Día de muertos

Día de todos los Santos, Día de Muertos, días donde dos mundos se unen…

Ayer fuimos al panteón a visitar a Joaquín y Víctor, según la tradición el día 1ro de noviembre es para ellos, para las almas puras que no cocieron de mal, de pecado… tenemos nuestros “Santos” particulares…

Les limpiamos su lugarcito, les llevamos flores, el aire corría fresco al fin está cambiando el clima, un panteón hermoso, las personas  empiezan a llegar de poco a poco a ver a los suyos…

Hoy 2 de noviembre vuelvo a ir ahora con mis hijos a que vean a sus hermanos, el aire huele a flores y se siente la nostalgia… ¡como se encantan de ir a visitar a sus hermanos!

Aunque es el segundo día de muertos de los cuates en el cielo todavía no me cabe en la cabeza que ir a un panteón a llevar flores será parte de sus recuerdos de infancia: correr entre las tumbas, detenerse a ver curiosos si a unos les llevan globos, si a otros les dejan dulces, les llaman la atención las tumbas de niños pues son las que más tienen globos, juguetes, colores, angelitos…

Altar de Muertos de Joaquín y Víctor, foto Fernanda Olguín

Altar de Muertos de Joaquín y Víctor, foto Fernanda Olguín

En casa pusimos nuestro altar, a mi esposo le da nostalgia, a mi me da tranquilidad de saber que aun que ellos no están hago algo por y para ellos, soy su madre, los atiendo de alguna manera, a mis hijos les da alegría… les hacen dibujos les ponen carritos, son felices. Llegamos  del panteón y ellos juegan con sus juguetes, verlos con su inocencia me hace pensar que ese es el chiste de este día, celebrar la muerte con alegría, con velas, con ofrendas, con pan, con comida…

Es que nos enseñan a identificar la muerte con tristeza…Y sí, la ausencia duele, extrañar duele, es parte de nuestro proceso, de nuestro camino.

Pero hoy solo por este día seamos niños y celebremos, preparemos con alegría, dejémosle las velas encendidas a los que ya no están para que vengan a compartir con nosotros y nos arropen el corazón, permitámonos creer que vienen, comparten y conviven…

Y al final del día como todo fiesta tiene que acabarse apaguemos las velas,  digámosles no un adiós  sino hasta luego, el siguiente año los esperamos en este único día en el que dos mundos se juntan, que el cielo y la tierra conviven para recibirlos de nuevo con el corazón abierto, con un abrazo, con un te quiero en forma de velas, ofrendas y flores…

¡Feliz Día de Muertos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s