Consejos para mi hija del cielo:

Recuerdo cuando estaba embarazada, una de las cosas más importantes que quería hacer era escribirle una carta a mi bebé para leérsela cuando sea más grande. Quería contarle cómo me sentía con ella adentro mío, y también quería ofrecerle un poquito de mi experiencia en la vida, para cuando ella comience sus grandes aventuras en la suya.

La noche en que nos dijeron que el corazón de Ludmila ya no latía nos fuimos a casa por unas horas para dilatar y volvimos más tarde. Antes de volver al Hospital acariciamos la panza, nos despedimos, le pusimos su nombre (aunque yo ya sabía que iba a ser ese, sólo necesitaba más tiempo para convencer al papi) y con pies de plomo volvimos al Htal.
Si hubiera tenido más tiempo para digerir la noticia de su partida, ésta es la carta que le hubiera escrito para que la acompañe en su camino:

Cierra tus ojitos bebé, ve a dormir que yo a tu lado siempre estaré. No tengas miedo de volar, porque mamá te está mirando. No tengas miedo de morir, porque para mi nunca lo harás.

Se felíz, llegaste a un lugar mágico, especial y calentito como la panza de mamá. Y cuando tengas frío, sólo tendrás que acercarte un poquito más al sol, o a mi corazón…

Busca la luz más brillante y quédate junto a ella. Salta y juega entre medio de las nubes… y recuerda que si se pone oscuro y llueve, cuando dejen de caer las gotitas, vas a encontrar un arco iris lleno de colores para deslizarte.

Quiero que sepas que nunca estarás sola, siempre estaremos conectadas. Sólo tenemos que cerrar los ojitos y recordar esos momentos cuando estabas dentro mío.
Vamos a ganarle a la muerte y al dolor, vamos a mostrarle que nuestro amor es tan grande que no sabe de distancias, no contaremos años sin vos. Contaremos años con vos, de todas las formas inimaginables! seguirás estando aquí.

Sos mi sol, mi tesoro, mi motivo de todo. Llegaste y me cambiaste la vida entera, por vos siempre seguí adelante.
Pero ahora tenes que emprender tu propio viaje… te prometo que mis palabras serán tu luz, para guiarte de nuevo a casa cuando necesites tenerme más cerca.

Solo espérame y verás, que va a llegar el día en el que caminemos juntas al costado del sol.

Mientras tanto, siempre, siempre, siempre te amaré.
Gracias por existir Ludmi!!

Con amor, mamá Ceci.
1381186_10202098230607582_1267133220_n

6 comentarios en “Consejos para mi hija del cielo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s