Comparte: por siempre aquí.

Te deseaba con toda mi alma, tanto que decidí emprender este camino sola con ayuda de la reproducción asistida. Hacía años que te soñaba, era el momento de dejar de soñar y convertirte en realidad.

Y llegaste tu, pequeño Andrés, y desde el primer momento que te vi, midiendo apenas 5 milímetros, para mamá ya eras lo mas grande. Todo cambio de color, pasaba las noches contándote las cosas que haríamos juntos, lo que tenía pensado para ti, para nosotros.

Pero la vida tenía otros planes muy distintos a los nuestros, no quiso que te acariciara, no nos dejo besarnos ni hacernos cosquillitas. Justo cuando empezabas a crecer decidió que eras demasiado bonito para nacer y te convirtió en estrella.
Y tenía razón, eras el bebé más precioso que jamás he conocido.
Todo cambió. Desde aquella mano en mi rodilla, desde aquel “Lo siento pero no tengo buenas noticias” ya nada es lo mismo. Nuestra casa está llena de tus cosas, de tu esencia.

La música suena diferente, se que tu la usas para comunicarte con mamá. Gracias por escogerme mi vida, gracias por acompañarme y por hacerte notar en los momentos especiales.

Te quiero y te querré toda mi vida, y aunque esta sociedad aún se empeñé en convertir en tema tabú a los bebés que se apagan antes de nacer, mamá pondrá todo su empeño y su amor para que la gente se acuerde de ti.

Escrito por Barbara.

Un comentario en “Comparte: por siempre aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s