Comparte: kai y Altair, mis hijos de las nubes

Qué poco entienden los que me recomiendan que no tenga tan presentes a mis hijos, los que hasta se sorprenden de que les llame hijos, no abortos y, más aún, de que les haya puesto nombre. Cuánto daño hacen, aunque sea sin pretenderlo y con la mejor de la intenciones, los que me dicen que no es sano poner un altar en mi casa para recordar su paso por mi vida. Ojalá pudiera tener mi casa todo desordenada con juguetes y pañales sucios por todos lados, pero sencillamente no he tenido la posbilidad. Qué poco ayudan los que me impiden hablar de ellos en su presencia porque noto sus miradas de incomodidad y de desconcierto y no me queda más remedio que cerrar la boca y mirar hacia otro lado. Qué poco comprenden los que entran en este blog y les duele ver que he puesto un contador con los días que hace de nuestra despedida física. ¿Acaso ellos no recuerdan las fechas de los nacimientos de sus hijos? Y lo más triste, y a la vez lo más bonito y humano, es que estas personas son las que más me quieren.

kaiyaltairCuando digo que tengo dos hijos lo digo porque sencillamente los tengo, es la verdad. No me gusta mentir y menos sobre una parte tan importante de mi vida. Los gesté y los parí, pero no he tenido la oportunidad de limpiarles los mocos, ni de atarles los cordones de los zapatos. Ya me gustaría ser una de esas madres tradicionales que llevan a sus hijos en los brazos y todo el mundo las ve y las reconoce como tal, como una mamá con su hijito. También me hubiese gustado ser una de esas mamás que se encuentran con flores en el hospital. Yo me encontré con sangre, dolor y mucho miedo. Y a pesar de todo ese sufrimiento, aprendí a querer a mis hijos por encima de todo.

Me ha tocado pertenecer a otro club de madres. Un club de madres muy especiales unidas por la lucha y el amor hacia nuestros hijos, como todas las madres. Soy una madre a la que la vida le robó la oportunidad de ejercer. Mis hijos no aparecen en mi libro de familia, pero me da igual. No saben más unos papeles burocráticos de mi familia que yo.

Con todo el amor del mundo su papá y yo elegimos el nombre para nuestros hijos cuando ya se habían ido porque al nombrarles, les honramos. Hablar y recordar a mis hijos no me hace una persona triste y deprimida, gris o que se ha quedado encerrada para siempre en la habitación de la muerte. El corazón de mis hijos se paró, el mío sigue latiendo. Lo sé mejor que nadie y lo acepto. No quiero que nadie me devuelva a mis hijos, ni que se cambie por ellos. Lo que les pido parece que es mucho más difícil de lograr: que ellos también les nombren. Cuando veo el nombre de mis hijos escrito en la arena, en cualquier papel o en el espejo empañado del baño, mi corazón sonríe. De igual modo que si escucho el nombre de mis hijos de boca de otras personas, mi corazón se me pone a mil y siento que se me va a salir del pecho de la emoción. Pero si pasan semanas, meses sin que nadie les nombre, sin que nadie me recuerde que también fueron importantes en sus vidas y que tenían mil ilusiones puestas en ellos, mi corazón se paraliza y solo deseo irme siguiendo su estela porque siento que estoy donde no me corresponde. Una madre siempre tiene que estar al lado de sus hijos, no es tan extraño que sienta eso. Si crees que me duele que me los nombren, tenlo claro, por favor, que no los recuerden me los mata una y otra vez

Te invito simplemente a recordar a mis hijos sin dolor, a que me ayudes a aceptar mi pérdidas, a que me permitas recordar a mis hijos con la misma ilusión con la que tú hablas de los tuyos. No quiero seguir escondiéndome para no incomodar. No quiero que cuando me pregunten que si tengo hijos, tenga que contestar que no con todo el dolor de mi corazón porque la persona que tengo enfrente no lo va entender. No quiero tener que volver a escuchar que “estas cosas” cuanto antes se olviden mejor. Para mí “estas cosas” se llaman Kai y Altair y compartieron conmigo los mejores meses de mi vida. La Ciencia dice que mis hijos seguramente tenían problemas cromosómicos, pero eso no los convierte en monstruos. Quizás simplemente eran demasiados bellos para este mundo y me eligieron para que les acompañara en su paseo por las nubes. Son un milagro igualmente. Te invito a aprender de mi experiencia y abrir los ojos a un mundo nuevo.

