Yo enterré un hijo, permíteme flaquear en cualquier momento de mi vida.

Yo enterré un hijo, permíteme flaquear en cualquier momento de mi vida… esa es la sensación que tengo hoy pero por motivos diferentes. Ya sabemos que para el entorno la pérdida de un hijo es diferente, para ti es real, a ti te desgarra por dentro, para ellos es irreal, no saben lo que sientes aunque lo intenten (que no siempre lo intentan), su dolor, mientras dura, es porque a ti te ven mal, pero pasa el tiempo y a ellos les deja de doler porque tu vuelves a sonreir, aunque por dentro sigas llorando, no saben que toda tu vida un trocito de ti seguirá llorando, al principio (meses, con suerte un año) muchos te dan palabras de consuelo, cuando hablas de tu hijo te dicen que sigas recordándolo (otros te dicen que es tiempo de olvidar), que siempre será tu hijo, y pasa el tiempo y esas voces se callan, nunca sacan el tema, si lo haces tu se muestran incómodos, no saben que decir.

A mi me sigue doliendo el silencio de los demás, pero sólo el de los que me rodean, los más directos, aunque intento comprenderlo, unas veces con más éxito y otras con menos (lo he dejado plasmado en las últimas entradas que he escrito…), del resto del entorno estoy bastante curtida, no espero que recuerden (aunque me encantaría, es cierto), pero su olvido ya no me duele.

Ahora bien, y si la falta de empatía viene de alguien que se supone que puede entenderte porque está como tu? para eso no estaba preparada, pensaba que todas las que habíamos vivido esto siempre nos entenderíamos,  siempre podíamos ponernos en el lugar de la otra de corazón, pensaba que siempre tendríamos palabras de consuelo aunque en ese momento tu no hubieses vivido aún esos sentimientos; eso me acaba de pasar, primero me ha molestado, luego he pensado que esa mami era mejor madre que yo porque ella no había sentido lo mismo, pero luego he pensado “Y si yo he hecho lo mismo alguna vez? y si intentando ayudar o consolar no he encontrado las palabras adecuadas y lo que he hecho es producir más dolor o molestar?”. Nada más lejos de mi intención, si es así solo puedo pedir perdón.

No somos supermujeres,  aunque todos nos recuerden lo “fuertes” que somos por como llevamos la muerte de un hijo, o por volver a soñar, también flaqueamos, por motivos muy diversos, en momentos muy diferentes.

Manos_enlazadas_blanco_negro_2-masque_[1]

Si no puedes entender mis sentimientos, tan solo tiéndeme tu mano, estoy confusa, no digas nada que pueda herirme aún más.

9 comentarios en “Yo enterré un hijo, permíteme flaquear en cualquier momento de mi vida.

  1. wooo es tan cierto, yo tambien he pensado eso de si otras personas han pasado por lo mismo y te dicen cosas como “dejala descansar”, “animo”, cuando han pasado por lo mismo, tal vez a ellas les dijeron lo mismo y lo dejaron atras mas no lo olvidaron, solo dejaron de hablar de ello al mundo y a ellas mismas, es doloroso y espero que si a mi me pasa mi hija venga en sueños y me diga, MAMA aqui estoy no olvides que siempre estaré a tu lado, palabras que no deberia decir un hijo si no los padres, pero en nuestro caso nuestros angeles son los que nos cuidan. La ultima estrofa es la mas bella, Solo dame la mano y no digas nada…. Un abrazo Mami

    Me gusta

    • ES ASI NADIE NADIE NOS ENTIENDE SOLO DIOS .

      YO ME SIENTO TAL CUAL A PESAR QUE YA PASARON 31 AÑOS SIGO CON EL MISMO DOLOR EN EL ALMA UN ABRAZO A TODAS LAS MAMIS .SOLO YO LO RECUERDO Y ME RETAN QUE ESTOY LOCAGRACIAS POR ENCONTRAR ESTE SITIO PARA AYUDARME

      Me gusta

  2. No se si hay palabras adecuadas… También quiero que el nombre de mi hijo no se deje de pronunciar. Abrazos fuertes y amor al cielo a nuestros hijos.

    Me gusta

  3. Es totalmente cierto, creemos que por que hemos pasado por lo mismo sentiremos igual, y no es así…nuestras diferencias son abismales. nuestras creencias…todas estas cosas nos definen..pero en situaciones como la perdida de un hijo si nos hace más capaces de entender que no hay palabras de consuelo que te puedan hacer sentir mejor…lo mejor es estar para acompañar..

    Me gusta

  4. ESTOY LLORANDO A GRITOS LA PARTIDA DE MI PRIMOGENITO CARLOS JULIO , ESTOY DEVASTADA Y CADA DIA SIENTO QUE MUERO , ESTO PASO HACE 4 AÑOS Y 7 MESES ESTOY PEOR QUE AYER ME DUELE TODO MI SER Y EXTRAÑO MUCHISIMO A MI HIJO , ASI QUE SOMOS MUCHAS UNIDAS EN UN SOLO DOLOR , LAS ABRAZO

    Me gusta

  5. Coincido extremadamente con todo… Pero a mi aun me duele que lo olviden… Lo acepto y se que es inevitable pero aun me da coraje… Y a veces siento que soy yo la unica… Pero enfin… Deberia bastarme, lo se… Con tener su recuerdo tan vivo en mi… Pero siento que nunca nada me va a bastar ya… Nose si ahorita este en un momento de desesperacion de esos que vienen y van y que no entiendo que pasa… Me da mucho miedo olvidarlo…

    Me gusta

  6. Hace unos días estando con mi mamá en un centro comercial, se acercó una amiga de ella a saludarla y me presentó, diciendole mira ella es mi hija la mayor, a lo que la amiga contestó “es la mamá del bebé gordito que siempre pones en el fb muy risueño” y mi mamá solo dice timidamente “no, es la otra”. vi que a mi mamá también le costaba dar una descripción apropiada a mi condición, y yo me apresuré a contestar, “soy la otra hija, estuve embarazada, y mi hijo se murió, pero es igual de hermoso que mi sobrino, no lo pude ver, pero se que así es”, la reacción de la amiga no fue grata, fue un gesto como de “¿qué se dice en estos casos?”.

    Yo acepto mi condición como la otra, la diferente, la que no tiene una foto a colores, la que tuvo un hijo y esta en el cielo, la que no lo tocó, la que salió de un hospital con las manos vacías, pero no acepto que nieguen la existencia de mi hijo, el fue y es, el existió y existe, yo lo nombré Esaú, porque en la historia de la biblia dice que el donó su primogenitura a Jacob, así se hubiera llamado en vida, Jacob. pero se que su destino era otro, mi destino es otro y Esaú con toda su nobleza y amor regresó a donde pertenece.

    Me gusta

    • Que identificada ne siento con tus palabras,cuando dices ” la que salió del hospital con las manos vacias ” yo entre con mi niño de 4 meses vivo latiendo su pequeño corazón y salí al día siguiente con mis manos vacias y lo que es peor,mi cuerpo vacio.
      Nunca nadie me ha vuelto a nombrar nada,pero yo lloro aún muchas veces por él,solo nosotras los hemos llevado dentro y eso nadie lo puede entender,este verano cumpliría 7 años y no hay día que no lo recuerde.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s