Y la vida continúa

Dice la gente que la vida continúa. Antes de morir Lunita hablaba con una compañera que también había tenido un bebito que murió antes de nacer. Ella me contaba cómo le había sorprendido, al principio, que la gente siguiera con su día a día, que los semáforos siguieran funcionando, cuando dentro suyo el mundo había implotado, cuando todo había quedado congelado en un momento de dolor e incredulidad. Pero lo que más me impresionó fue que empezó la oración diciendo, “hace seis años, cuando murió mi bebé”. Seis años!?!? Seis años? ¿Cómo pueden haber pasado seis años, como puede seguir el tiempo, tanto tiempo, con tu hijo muerto? Me parecía una osadía. Como si seis días fueran menos terrible. Todo el tiempo que transcurre mientras la vida de nuestro hijo no rueda es terrible, seis meses o seis días. Y ella, sabia en su duelo, sabia en su amor, me dijo, “la vida siempre sigue, Cheli”. Fueron unas palabras dulces y tranquilas. Pero no le terminé de creer.

Al principio, el paso del tiempo me parecía una agresión. Me lo tomaba como un ataque personal que hubiera una brecha de tiempo cada vez más grande entre yo-ahora y yo-con-Luna-viva-en-mí.

Pero el tiempo y yo nos fuimos amigando.

De alguna manera, en vez de separarnos, nos ayuda a encontarnos en esta nueva vida. Una vida q no es la que había soñado, pero es la que tenemos. Y en esta vida cada día me doy cuenta, con cierto alivio, que Lunita está presente. Simplemente, porque no puede ser de otra forma. Al igual que mis otros dos hijos, que mientras escribo esto gruñen como leones en un juego que no termino de entender, Luna es parte de nuestros días.

El otro día fui a comprar flores para una bebita que había nacido a término, sana, perfecta y rozagante. Encontré, 19también, un pequeño jazmín con una sola flor abierta, blanca y suculenta, como los jazmines de Buenos Aires. Aquellos que regalaban esos primeros novios, los que venden en los semáforos, los que perfumaban y daban aire a mi habitación adolescente. Una flor abierta, suave y dulce, para mi hija. La traje a casa, y cada día que veo el jazmín siento amor y miedo. Me doy cuenta que es un gran regalo poder tener cosas para Luna, cosas nuevas que voy encontrando en mis días, aún a 7 meses de su muerte, aún cuando ella nunca llegó a oler un jazmín. Y conociendo mis habiliades jardineras, me da miedo de que se muera el jazmín, ¡que pobrecito lleva tanta simbología encima! Pero, honestamente, si se muere, se muere. Mi hija no es un jazmín, y tampoco lo es nuestro amor.

Mi hija es luz, es amor, es este cambio dentro de mí que me está llevando a mi escencia. Y nuestro amor es eterno, crece y cambia, y cada día me regala algo nuevo. Miro al mundo y encuentro belleza y amor. A mis ojos de madre en duelo, ese amor y esa belleza siempre, siempre me traen a mi hija.

Entonces que siga el tiempo. Bienvenido, amigo. A ver qué me trae, qué regalos, sorpresas y nuevos descubrimientos tiene la vida para mí. La vida, y Lunita.

11 comentarios en “Y la vida continúa

  1. Es tan cierto Cheli, la vida sigue su curso, el mundo sigue girando, todo lleva su curso normal, y te sientes como en esas películas donde ves como todo mundo sigue y tu estas como en otra dimensión, hasta que te das cuenta que la vida pasa muy lentamente ante tus ojos y de repente puf ya han pasado meses, Lunita siempre esta contigo porque la amas, es por eso que siempre estará presente.
    A veces no entiendo porque las personas no soportan que hables o escribas de tu hija si es parte de ti, y te dicen que ya la dejes descansar pero lo que no entienden es que la que no descansa es una, ellos ya descansan y nos cuidan, uno es quien tiene que vivir cada día con un hueco en el corazón, ese hueco que no es llenado con otra clase de amor mas que el que podemos ofrecer a nuestras hijas en cada ritual, cada momento o cada recuerdo que tenemos con ellas.. Un abrazo Cheli..

    Me gusta

    • hay Crys esa frase de dejalos descansar como me cae de mal, ellos descansando hace rato estan no? lo que nos queda es crear recuedos y hacerlos presentes en el día a día, por que el mundo no se para tristemente, solo nos queda seguir con ellos pero sin ellos…

      Me gusta

      • Así es Fer, también me choca esa frase, por eso creo recuerdos con ella y es seguir con ellos pero sin ellos… es triste por un lado pero alegre por el otro porque sacas lo mejor de ti, para mostrárselo por medio de acciones que realizas.. un abrazo

        Me gusta

    • si, Crys… es tal cual. ese hueco lo vamos llenando con amor. el amor a nuestros hijos muertos no tiene forma de caminar de la mano, de escuchar sus historias… tiene la forma de rituales, de momentos de silencio y conección.

      Me gusta

  2. La vida sigue… No hay duda… Aunque aun me levanto todos los dias creyendo que todo fue un sueño… Aun es muy dificil para mi la convivencia con otra gente sobre todo cuando hay mucha gente… Me cuesta aun entender que solo mi vida cambio… La de los demas sigue igual.

    Me gusta

    • uf. sí, julie, eso es muy dificil. cada vez se va ahaciendo un poquitititititiito más fácil… pero estar en un lugar con mucha gente, cuesta. me dan ganas, a veces, de parar todo y decir, uds todos saben q se murió lunita, no?
      q la vida siga es una cosa… pero tener q seguir la vida, sin hablar constantemente de ella, cuesta. para mí la vida sigue con mi hija… pero la vida en sí, sigue y sigue…

      Me gusta

  3. Precioso escrito Cheli, el tiempo y las flores blancas para mi también tiene su simbología… Justo para mi cumpleaños del 2011 tenía la primera despedida de mi Estrellita, yo no quería celebrar mi cumpleaños pero mi marido me trajo una planta con flores blancas, en ese momento no la quisé pero ahora siguen saliendo flores y vive con nosotros, felizmente. También en febrero del 2012, que despedimos a Aren, mi segunda estrellita, los compañeros de trabajo me regalaron una Orquídea, que hoy en día sigue brotando y saliendo flores blancas. Un abrazo grande

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s