Recordar para no olvidar.

 

Recuerdo a mi hija porque quiero.

Eso no me hace ser una persona triste, ni infeliz. Yo estoy viva. Ella no. Lo sé, y lo acepto. Me gusta mi vida. La disfruto cada día y lo seguiré haciendo mientras tenga energía.

Yo rio, canto, salto, vivo una vida plena. Me falta un pedacito de mí, pero he aprendido a vivir sin él. Me considero una persona afortunada.

Utilicé mi pasado como trampolín para saltar a la vida, y por hablar de mi hija no me quedo en el sofá de la muerte. Cuando la nombro, la honro. Hay quien no lo comprende, pero no me importa. Gracias a ella entendí que hay mil y una maneras de vivir, y yo me quedo con la mía. Con la que he elegido. Siempre elegimos. Yo no elegí que ella muriera, pero elegí volver a ser feliz. Elegí aprender. Elegí salir a flote y seguir adelante con mi camino.

Cuando digo que tengo dos hijos, lo digo porque los tengo, no para dar pena ni nada parecido. No me siento bien mintiendo. La muerte acaba con la vida, no con la titulación maternal. Y sí, ejercí solo de mamá de un bebéintrauterino, pero ese pequeño ser fue y será mi hija para siempre. El amor no entiende de distancia.

Cuando nació Adai, escuché un sinfín de veces, “ahora ya por fin eres mamá…” Perdone, yo ya era mamá antes, ¿no se acuerda?

Y no es que no se acuerden, es que no lo saben. No saben que el amor no entiende ni de vida ni de muerte. No hay fronteras.

Tengo dos hijos, aunque mi libro de familia lo niegue.

Me da igual, no sabe más de mí un cuadernillo burocrático que yo.

Recuerdo a mi hija porque quiero. Y la seguiré recordando mientras mi corazón lata, y sospecho que latirá hasta que me muera.

Nada ni nadie matará su recuerdo. Me encargaré de ello. Y no lo haré ni con rencor ni dolor, lo haré por amor. Por el amor ese que surge de maneraespontánea al saber que estás embarazada y que una vez invade todo tu ser, ya es imborrable para siempre.

Cora no es de esas hijas a las que les gustan los columpios, ni hacer dibujos, ni cantar canciones. Cora no es de bocatas de nocilla, ni de vestidos de princesa, ni flotadores de playa. Cora no necesita desayunos con vitaminas, ni el mejor cole, ni el juguete de moda. Cora va más allá. Cora es esencia, presencia y destino. Es luz, inspiración y calma. Cora es compañera, sabiduría y verdad.

Cora es mi fuerza, mi energía, mi catapulta hacia la esencia de la vida. Cora es mi pregunta, es mi porqué, es mi razón de ser quien soy… me siento afortunada de poder tenerla.

Por mucho que me insistan. Por mucho que no lo entiendan. Por mucho que les suene raro… La recordaré siempre, para no olvidarla nunca.

Noelia Sánchez.

http://www.duelocondoula.com

14 comentarios en “Recordar para no olvidar.

  1. Gracias, Noelia, por poner una vez más palabras a mis sentimientos…
    Soy una mamá feliz y sigo recordando a mis hijas cada día. Incluso diría que ellas han sido las que me han enseñado a disfrutar mucho más de mi vida.
    Seguiré recordándolas porque olvidar no es una opción. ¡Es imposible!
    Un fuerte abrazo, de mamá a mamá, y muchos besos tus DOS hijos: Adai y Cora.

    Me gusta

  2. Muy hermosas palabras, asi como yo tengo tres hijas, es algo muy dificil, pero las experiencias y palabras de otras mamas que hemos pasado por algo similar, ayudan mucho a entender que la vida sigue adelante, gracias por tus pensamientos, y ahora que toca ayudar a una amiga cercana, nunca imagine ser yo quien ahora trataria de consolar a otra mama en duelo. saludos y un enorme abrazo….

