Haciendo las paces con Dios

Ya antes había escrito mi sentir ante la fe, la religión y mi nueva relación con Dios desde que Joaquín y Víctor murieron hace un año y 3 meses exactamente.

Ya había plasmado mi postura, mis pensamientos y mis temores y los había compartido con todos en Mirar al cielo en este post, dista mucho mi postura desde ese escrito al día de hoy.

Perdí por completo la fe, me sentí sola, en el limbo, navegando como barco a la deriva, todos los días vivía una lucha interna entre mi dolor y mi fe, simplemente no iban de la mano.

En meses pasados también hable con un padre sobre mis angustias, temores y enojos hacia Dios, de como muchos me dijeron como no debía cuestionarle nada cuando yo era lo único que podía hacer en ese momento… Para mi sorpresa ese padre fue la primera persona en decirme que mi lado humano lo necesitaba, que era normal sentirme así, que estaba bien cuestionar, preguntar, enojarme, pero que cuando fuera mi tiempo volviera, que no me alejara mucho, creo que sentí un poquito de paz ese día.

No fue la solución a mis problemas,durante los días y meses que vinieron seguí con esa lucha interna, esa batalla, ese conflicto interno entre la religión y mis sentimientos, así llegamos al primer aniversario, les ofrecimos una misa en su cumpleaños, mis hijos lo pidieron y mi esposo también, el ha estado mas cerca de Dios desde que ellos murieron, se prendió de su fe para sobrevivir, lo envidio a veces. Dimos gracias por sus cortas vidas.

Debo confesar que hay madrugadas que me sorprendo de despertarme entre sueños rezando, no se si es mi alma necesita tener fe y encontrar un sentido a todo, y hay días en que parece que estoy confiando de nuevo y volviendo a retomar mi camino cuando de repente pasa algo que se nos sale de las manos y vuelvo a maldecir, a enojarme a cuestionar…

No se si sean las fechas que se acercan que hacen que la religión salga más a flote o  también que mi hijo mayor se esta preparando para hacer la primera comunión pero he tenido una sensación y sentimientos de que necesito volver a creer en él, a tener fe, a lo mejor para no sentirme como barco a la deriva, a lo mejor para sentido un poco de paz, a lo mejor para ser un buen ejemplo y acompañar a mi hijo en su preparación al sacramento de la comunión, o lo mejor este era el tiempo indicado para mi de volver poco a poco, con pasitos de bebé a creer en la bondad de Dios, a volverme agarrar de la mano de el para caminar  este duelo no se…

Lo que si se es que como toda relación en la que se pierde esa confianza o seguridad me va a ser difícil caminar al principio y dejarme llevar, a lo mejor tiene que ser así y es hora de dar ese paso, solo espero me vaya bien…

¿tu perdiste la fe cuando se murió tu angelito? ¿Cómo viviste y has vivido el duelo con tu religión? ¿crees de la misma manera? Comparte con nosotros tu experiencia.

16 comentarios en “Haciendo las paces con Dios

  1. Muy cierto muchas personas se alejan o se acercan, yo en lo particular no puedo decir que me he alejando, pero tampoco me he acercado tanto. Creo que estoy en termino medio como siempre he estado, por un lado mi mama es catequista infantil entonces siempre he estado en contacto con la religión católica, por otro a veces siento que no tengo tanta fe, y me gustaría tener mas, pero cuando Helena Altair durmió eternamente, agradecí a Dios que mi hija no sufriera, que me perdonara si hice algo mal, que amo tanto a mi hija que lo que yo deseaba era lo mejor para ella y si eso era que durmiera por siempre aceptaría su voluntad. También en los días anteriores y posteriores a todo este acontecimiento rezaba por el bien de mi hija, y ofrecía a Dios todo el sufrimiento, todo el amor y todos mis temores, todo lo que tengo, por que todo saliera como debía ser. Y así fue, muchas veces me trae paz el pedir a Dios fuerzas para superar la perdida física de mi hija. Muchas veces no tengo consuelo, pero como dice el artículo es con pasos de bebé como podremos superarlo… Besos y abrazos..

