Comparte: ¿Con cuántas lágrimas sana el corazón?

 

Escribí esto unas pocas semanas después de la terrible pérdida de mi bebita María, que iba a cumplir 5 meses de gestación. ( En este momento, hace casi 4 años ya ).
Me sentía tan mal, y todo me parecía tan carente de sentido que creí que me iba a volver loca. Escribir y llorar mucho fue lo único que me ayudó en ese momento. Hace poco que encontré este escrito que hice de lo que estaba pasando por mi cabeza en ese momento; se lo di a mi esposo para que me entendiera mejor.

Quiero compartirlo también con ustedes y sobre todo con aquellas mamitas que empiezan a transitar por ese duro y amargo camino. Espero que de algo les sirva. Con mucho cariño y besos a todas.

¿Con cuántas lágrimas sana el corazón?

Dicen que las cosas pasan por algo.

Yo también solía pensar eso. Pero en éste justo momento no alcanzo a entender por qué pasó esto.

De las miles de razones que podría tal vez haber ( yo no las encuentro ), de todos modos creo que ninguna me convencería.

Supongo que algún día , cuando hayan pasado mil años, quizá al fin le vea el lado menos malo a esta tragedia.

Dicen también que escribir lo que uno siente es un gran consuelo. También dicen que sacar los sentimientos es mejor que reprimirlos. Espero, de verdad espero, que en algo me ayude.

Todos estos días me he estado preguntando ( por supuesto ) ¿ y por qué a mí ?
Supongo que es la pregunta que se hace toda la gente a la que le pasan cosas como esta.

¿Por qué a mí, que intento ser buena persona?, ¿Por qué a mí, si yo no me meto con nadie, si no le deseo mal a nadie? ¿Por qué a mí, que me cuidé tanto, que amé a mi hija desde el mismo instante que supe que venía en camino?
¡¿¿¿Por qué???! ¡¿¿¿Por qué???!

Lo peor es que yo sé que son preguntas que nadie me va a contestar, pero no puedo dejar de preguntar.

Y de pronto me siento triste, tan triste como nunca había estado en mi vida; y luego estoy enojada, furiosa porque no se supone que cosas malas le pasen a la gente buena. Y luego me pregunto si tal vez no fui lo suficientemente buena y por eso pasó todo, y luego estoy tan enojada y no sé contra quién y entonces me enojo conmigo misma, con lo que pasó, con el mundo entero que sigue su vida como si nada hubiera pasado y están felices, y siguen preocupándose de tonterías y cosas sin sentido y absurdas, cuando yo estoy sufriendo tanto por algo que no debió pasar nunca; por algo que ni nombre tiene, porque como podría tener nombre algo tan doloroso y tan cruel.

Era mi bebé. Era mía. No porque estuviera enferma yo la iba a querer menos. Ese detalle no cambia para nada mis sentimientos.
Yo sé que ella no podía vivir. Que por eso se murió, pero eso no minimiza mi dolor. Igual la quiero porque era mía y porque es injusto lo que pasó.

Y a veces estamos tan preocupados buscando cosas materiales ( en lo cual, por cierto, tampoco nos ha ido tan bien ) que no valoramos en toda su dimensión las cosas más importantes. Debí disfrutar más mi embarazo mientras duró y debí preocuparme menos de los demás.
Porque de todos modos económicamente seguimos igual que antes, pero además ahora, a eso, podemos agregar esto que nos pasó.

Aún tengo a mi familia. Y aún estoy yo. Pero yo ya no soy la que solía ser. Soy yo pero con el alma incompleta. Soy yo pero sin la sonrisa. Soy yo con la mente llena de recuerdos dolorosos. Soy yo, pero ya no soy yo.

Estoy tratando de salir adelante, de juntar los pedazos rotos de mi alma y continuar, pero ¡es tan difícil!
A veces siento que estoy en un espacio congelado del tiempo y que no puedo salir. A veces me gustaría dormirme, y que al despertar, haya pasado un año, dos, o los que sean necesarios para que ya no me duela tanto.