    Me gusta

  3. Simplemente adore estos dos versos:

    Yo rio, canto, salto, vivo una vida plena. Me falta un pedacito de mí, pero he aprendido a vivir sin él. Me considero una persona afortunada.

    Utilicé mi pasado como trampolín para saltar a la vida, y por hablar de mi hija no me quedo en el sofá de la muerte. Cuando la nombro, la honro. Hay quien no lo comprende, pero no me importa. Gracias a ella entendí que hay mil y una maneras de vivir, y yo me quedo con la mía. Con la que he elegido. Siempre elegimos. Yo no elegí que ella muriera, pero elegí volver a ser feliz. Elegí aprender. Elegí salir a flote y seguir adelante con mi camino.

    Que hermosos sentimientos hacia nuestros bebitos de luz

    Me gusta

  4. ” Yo no elegí que ella muriera, pero elegí volver a ser feliz. Elegí aprender. Elegí salir a flote y seguir adelante con mi camino….” simplemente me desarmó, por que eso es lo que todas tratamos de hacer día a día…. de nuevo un gusto leerte!

    Me gusta

  5. Leer tus palabras me hace ser fuerte para defender mis pensamientos y gritarle al mundo que tengo 2 hijas, que no necesitan nada terrenal, que me hacen reir y tambien llorar, que extraño cada noche, que recuerdo todos los dias con mi primer pensamiento. Gracias, abrazo fuerte para todas.

    Me gusta

  6. Muchas gracias por este escrito… así me siento yo también, tengo dos hijos que nacieron en el mismo día, aunque sólo puedo abrazar a uno… De momento no puedo decir que me sienta feliz, pero espero poder decirlo algún día… lo estoy intentando, voy caminando, y mis dos hijos me dan fuerza.
    Besitos para Cora y Adai.

    Me gusta

  7. hola!!!1 gracias por tus palabras llegan en un gran momento, tengo 4 hijos 2 varones, una nena y uno en camino, tengo un ángel en el cielo que se llama Zoe el no tenerla me ha dolido mucho se que un día estaremos juntas y podre abrazarla y besarle, como lo he hecho en sueños, que si la extraño, todos los día pienso en ella y como hubiera sido mi vida, tengo un nuevo ser en mi vientre y para nada es por sustituir un lugar creo que cada hijo va teniendo su lugar el bebe que viene se que sera un varón y creo que solo dios sabe por que lo espero con una gran emoción!!!!!!!!!!!! saludos y besos al cielo

    Me gusta

  8. Hola!! Gracias por estas maravillosas palabras. Hacía rato buscaba una página así en la cual encontrara historias similares a la mía. Yo perdí a mi pequeño Santiago hace tres años, con dos meses de nacido, prematuro extremo. Después de sortear muchas complicaciones y ya con fuerzas y ganas de salir de la clínica le fueron a realizar una cirugía ambulatoria y no soportó la anestesia, a los cuatro días se me fue para el cielo. A pesar del dolor creo que lo he superado muy bien, siento que esta experiencia me ayudó a mejorar en todos los aspectos de mi vida y siento que he encontrado verdaderamente a Dios. Pero no logro entender algo. Algunas de mis amigas se apartaron de mi y a veces trataron de hacerme sentir como si lo que me pasó fuera como que me sacaron una muela o algo así y las noto molestas cuando alguien dice o yo digo que soy mamá. Gracias porque al leer algo así me reafirmo más como madre, ese siempre fue mi sueño desde muy joven. No sé si Dios me tendrá destinada para serlo otra vez, pero si no, ya cumplí mi gran sueño. Soy mamá de un hermoso ángel que se llama Santiago.

    Me gusta

  9. me identifiqué con el escrito, muchas gracias por compartirlo, al igual que tú yo también tengo una hija maravillosa que es mi compañera y a veces me sorprendo tanto de lo mucho que me apapacha a pesar de que estamos en dimensiones distintas. es mi vida es mi todo, yo también estoy buscando la manera de honrrarla y de que sienta que no se equivoco al elegirme como su mamá.

    Pita, Mamá de Renée

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s