¿Cómo vivir el duelo ante una negligencia?

Hace casi seis meses atrás mi esposo y yo éramos la pareja más feliz del universo, inmersos en nuestra felicidad vivíamos una dulce espera normal y maravillosa. Extranjeros los dos en un país desconocido, nos sentíamos los más afortunados por tener un embarazo sin ningún tipo de problemas, un nuevo proyecto laboral, el inicio de nuestra familia, la vida nos sonreía. Nuestro hijo anunció su llegada dos semanas antes de la fecha probable de parto, acudimos rápidamente al hospital y cinco días después salimos con los brazos vacíos mirando al cielo exigiendo una explicación, del porque Dios había permitido esta tragedia. Un bebe sano y fuerte  como muchos, un desenlace triste y obscuro como pocos.

¿Qué fue lo que pasó?
El día del parto una serie de malas decisiones, un método fallido y una cesárea tardía, hicieron que nuestro primer y único hijito no naciera en la tierra, si no directamente en el cielo. Fuimos víctimas de la desinformación, de un parto deshumanizado traumático, así como de la falta de ética y profesionalismo de quienes presumían ser los mejores en el país.

¿Qué hicimos nosotros y que seguimos haciendo ante tanto dolor e injusticia reunidos?
La respuesta parece una absurda mentira. Inmediatamente después de los hechos mi esposo y yo lo platicamos seriamente, nos encomendamos como siempre a Dios y nos llenamos de fuerza y valor para luchar día a día ante esta muerte evitable e injusta. El quinto día en el hospital antes del alta decidimos poner la denuncia. Mi esposo acudió solo, ya que yo aún seguía internada. Solos ambos nos llenamos de fortaleza puesto que sólo nos tenemos uno al otro en este país. Sabemos que nada nos traerá de nuevo a nuestro hijito a la vida, pero quizá con nuestro testimonio evitemos que otros padres vuelvan a sentir este inmenso golpe por el que hoy estamos atravesando, egoísta sería de nuestra parte seguir hundidos en el dolor y callar y de esta forma volvernos cómplices de esos que dicen llamarse ” profesionales “.

¿Es difícil esta forma de duelo?
En realidad no sé si lo estamos viviendo, o quizá lo estamos esquivando, en la lucha por sentirnos fuertes. O no sabría decir si es más difícil que otros, pues es el que nos toco transitar, y para nosotros como a todas las personas que pierden un hijo, nuestro pesar es el más doloroso, el mas incomparable, el mas angustiante.
Quizá un día EL DUELO llegue de pronto queriéndome cobrar todo lo que me he ahorrado por llenarme de valor y luchar exigiendo justicia. Si, porque JUSTICIA, quizá sea la única clave para las personas que hemos vivido la muerte de un hijo, por una negligencia médica, quizá sólo teniendo la esperada justicia, llegue un poco de paz a nuestros corazones, porque no es venganza lo que tanto anhelamos es simplemente justicia para entonces poder llorar tranquilamente sin estar pensando en no quebrarnos, y de que forma defender a nuestros hijos.

¿Y porqué pedir justicia y desgastarnos en un lento proceso legal?
Por que sabemos qué nuestro bebe lo merece, por que nosotros como sus padres defenderemos siempre a nuestros hijos, defenderemos sus derechos y su memoria, por que no queremos que un día el arrepentimiento de no haberlo hecho nos frustre de tal manera que no podamos con el remordimiento, y por que estamos seguros que esta no era la manera correcta en que debieron obrar las personas en quien confiamos la vida y futuro de nuestro pequeño bebe a la hora de su nacimiento.

Hoy han pasado casi seis largos y dolorosos meses, seis meses tratando de hacerme escuchar, si para alguien del mismo país es difícil, cuanto más cuando estas en un país que no conoces, y que mucho menos conoces sus leyes y procedimientos. En este difícil camino he topado con gente que ha vivido lo mismo que nosotros en manos del mismo doctor, en el mismo hospital,  pero se han hundido en su dolor y han callado y después tienen otro bebe y se olvidan por completo o al menos eso tratan de aparentar. Hemos topado con abogados que lo único que buscan es lucrar con el dolor, y con otros que simplemente no desean pelear contra “las organizaciones de salud”.

Yo invito a que este tipo de muertes no queden en el limbo, que luchen por sus hijos, que sabemos que en todas partes el corporativismo médico es difícil de vencer, pero que por lo menos luchen y no se queden de brazos cruzados, esperando que un día simplemente llegue la justicia divina, que si bien esa no perdona a nadie, y tarde o temprano llega, también se inventaron las leyes del hombre para hacerse valer.

Hoy nuestro bebe nos guía desde el cielo, nunca imaginamos este trágico suceso en nuestras vidas, nosotros no lo decidimos, no lo elegimos y ni en el peor de los sueños apareció, pero hoy si decidimos luchar, luchar siempre por él. Para qué desde ese lugar donde esta en el cielo siempre este muy orgulloso y no tenga arrepentimiento de los padres que el eligió tener.

¿ Y tú como actuaste ante la pérdida de tu bebe, por una negligencia ?  

6 comentarios en “¿Cómo vivir el duelo ante una negligencia?

  1. dura historia, en mi caso también hubo cierta negligencia, completamente diferente y por tanto fue llevada de diferente manera, lo mío se pudo evitar, debieron verlo antes, un solo minuto habría marcado la diferencia, pero igual habría sido peor, no lo sé ni lo sabré. Lo que más marcó la diferencia en mi caso es que vi personas apenadas en esos médicos, se presentaron ante mi diciéndome que podía denunciarlos, que estaba en mi derecho, pero no se mostraron como profesionales si no como personas, como padres, hermanos, hijos, y no sólo no pude denunciar si no que volví a ponerme en sus manos en los demás embarazos, ellos salvaron mi vida una vez y luego lograron que mis hija naciesen vivas, jamás he confiado tanto en alguien como en ellos, es extraño, pero es así.
    mucha suerte en tu lucha, la legal y la interna, tu hijo ya está orgulloso de vosotros.

    Me gusta

    • Si Emma en mi caso fue todo tan absurdo, ni una disculpa ni una explicación, nada de profesionalismo. Muy distinto, muy doloroso.
      Increíble que ese tipo de personas estén como funcionarios de salud.

      Me gusta

  2. Perla no se ni que decirte mas que mandarte un abrazo enorme, es un duelo muy diferente por como se dio su historia y debe de ser doblemente de duro caminar así… sigue haciendo lo que estas haciendo por buscar justicia… 🙂 besos Perla!!!

    Me gusta

  3. perla… q fuerte lo q cuentas. q fuerza compartirlo aquí. muchas gracias. me parece tremendamente generoso de tu parte y de tu marido q estén siguiendo el camino de denunciar. me imagino q traerá mucho dolor, pero creo q ayduará a q cambien las cosas.
    como vos decís, este camino q están haciendo es una forma de defender a neustros hijos. a TODOS nuestros hijos. siento q estás defendiendo a los hijos de todos, q estás sembrando educación y consciencia.
    dónde vives? dónde fue que se murió tu peque?
    te mando un fuerte abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s