Me han acusado de dar pena hablando de mis hijos o de exagerar mi dolor y sacarlo a pasear cuando me viene en gana. Es muy triste que alguien piense esto y que te lo escupa a la cara sin ningún tipo de escrúpulo. Pero ya no siento rabia hacia esta persona, más bien siento pena. Pena por todo lo que se pierde y todo lo que yo gano. Pena por su cobardía, sus prejuicios y sus miedos. Yo elijo el camino de la conciencia y el amor. Ojalá que esta persona nunca llegue a entender lo que supone perder un hijo antes de que llegue a tus brazos y su posterior olvido social que puede ser incluso aún algo más doloroso.

Kai y Altair no son niños de balbuceos, que recogen bichos en el campo, de columpios en los parques, de bocadillos de nocilla, de saltar charcos en los días de lluvia… Kai y Altair son conciencia, eternidad, presencia, entrega y amor.

Cuando murieron necesitaba hacer algo nuevo, tener un proyecto. Escribir en este blog fue y es toda una terapia. Ya he tenido otros dos blogs antes, pero me cansaba de actualizarlos tarde o temprano. Éste es muy diferente. Los primeros días y meses necesitaba hacer algo con mis brazos y manos vacías y con mis días y mis noches aún más vacías. Las noches eran lo peor, la que lloraba era yo y no mis hijos.

Ya no soy la misma mujer, ahora nunca estoy sola y hago cosas para tres. Las pequeñas cosas que realizo para conectarme con la esencia de mis bebés son lo mejor de mi día a día. Cuando me siento a pintar mandalas, a hacer una manualidad o a escribir por y para ellos realizo una poderosa meditación. Es una entrega y un reencuentro de mi alma con la suya.

Así, pintando, escribiendo, soñando… creando, en definitiva, es como materno a mi hijos que murieron. Y así es como mi corazón va cicatrizando poco a poco.

Considera mi duelo, por favor.

 Escrito por Sol Muñoz

Puedes leer más de Sol en:

http://www.naceunadoula.blogspot.com

24 comentarios en “Comparte: kai y Altair, mis hijos de las nubes

  1. Que hermoso te expresas de tus bebes………… te felicito yo tambien comparto contigo tus sentimientos ya que perdi a una de mis bebes pero casi a los 8 meses de nacida……..

    Me gusta

  2. cierta cada una de las palabras, a mi lucha (sencillísima) por mantener mi hijo vivo se han unido dos personitas puras, inocentes, que hablan de él constantemente, sin ni siquiera conocerlo, sus hermanas pequeñas, ellas me hacen ver que cada paso que he dado en mi duelo ha sido el que he neceitado, por encima de los demás que no entienden.
    yo también tengo un marcador, mi mail va firmado con 3 marcadores, la edad de mis hijas en la tierra y la de mi hijo en el cielo, como 3 hijos que son y serán.

    Me gusta

    • Enma, siento mucho que tu niño se fuera tan pronto, pero qué suerte que tengas a tu lado a esas dos niñas que lo viven todo con tanta naturalidad y que siempre recuerdan a su hermanito. Yo podían aprender algo de ellas muchos adultos. ¡Muchas felicidades por tu hermosa familia!

      Me gusta

  3. Hermosísima forma de sentir. Te admiro sin conocerte por tanto amor incondicional, por tu dedicación a tus hijos, por tu fidelidad a ellos. Te abrazo!

    Me gusta

    • Analia gracias por tu mensaje. Ha sido una sorpresa encontrarme con mensajes en esta entrada. No visitaba hace días este blog y se me ha llenado el corazón al ver mensajes como el tuyo. Te mando otro abrazo enorme. t

      Me gusta

  4. eres un Sol, haces brillar a la luna en cada noche oscura. No te conozco, pero no es necesario, es la experiencia que tu alma necesitaba, tus angeles te acompañan para resaltar tu nombre, linda mujer!!!!!!! eres libre de compartir tu mundo interior, te honro a ti, a Kai y Altair.