    Me gusta

  2. Hola, yo quiero contarles que mi relación con Dios cuando Santi nació estaba en el mejor momento a pesar de todos los diagnósticos siempre creímos con mi esposo que un milagro iba a suceder, pero no fue así y la frustración llego al punto máximo, muchas veces cuestione a Dios pero igual que Crys16 le pedía a El que hiciera con mi muñeco lo mejor así que esa fue su decisión, Santi debía estar a su lado, de ese momento en adelante mi esposo me ha ayudado a comprender que tenemos una ilusión juntos de algún día volverlo a ver en el cielo, sano, feliz y hermoso, así que para que ese deseó se nos de debemos afianzar más nuestra relación conDios pues nuestro chiquito segurísimo está allá con El.

    Me gusta

    • Es difícil aceptar que se vayan, dejarlos ir, me acuerdo que al final, cuando todo se veía tan difícil también haberle dicho a Dios entre lágrimas que si era lo mejor para ellos que se los llevará, y así fue… lo recuerdo y se me parte el corazón, pero si algún día los volveremos a ver

      Me gusta

  3. Es muy difícil volver a creer después de que pusiste en manos de Dios la vida de tu bebe y el hecho de que se lo haya llevado es un sentimiento tan doloroso que no se puede explicar tan simple, porque quien sino el pudo haber visto el amor y la ilusión con la que los esperábamos. Al menos por mi parte ya no siento que sirva de nada rezar por que lo hise para que mi hijo estuviera bien y no fue asi ni siquiera pude conocerlo ,mirar su carita aunque sea una vez, la espera termino en un final que nunca imagine y ya no puedo creer en quien me dejo caer.
    Espero de corazón que todos y todas las que pasamos por esto encontremos un consuelo ya sea con Dios o sin el.

    Me gusta

  4. Mi relación con Dios siempre fue buena…todos los días de mi vida al abrir los ojos daba gracias a Dios por todas las bendiciones recibidas…no tiene sentido ahora enumerar por cada cosa que daba gracias….porque siempre he sido consciente de que soy privilegiada…pero sobre todo daba gracias porque no había tenido una gran perdida…las personas a las que verdaderamente amaba estaban con vida…por eso el 10 de noviembre del 2012 enfurecí y gritaba por que el…porque de todas las personas que amaba precisamente tenía el que más AMABA. esos primero días llegue a sentir odio….pero al pasar de los días comprendí que el Dios en el que creo estuvo conmigo sosteniéndome ese día y estuvo con Isaac acompañandolo… ese Dios me da la fortaleza cada día para continuar y para entender que esta vida es olo un tramo del camino.. que hay algo más y que lo volvere a ver…tengo la absoluta certeza que así será…y aunque hay demasiados porque y para que sin respuesta…mi corazón me dice que El tiene el control..que nada escapa de su vista …y que antes de nacer El ya sabe cuando regresaremos a su regazo…. sigo peleada con la religión pero hoy más que nunca estoy en Comunión con Dios.

    Me gusta

  5. Cuesta trabajo entender en la parte humana… aunque en mi alma sabía que así era lo mejor, siempre le confíe y encomendé a mi niñito y sé que en mejores manos no podía estar…
    Sin embargo al paso de algunos meses el enojo convertido en furia y odio por fin afloró contra Dios y toda la corte celestial…. me desepcioné de quien siempre había creído y confiado… Hoy confío pero no como antes, mi oración a mi estilo sigue presente… son muchos sentimientos aún que poco a poco comienzan a ordenarse para replantear mi realidad a la que abrazo con amor, pues mi amor, mi milagro y mi fuerza habita entre nubes de algodón.

