Comparte: Perfecto sería.

Hola hijito mío, te extraño muchísimo, espero que allá en el cielo puedas recibir el amor con el que te escribo las siguientes palabras.

PERFECTO SERÍA…

Perfecto sería, despertar y ver tu carita, tenerte en mis brazos y que lo que vivimos sólo hubiese sido un sueño como en aquella ocasión en la que desperté llorando por  que soñaba que te perdía…

Perfecto sería conocerte, acariciar tus manitas tibias, que apretaras mi dedo pulgar con todas tus fuerzas y me dijeras en un gesto “mamita estoy contigo”, y abrazar tu cuerpecito frágil y sentir tu calor.

Perfecto, que me despertaras en las madrugadas con tu llanto, ese llanto lleno de energía y vida que cubriría toda la casa. Yo estaría gustosa de cuidarte, cambiarte los pañales, arrullarte darte de comer y velar tus sueños toda la noche.

Perfecto; sería verte en los brazos de papá; y verle la mejor de sus sonrisas, igual o mejor que la de aquella ocasión en la primera ecografía; que nunca olvidaré, en él dibujaste el rostro del hombre más feliz del mundo, nunca le conocí una sonrisa como la que tú le causaste,  era el de un papá orgulloso de su hijo, orgulloso de ti. El tiempo se detuvo en mí cuando le vi sonreír; fue tan hermoso; tú y él, mi pequeño precioso, hicieron de ese día inolvidable…recuerdo que no parabas de moverte, con tan solo 13 semanas la Dra. no podía tomar las medidas.

Perfecto quedarme a tu lado mirando ese pequeño rostro, esos labios rojos, esa sonrisa hermosa, esos ojos cafés que iluminarían todos mis días, esos pies grandes igualitos a los de papá, esas mejillas como las de mamá, sentir esas caricias que darían paz a mi corazón y el rose de tu piel suave como las nubes.

No escuche tu llanto, no pude abrazarte, después de nacer tan solo pude verte unos segundos, vi como movías tu manita, conocí tu perfil, pude ver tu silueta, tu pelito; y me enamoré…eres lo más hermoso que he visto en toda mi vida.

Tú me enseñaste que el amor es ciego: porque no te veía, tan solo te sentía, pero ya te amaba. Me enseñaste que el amor a primera vista existe. Me enseñaste lo que es el amor siendo tan pequeño. Si tan solo pudiera intercambiar mi vida por la tuya lo haría sin pensarlo. Sabría que papá te cuidaría también como yo lo hubiera hecho.

Perfecto sería que en vez de escribirte mis sentimientos, tu pudieras escucharlos. La perfección para mi sería que estuvieras en estos momentos conmigo, a mi lado.

Solo fueron 25 semanas, pero nunca antes había sido tan feliz. Gracias por elegirme. Te amo mi angelito, mi pequeño Abrahamcito.

TE AMARAN POR SIEMPRE PAPÁ Y MAMÁ.

Martha Laura Teco Domínguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s