte no pasa por nosotros como un hecho en vano, sino que si queremos podemos ser incluso más sensibles y más fuertes que antes.

¡GRACIAS PEQUEÑO MIO, POR LLEGAR A MI VIDA Y DEJARME TANTAS COSAS!

3 comentarios en “Nuevos Ojos

  1. que hermosa reflexión has hecho y cuanto me alegra que te des cuenta que eres una mamá hermosa, tu hijo te dió el titulo de MAMA, hoy él no esta a tu lado pero te va enseñando cada día a poder brindarte a los demás…tienes tu esposo que no solo sufrió la partida sino quete veía sufrir a ti….hoy tu pequeño debe estar orgullosa de verte bien…un abrazo
    Ana, mamá de Santi

    Me gusta

  2. Que hermoso es ser testigo a traves de tu poesia y testimonio de vida de la METAMORFOSIS que sufrimos las mamás que después de tanto dolor podemos ver a nuestros hijos en las cosas buenas de la vida, en todo lo que nos han regalado con su partida, que nos hacen mejor cada día, en honor amor que será eterno. Un beso enorme . Dios siga obrando en nuestras vidas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s