    Me gusta

  6. Creo que ese día, mi relación con el fue distante o tal vez desapareció, luego un miedo, que me quitara a mis 2 hijas que me quedaran. Fue un renacer mío y un renacer con mi nuevo Dios, uno muy muy diferente al que había conocido o creí conocer desde siempre. Le enfrente y le cuestione tanto, y el me respondió o por lo menos eso creo, porque todas mis dudas y reclamos fueron aclarados 1 a 1, sin dejarme ninguna duda. Mi relación es excelente con el, doy gracias por mi hijo, porque si de esa forma, era la única para yo tenerlo , estoy de acuerdo, a no haberlo conocido nunca. Comprendí que tenemos un libre albedrio y que Dios solo nos sostiene y ayuda en estos momentos, y si yo tengo libre albedrio, mi hijo también lo tiene, y decidió venir así tan poco tiempo, no necesitaba mas, y se que me escogió como su mama. Mi hijo será por siempre y el amor incondicional que hay, ni la misma muerte nos lo puede quitar. El primer libro que encontré fue Porque la Gente Buena Sufre, y ahí empecé a conocer mi nuevo Dios. Besos

    Me gusta

  7. El Padre Roberto (de mi Iglesia) me dijo “no dejes de rezar” si estas enojada reza con esa bronca, preguntale a Dios, reprochale como lo haces con tus padres terrenales… y le hice caso.
    Desde que me dieron el diagnostico de Gino (trisomia 18) me acerque mas a Dios y nunca me solto la mano, la fe me ayudo a llevar el embarazo con esperanza y alegria, y cuando llego la muerte ¡¡¡claro que me enoje!!! pero de a poco voy “desenojandome” cuando me fijo en lo que tengo y no solo en lo que perdi, aunque lo que perdi se haya llevado la mitad de mi alma…

    Me gusta

  8. Yo nose si me he acercado o alejado… Siento que estoy igual termino medio, pero siento que mi bebe, Gustavo, tenia como una de sus misiones acercarnos a Dios. Mi esposo ha podido crecer su fe, y como ya han comentado, a veces tambien lo envidio.
    Si tengo fé, lo se porque no ha pasado ni un mes y si estoy tratando de aceptar la voluntad de Dios. Pero a veces me despierto y pienso: pude embarazarme a la primera… !Sera que Dios quiere darme una leccion de que no es tan facil? Yo no pense poder embarazarme tan rapido y estabamos tan felices con la notica que envolvimos nuestras vidas a este bebe… Cantandole y platicandole los 9 meses… !Alomejor queria ensenarme algo?
    Dicen que Dios nos eligio por ser una pareja tan unida, con buenos valores, para hacer de nuestro hijo que recibio tanto amor estos 9 meses, y que tambien es su hijo…: Un angel en el cielo…
    Eso me hace pensar a veces en que no quisiera ser buena entonces, no quiero ser elegida otra vez, !O no debo dedicarle tanto a mi embarazo? !Que debo hacer para no volver a ser elegida? Pero al mismo tiempo me siento malagradecida, pues la alegria que nos dio esos 9 meses no puede ser superada con nada… Pero es tanto mi dolor que a veces se me olvida que debo estar agradecida. Y tambien a veces me siento egoista… !Porque voy a aferrarme a tener aqui a mi hijo si como angel esta mejor y ya cumplimos como papas?
    Todos los dias mi dolor y mi fe hacen que me contradiga, con un argumento u otro… Pero si tengo muy claro que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, a veces no podemos entenderlos… Y aunque a veces me enojo, se que debo seguir aferrada a Dios, pues aceptar su voluntad es lo unico que me da calma… Y me ayuda a aceptar mi dolor con el que se que aprendere a vivir…