    Me gusta

  5. En esto te entiendo yo perdi a mi 1er. Hija hace casi 7 años a una semana de q naciera y un bebe hace 3 años tengo la enorme recompensa de tener a una nena de 5 años que habla con toda naturalidad de sus hermanos que ya cumplieron su mision , duelen mucho pero ya no los sufro y se que mi amor de madre los acompaña siempre pero si la gente en general no entiende “si todavia no nacian” “uno no se encariña con lo que no conoce” entre otros comentarios q transpasan el corazon ha sido una enorme labor explicarle a mi niña sobre la muerte, y que bueno encontrar blogs como este que entienden lo que uno vive dia a dia

    Me gusta

    • Verónica, siento mucho que hayas perdido dos hijos. No te preocupes por los comentarios de la gente, ellos solo tienen poder sobre nosotros si se lo permitimos. Me lo repito a mí misma muchas veces. Tu niña terrenal seguro que es muy especial, afirmar que sus hermanitos ya cumplieron su misión, qué sabia. Me alegro de haberte ayudado.

      Me gusta

  6. Es increíble la forma en que expresas esos sentimientos que, en muchas ocasiones, yo misma he sentido y no he podido expresar. Perdí a mis mellizos Carlos y Elizabeth a las 22.2 semanas, no habían pasado ni dos semanas y ya no me “permitían” hablar de ellos porque se incomodaban. Mantengo su recuerdo sólo en mí, me permito hablarles únicamente cuando estoy a solas… sé que mientras yo viva con la misma intensidad y alegría que mis pequeños lo hicieron, siendo fiel a su amor como dice Analia, mis hermosos hijos vivirán por siempre. Que Dios te bendiga a ti y a todas esas mamis, que como nosotras, tienen a sus bebés en el corazón

    Me gusta

    • Kitty, qué bonitos nombres Carlos y Elizabeth. Te entiendo. Yo me obligué a celebrar el cumfple del papá a las tres semanas de haber perdido a mi segundo hijo, mi Altair. Sentí mucha rabia porque hubo un invitado que no me dijo ni que lo sentía. Él no vio a mis hijos, no existen. Pero ¿qu saben este tipo de gente del amor hacia nuestros hijos.

      Me gusta

    • Kitty, qué bonitos nombres Carlos y Elizabeth. Te entiendo. Yo me obligué a celebrar el cumfple del papá a las tres semanas de haber perdido a mi segundo hijo, mi Altair. Sentí mucha rabia porque hubo un invitado que no me dijo ni que lo sentía. Él no vio a mis hijos, no existen. Pero ¿qué saben este tipo de gente del amor hacia nuestros hijos? Un beso fuerte, fuerte.

      Me gusta

  7. Que lindo nombre para una linda mujer, Sol, que ilumina todo a su paso… sin duda, iluminas ahora mi dolor, ya que perdi 3 hijos en 11 años y hoy la vida me dio una oportunidad: un niño que hoy cumple 8 meses quien me enseña a amar y honrar a sus hermanitos ausentes, lo que es mejor, recien ahora comienzo a entender y con tu publicacion, me doi cuenta que nunca les hice un ritual de despedida terrenal, nunca les llore, mi dolor se expandio por todo mi cuerpo, el cual sufre dolores inexplicables y mucho cargo de conciencia por no haberles honrado en su momento, fui debil y preferi undirme en mi soledad junto a ellos.
    Te mando un abrazo enorme, a Kai y Altair que estoy segura viven dentro de ti, te haran sonreir cada vez que mires tu mirada, veas una flor nacer, vida y naturaleza a tu alrededor, por que ellos viven en todos lados, y siempre viviran en tu corazon.

    Me gusta

    • Caro, me dejas sobrecogida, ¿qué yo ilumino tu dolor? Qué hermoso lo que me dices. No te juzgues por no haber hecho rituales, pues hacerlos ahora, nunca es tarde. Tus bebés no te juzgan, ellos te eligieron, así que no lo hagas tú. Lo que cuesta perdonar el pecado que no conetimos. Un beso enorme para ti y paras las almas que llegaron a través de ti.

