Sobrevivir…

fragmente de "cuna de piedra"

fragmente de “cuna de piedra”

El tiempo pasaba tan lento cuando quería tener a mis bebés en brazos y despues de su muerte se me ha ido en un suspiro, así se ha ido nuestro primer año entre el cielo y la tierra.

Serán las nubes o simplemente una parte mas del proceso pero por cada paso que doy  el presente me lleva al pasado, me lleva a un año atrás, inevitablemente me conduce a ellos.

Salimos del hospital al primer encuentro con nuestros hijos, los conocimos frente a frente ya dormidos en sus cajas blancas, conocerlos y despedirnos de ellos tan rápido,  aun que yo así lo quisiera después de enterrarlos el mundo no se detuvo, el reloj no se paró, la vida siguió, la vida nos fue llevando…

La vida misma no nos dejó echarnos a llorar en la cama, tuvimos que  levantarnos, nuestros hijos vivos nos necesitaban enteros y así fue que tuvimos que agarrar los pedazos y  pegarlos.

Aprendimos a funcionar sin dormir,  consolarnos aun sin entendernos, a abrazarnos sin decir palabra,  y es verdad que a veces nos desesperamos y explotamos, pero tuvimos que aprender a en verdad ponernos en los zapatos del otro. Cuando tienes otros niños  no puede darte el lujo de caer al mismo tiempo, nos hemos vuelto un equipo en el que uno levanta al otro cuando está abajo.

Fue un año lleno de primeras veces que juntos fuimos caminando, a veces a tirones y empujones pero nos apoyamos para pasarlos: cumpleaños, Navidad, Año nuevo, día de la madre y del padre; cada uno de ellos un gran logro.

Conforme fuimos andando las cosas tomaron su curso, las interminables noches de insomnio fueron poco a poco cediendo, los llantos en el carro cuando iba al supermercado se fueron espaciando, los hijos, el trabajo, la vida diaria.

El mundo no se detuvo, el reloj no se paró, la vida siguió y  aprendimos a llevar la vida en lugar de que ella nos llevara, aprendimos a levantarnos, aprendimos y estamos aprendiendo a sobrevivir a ellos,  sobrevivir la muerte de nuestros hijos.

No digo que de aquí en adelante la vida será  mágicamente mas fácil, se que hay días que volveré a llorar camino a casa en el coche o que el insomnio me llegue sin esperarlo, o un ataque inesperado de pánico, pero se que puedo enfrentarlo sin quebrarme en mil pedazos.

Y si hay algo que puedo compartir con ustedes despues de un año de dolor y aprendizaje es que se puede sobrevivir, nuestro camino aun no termina pero cada día que pasa es un paso más hacia adelante, un logro, una lección  y fuerza para continuar, por nosotros, por los que están y por los que se nos fueron tan pronto…

 

7 comentarios en “Sobrevivir…

  1. La vida tiene un sin fin de matices, que no todos nos gustan pero hay que aprender a entenderlos y dejarlos ir. Mucha fortaleza para ti y tu familia. No te niegues la oportunidad de seguir viviendo y no sólo seguir respirando.

    Me gusta

  2. Me sentí muy reflejada en tus palabras, …llorar a gritos y al minuto seguir con la comida para las niñas… Ellos… nuestros ángeles nos acompañan y viven en nuestros corazones por siempre, aunque la vida gire y nos lleve a otros amores, nunca los olvidaremos

    Me gusta

    • perdon por la tardanza en responder, gracias por leernos, tienes tanta razón cuando dices “aunque la vida nos lleve a otros amores, nunca los olvidaremos” , asi sera ahora una larte de nuestras vidas para preservar su recuerdo… un abrazo iliana…

      Me gusta

  3. Muy bonito. Comparto tus sentimientos… Mi esposo y yo tambien asi andamos y en realidad el me da la fuerza cuando comienzo a despedazarme, asi como yo a el cuando se desmorona. Nos recordamos mutuamente que las cosas pasan para algo y no por algo, nos recordamos a cada rato que nuestro bebe no sufrio, que esta tranquilito en el cielo, que no podiamos haber hecho nada mejor que como lo hicimos, nos recordamos que tenemos que honrar su existencia, pues existe! Para nosotros… En el cielo… Nos recordamos que el tenia un plan para nosotros con su venida, vino a ordenar nuestras vidas, unir a su familia, tios, abuelos, primos… A enseñarnos lo que es el amor de padres, inflar aun mas nuestro corazon y estar mas preparados para el dia que Dios nos de el honor de darle hermanitos a Gustavo aqui en la tierra. Nos recordamos que somos uno, y como uno, como familia, podemos enfrentar cualquier obstaculo y llegar invictos a la meta.
    Nuestro bebe vino con una mision, y nos dio el honor de ser los encargados de que se cumpla. Nuestra primera labor es descubrirla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s