No tengo ganas de hablar. Todo me da ganas de llorar. Siento que estoy en el fondo, y no puedo más que preguntarme: ¿Cuándo las cosas van a empezar a salirnos bien finalmente?

¿Es una prueba de Dios? si es así, no creo estar haciendo un buen papel exactamente.
Pero entonces, ¿cómo se debe actuar? ¿qué es lo debería hacer? ¿qué es lo que se espera de mí?

No sé, hay veces que creo que no soy una buena madre. Que me desespero de todo, que ya no tengo paciencia, que solo estoy regañando a mi niño. Yo quiero ser buena, una buena mamá.
Pero no sé… ya no sé como hacerlo. Y en este momento, menos.

Amo a mi familia. Lo daría todo por ellos. Pero en este momento, no puedo hacer mucho por estar mejor para ellos. Quisiera estar en ninguna parte. Quisiera poder haber hecho algo y evitar todo lo que pasó. Quisiera no sufrir tanto. Quisiera olvidarlo todo.

¿Tanto dolor es posible? ¿Cómo alguien puede soportarlo y no volverse loco?
¿Y cómo puedes extrañar tanto a alguien a quién no conociste, y que no viste ni una vez?
¿Cómo puede quedar un hueco tan grande en el corazón de alguien ante una perdida así?
¿Y cómo puede uno seguir así, viviendo la vida, sabiendo lo que pasó?

Yo sé que en algún momento me pondré bien y dejaré de estar tan triste, pero ahorita no alcanzo a imaginarlo.

¿Cómo se puede llorar tanto y aun no sentirse mejor? ¿Con cuántas lágrimas sana el corazón?

Tantas veces me quejé de la incomodidad que suponía esa panza donde mi bebé crecía; de haber sabido todo lo que iba a pasar, nunca lo habría hecho.

Quiero estar mejor, quiero ser feliz otra vez y que las vida vuelva a ilusionarme. Supongo que algún día pasará, pero por ahora, solo puedo llorar.

Deseo tanto estar feliz y es tan frustrante no poder…

Y ahora mi vida es un constante recomenzar. ” Es la primera vez que hago esto o estuve en este lugar desde que estuve embarazada”. “Sí, la última vez que estuve aquí o hice esto, aún estaba embarazada”. Y era feliz, completamente ignorante de como iba a terminar todo.

Siento que en mi vida ahora hay un antes y un después. Porque nunca, nunca sufrí algo como ésto.

Supongo que ahora me toca hacer algo con lo que pasó. Retomar mi vida y cambiar las cosas que quiero cambiar, esforzarme más y hacer todo aquello que no he hecho hasta ahora.
Para que esta tragedia no pase desapercibida y un día pueda decir: ” De algo sirvió.”

Y porque dicen después de la tormenta, viene la calma.

 

8 comentarios en “Comparte: ¿Con cuántas lágrimas sana el corazón?

  1. wooo, mis ojos se llenaron de esas lagrimas de recordar que yo también he cuestionado todas esas preguntas, también me pensado en que tal vez no iba a ser buena madre, pues era mi primer hija, que tal vez porque no estaba con su papá por eso no nació, como bien dijiste era mi hija y no me importaba que estuviera enferma, de haber sabido lo que pasaría me hubiera fotografiado siempre, me cuide, tomaba mis vitaminas, eso marco un antes y un después en mi vida, fue lo que siempre desee y se concedió, una hija de mi gran amor, aunque solo la haya disfrutado 7 meses, yo también he pensado como se puede llorar tanto y aun asi no sentirse tan bien, el sentirme de cierto modo abandonada, y la frase que mas me gusto fue una que también he pensado … “Quiero estar mejor, quiero ser feliz otra vez y que la vida vuelva a ilusionarme. Supongo que algún día pasará, pero por ahora, solo puedo llorar. Deseo tanto estar feliz y es tan frustrante no poder…” asi es como me siento ahorita y se que algún día lo seré mientras tanto si debo atravesar por este dolor lo caminare a mi propio paso y no al paso que la gente quiera, es mi dolor y no el de ellos… así que iré a mi ritmo.

    Muchas gracias me identifique muchísimo con tu escrito..