      Me gusta

  8. Gracias por compartir tu experiencia! Yo tambien empece mi blog para llenar mis manos de ese vacio y ese amor profundo por mi hija que se libero a solamente un dia de nacer. Cuanto se aprende de estos tiempos tan duros! Somos las madres de los angeles como unos carbones que a traves de la presion inmensa del tiempo y el espacio se convierten en diamantes. Yo me siento tan agradecida a mi hija por haberme tocado un instante en esta Vida y dejarme su luz. Bendiciones a todas las madres y sus angeles en sus corazones!

    Me gusta

    • El denominador común es el amor en todas nuestras historias y supera con creces al dolor. Carbones convertidos en diamantes, qué bien expresado. Un beso de diamante en bruto.

      Me gusta

  9. q bonito, hoy una amiga me ha mostrado esto que tu escribiste, justo hoy que mi beba cumple un año que murio, ella nacio con onfalocele gigante y eso le complico todo falleciendo a sus 11 dias de nacida, el dolor es muy grande, aunque lo entiendo y me alegra que no sufriera mas, es cierto, no es nada facil hablar de ella con las demas personas porque veo en sus ojos la lástima que les da porque no la tengo, pero yo guardo su recuerdo de esos 11 dias y agradezco infinitamente a dios el haberla conocido fuera de mi vientre, el haberla podido acariciar y que apretara mi dedo con su manita, espero en dios que me permita ser madre nuevamente, varias personas me critican porque mande incinerar el cuerpo de mi serena, y porque tengo sus cenizas en mi recamara, dicen que eso no esta bien, pero yo me siento tranquila, ustedes que opinan?

    Me gusta

    • Noemí, siento la muerte de tu pequeña sirena. Qué imagen más linda que te cogiera un dedo, ese pequeño gesto nos une para siempre a ellos. Me parece perfecto que tengas sus cenizas. ¿Nos las guardamos de otros seres queridos? Pues cómo no las vamos a guardar de nuestros hijos, los seres que tienen una relación más íntima co nosotras. Al cuerno con lo que piensen los demás.

      Me gusta

  10. Sol que bonito , yo tambien perdi a mi hijito cuando tenia 7 meses de embarazo, or su tamañito tube que tenerlo por parto normal, nunca lo olvido , lo amo lo llevo tood los dias en mi mente mi alma ES MI HIJO

    Me gusta

    • Paola, siento tanto lo de tu hijo. Yo también parí a mis hijos, solo que siento que con el segundo me aceleraron el proceso. No pude hacerlo de otro manera, estaba en que ni escuchaba lo que me decían. Un beso enorme para ti.

      Me gusta

  11. Mi hija se llamó Helena Altair.. y tampoco la tuve en mis brazos, y los doctores también dijeron que tenia problemas cromosómicos, pero tenia dos opiniones distintas, el medico particular y el medico del seguro social.. Es una pena que no nos vean como madres porque precisamente ayer me pregunto una tia ¿a donde vas? y yo le dije: a ver a mi hija, y me contesto a cual? y yo asi de : yo tengo una hija, que no viva conmigo no significa que no la tenga… Gracias por tu hermosa aportación en verdad me sirve demasiado.

    Me gusta

    • Crys16, me emociono mucho cuando conozco a alguien que tiene un hijo con el mismo nombre que uno de los míos. A mí lo más doloroso que me han dicho es que no soy madre. Supongo que forma parte de nuestro proceso de duelo, hacer oídos sordos con comentarios ignorantes. Un abrazo.

      Me gusta

      • Creo que si es parte de… pero nosotros sabemos que somos MADRES de unos hermosos angeles.. yo tambien me emociono cuando alguien menciona su nombre pues significa que siempre sera recordada por lo menos por alguien, le hice un video, si puedes entra a youtube y busca para mi hija Helena Altair o busca mi canal. crys1016 y ahi esta, espero subir algunos mas pero me tardare un poco, amo a mi hija mas que nada y es un amor muy grande…. un abrazoo enormeee.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s