    Me gusta

  9. Recien leo este articulo, y es una de las muchas cosas que me estan pasando.
    Siempre confie plenamente en Dios, y hasta puedo decir que siempre me ayudo en todo lo que le pedi. Las pocas veces que no pasaba lo que yo le pedia, lo aceptaba y despues me sorprendia y me alegraba ver que venia algo mejor.
    Desde que supe de mi embarazo, y aun con los miedos y dificultades que tuve, cada dia le pedia a Dios que mi bebita estuviera bien. Que la cuide, que no le pase nada malo…y que en el peor de los casos, que si algo malo pasara que me pase a mi. El dia que fui a control y me dijeron que el corazoncito de mi niña no latia, no podia creerlo, era una locura, una mentira, una pesadilla… Pase de pedirle a Dios que eso no estuviera pasando, a pedirle que si era cierto, que me la devuelva, que si Jesus resucito, que por favor haga resucitar a mi hijita, o de ultima, que me deje irme con ella. Ninguna de las tres cosas paso. Y lo odie con toda el alma, renegue de el, nunca senti tanto odio, tanto dolor…
    Con el tiempo fui pasando del enojo a la decepcion. Y hoy por hoy, a casi 2 meses de que mi hijita se puso sus alas de angel, ya no odio a Dios y ya me disculpe con el por haberme enojado tanto. Aun estoy decepcionada, y duele muchisimo, pero el acercarme a Dios de a poco me alivia el corazon, nunca del todo, pero es algo. Au tengo a mi familia, a los pocos amigos que me quedaron, y al hombre que amo y padre de mi anglita a mi lado. Y es por ellos, por mi misma, por Dios, pero mas que nada por mi bebita hermosa que estoy luchando por vivir, por seguir, por no ahogarme en el dolor. Estoy descubriendo que el amor es mas fuerte que incluso el dolor mas intenso. Mi amor por ella es lo que me tiene en pie, y la fe que estoy recuperando es mi nueva esperanza de vivir.

    Me gusta

  10. wow, todas dicen la verdad, cuesta mucho este caminos sin nuestros bebes. Por mi bebé me empecé a acercar nuevamente a Dios y creí que para El todo sería mejor diferente… pero no se quedó ahora vivo dias con fe y dias sin fe en Dios a veces le hablo a veces no… Sigo sin entender; una de mis hermanas dice que El es el único que me puede ayudar y hasta paramos enojadas por eso (bueno yo me enojé) mi esposo si antes no tenía fe ahora menos, El dice que si existe Dios por qué nos hizo eso?… y no tengo respuestas pero muy dentro de mi hay una pequeña esperanza en Dios… talvez nos ayude a sanar este dolor no lo sé… trataré de vivir un dia a la vez y le digo a mi Bebe GRACIAS POR EXISTIR!!!

    Me gusta

  11. Personalmente digo que desde que mi compañera murio de ese maldito cancer decidi enfrentarme con Dios en una batalla personal y cuestionar hasta su palabra es decir la biblia, ahora mismo me debato entre el temor y la rabia mas grande que pudiera sentir por alguien. Creo que Dios me odia y por lo tanto decidi odiarlo tambien sin conseguir nada diferente a vivir lleno de miedos sin que nada me salga bien. Vivo en una profunda depresion y soledad y siento que a Dios no parece importarle. Detesto las religiones porque todas me dicen donde esta mi culpa segun ellas pero ninguna me saca de esta angustia. Yo quisiera poder comunicarme con Dios pero ya me di por vencido ante su silencio. Nunca responde con un buen trato hacia a mi. Veo como a los ateos les va mejor que a mi y me cuestiono pensando si sera que Dios existe o solo es mi mente jugandome una mala pasada. Ahora mismo me debato entre la fe y la incredulidad entre el temor y la confianza . Quisiera poder conocer el amor de Dios pero no veo por ninguna parte lo que deseo. No logro entender porque Dios me quito lo que mas amaba dejandome despues solo y sin solucion. No se que pretende Dios con esto es como si el no tuviera sentimientos. Ojala algun dia logre encontrar respuesta a mi dolor.

    Me gusta

  12. Pingback: Y esto es lo que creo… | Mirar al cielo. revista on line.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s