    Me gusta

  2. No deja de asombracomo si cuando leo algo y siento como si se hubieran metido en mi corazón para describir tan detalladamente lobque he sentido desde el momento en que perdi mi hijo…yo tambien pedia que el tiempo pasara rapido para que no me doliera tanto ahora despues de 1 ano 2 meses y 17 dias de su partida soy totalmente consciente de que no dejara de dolerme..y que no habra nada que pueda llenar ese vacio que el dejo…con cuantas lagrimas sana el corazon? todas quisieramos saberlo….de verdad quisiera que nadie tuviera que pasar por este camino tan doloroso pero es un balsamo para el alma encontrar companeros de viaje que entienden totalmente tu recorrido. un Abrazo fuerte

    Me gusta

  3. Pues sí, infortunadamente para nosotras el tiempo no sana totalmente esa profundísima herida del alma, te lo digo con conocimiento de causa, yo que llevo casi 4 años desde que mi princesa se puso sus alas; pero definitivamente sí se suaviza el dolor y se aprende a vivir el día a día con ojos nuevos. Si el duelo lleva poquito tiempo, tal vez parezca imposible, pero acabas rindiendote de nuevo a la vida, a la esperanza. Y en un momento dejas de sentirte mal y de culparte por comenzar a sentirte mejor.
    Siempre pienso en ella, todos los días y nunca dejará de hacerme falta, pero ya no sufro como esos primeros tiempos. María era mi segunda hija, y mi hijo terrenal definitívamente fue un impulso enorme para ayudarme a salir. Cuando lo miro, siempre pienso como sería con su hermanita viva. Eso tal vez me ayude a buscar mi arcoiris, algún día, sin tantos miedos como tengo en este momento.
    Un abrazo desde el fondo del corazón.

    Me gusta

  4. Hola Lisbeth Serrano, no sólo leí su carta, sino que también dediqué tiempo en reflexionar minutos sobre el planteamiento de su pregunta como título de la misma.

    Esta carta es un valioso tesoro de expresión para ti y toda madre sobreviviente al dolor, por la pérdida de un hijo. Aplaudo tu coraje y valentía por compartirla, muchas mamás se sentirán identificadas con tus preguntas, emociones y sentimientos. Con tu escrito abrazas amorosamente a otras madres que viven está situación. Un planteamiento real y esperanzador, sin duda una hermosa joya a su recuerdo.
    Así mismo, me gustaría contarle que su escrito me invito a reflexionar y escribir también unas pocas palabras en honor a tu pregunta ¿Con cuántas lágrimas sana el corazón?

    Deseo compartirlo con ud, el resultado de mi meditación:
    https://www.facebook.com/notes/creciendo-a-trav%C3%A9s-del-duelo/con-cu%C3%A1ntas-l%C3%A1grimas-sana-el-coraz%C3%B3n/245075939000663

    Me gusta

    • Kimberly, acabo de leer tu reflexión acerca de la pregunta con la que abre mi escrito. He de decirte que nunca había pensado contar sonrisas en vez de lágrimas, es una manera hermosa de sanar un corazón hecho pedazos. Me gustó mucho, gracias a ti por compartirlo.
      Un fuerte abrazo!

      Me gusta

      • Gracias Lisbeth por tu comentario. En lo personal, considero que la risa mantienen un poder curativo mayor que las lágrimas. Un fuerte abrazo.

        Me gusta

  5. Es tan real todo, con cuantas lagrimas sana el alma?;van a ser 3 meses que mi bb Lorenzo se me fue, con 8 meses de gestacion, me siento devastada, el corazon roto en mil, lo extrano tanto que me duele el pecho, quiero dormir y despertarme en cien anos, como decis en tu carta, y olvidarme un poquito de mi pena, porque se que de mi Lorenzo jamas me olvidare. Soy Maria Rosa y se que no estoy sola en este duro momento de mi vida.Gracias por compartir tu carta.

    Me gusta

  6. Pingback: ¿Con cuántas lágrimas sana el corazón? | ¿Con cuántas lágrimas sana el corazón?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s