Comparte: “El Cielo es más Cielo”

Esta es mi historia, y la historia de un ángel que nos cambió la vida.

Planeábamos embarazarnos de nuestro primer bebe a los 2 años de casados, pero como bien aprendimos: “Cuéntale a Dios de tus planes y lo harás reír”. A los 9 meses me embarace de nuestro primer bebé.

Me decían algunas amigas que estar embarazada era el mejor estado de la mujer… para mí no fue así para nada! Mi bebé absorbía toda mi energía! Físicamente no era yo, pues ni mi mente ni mi energía ni mi día eran iguales, pero si fueron 9 meses de embarazo de extrema alegría.

Hay quienes me dicen que la forma como vivimos mi esposo y yo este embarazo fue excepcional, pues toda nuestra mente y espíritu estaba concentrada en su desarrollo, y nada nos borraba la sonrisa de alegría. Mi esposo me cuidaba y me hacía desayuno, me alejaba de la gente que fumaba, me cuidaba incluso lo que comía pues todo era para el bienestar de nuestro bebé. Yo, no hacia mas que acariciarme la panza donde él estaba, platicarle, pensar en él, platicar de él y planear todo lo que viviríamos juntos. Comenzamos también con la construcción de un cuarto de juegos donde pudiera divertirse con sus primos, amiguitos y algún día con los hermanitos que le diéramos.

Enterarnos que sería hombre fue otra gran alegría, ¡El hermano mayor!, incluso celaría algún día a sus hermanitas cuando trajeran algún galán a la casa, el hermano mayor ejemplar y responsable. En la semana 19 empecé a sentir sus movimientos, era muy inquieto! Y cada vez eran mas fuertes. Pasando la semana 30 ya conocía yo su horario, lo que lo hacía estar mas inquieto, etc. Estaba fuertísimo, me deformaba la panza con sus movimientos bruscos y siempre nos asustaba a su papi y a mí. Él no daba patadas, eran empujones. Era también un poco terco, si lo trataba de acomodar no siempre obedecía, él se estiraba como estuviera cómodo, clavando su piecito en mis costillas. Sus movimientos dolían mucho, pero los disfrutaba como si fueran un cálido abrazo de él pues yo sé que eso es lo que él quería darme a entender. Sabía que sería un niño muy sonriente y enérgico. Se reían de nosotros y mi papá bromeaba con que nuestro bebé nacería hablando ya varios idiomas y muy educadito de tan estrictos y dedicados que éramos con su desarrollo y lo mucho que le platicábamos.

Al llegar a la semana 40, me propusieron inducir el parto al cumplir 41 semanas o hacer un examen para ver si era seguro esperar una semana más. Así que programamos el examen para el 2 de diciembre 2013, y decidimos inducir ese mismo día.

El 28 de noviembre, tuvimos nuestra primera cena de ThanksGiving con unos tíos en Estados Unidos, pues en México no se celebra ese día así que nunca lo habíamos festejado. Ese día en la mañana hubo movimientos muy bruscos que dolieron bastante, de una forma diferente, pensé yo, pero hable al doctor y como ya no dolía me dijo que no pasaba nada entonces, sólo había sido otro movimiento muy brusco del bebé. El resto del día estuvo más tranquilo. Al día siguiente fue un día muy tranquilo también y pensé que ya había crecido tanto que ya no se podía mover a gusto, siempre me habían advertido que llegaría a ese punto, pero en la tarde ya me empecé a preocupar. Fuimos por una nieve, y despuecito sentí un pequeño movimiento y me tranquilice un poco pero no del todo. Trate de relajarme pero no dormí bien, estaba estresada y no sabia porque, llore toda la noche con mi esposo con pretextos tontos, no sabía que pasaba pero sentía mucha angustia. En la mañana me empecé a preocupar, tomé un vaso de jugo de naranja muy frío y no sentí nada, fui a caminar y sentí algo extraño y decidí llamar a mi doctor y le dije que no sentía a mi bebé moverse y algo más sentía extraño. Me dijo que fuera de inmediato al hospital para hacerme el examen que teníamos programado para dos días después, lo más seguro era que estuviera dormido guardando energías para nacer.

Las palabras de la enfermera las escucho aún temblorosas: “No encuentro su corazón”. Yo pensé: “Qué tonta, esta no sabe usar el ultrasonido, ¿Cómo no puede encontrar su corazón?” Me preocupaba pero yo misma me decía que se estaban equivocando. Entonces trató la “midwife” o partera, que era la que estaba en turno pues mi plan era con ellas intentar lo más natural el parto posible para hacerlo más suave para mi bebé. Intentó y sin explicar nada, fue por la ginecóloga del hospital en turno. Entonces llego la ginecóloga a tomar el mando con el ultrasonido. Lo movía y lo movía y nada, y repitió: “No encuentro su corazón”. Mi esposo empezó a llorar, la enfermera lo consolaba pero yo aún le decía: “Entonces tu máquina no sirve, llévame a otra, ¿Cómo no va a tener corazón si yo se lo escuchaba cada cita?” Entonces me señalaron su corazón, que no latía… y pude ver en el ultrasonido a mi bebe hecho bolita, ya sin fuerza… no hay palabras para describir la impotencia que sentimos… me sentí totalmente perdida. ¿Porqué si hicimos todo de la mejor manera, lo mas natural posible, investigamos todo nosotros e incluso consultando todo con dos corrientes diferentes?  Creo que estábamos en shock, tanto que tarde en llorar, pues no entendía que pasaba ni creía que fuera real.

Creo que no es necesario describir lo difícil de un parto vaginal sin la ayuda de tu bebé. Pensé que sería cesárea pero me recomendaron lo contrario por mi cuerpo y para que eso no fuera obstáculo si algún día yo quería tener otro bebé y yo acepté, la verdad sin pensarlo pues mi mente estaba MUY desconectada. Fueron 20 horas de bastante dolor, no físico sino del alma… fue un parto sin ilusión, pues tenía todos mis sueños de un futuro tan brillante, y de repente fue como si me apagaran el switch, todo quedo oscuro y entonces ya no sabia hacia donde me dirigía.

Mi esposo nunca se me separó. A ratos lloraba yo, a ratos él, a ratos juntos. Nuestros papás, familiares y amigos entraban desesperados por ayudar sabiendo que no había nada que pudieran hacer, pero el hecho de que estuvieran ahí era más apoyo del que pudiéramos esperar. Fueron 4 horas y media de pujar, pues sin ayuda de mi hijo por nacer, la naturaleza tenía que encontrar otro camino…

El 1 de diciembre, finalmente lo tuvimos en nuestros brazos, lo quería abrazar y apachurrar desesperada, quería resucitarlo, hablarle y que respirara, moverlo y que reaccionara, apretarlo y que llorara, sentía que en mis brazos él ya podría vivir como debía… pero nunca reaccionó… ¿Porqué él? Tan perfecto que era todo… queríamos desesperadamente tenerlo, regresar el tiempo, ¿Qué habíamos hecho mal?

Gusi y papá, foto de Julie CG.

Gusi y papá, foto de Julie CG.

Fue muy difícil verlo sin vida, pero ahorita agradezco a la midwife que estuvo conmigo, me motivó a verlo y cargarlo. La enfermera le tomaba fotos, lo cual al principio me enojé y sentí como una aberración! ¿Cómo le toman fotos a mi hijo muerto? Descarados! Pero actualmente son de los recuerdos físicos mas bonitos que tengo de él. Al final me animé a tomar yo también unas fotografías muy bonitas de lo que aún se veía bien de su hermoso cuerpecito tan perfecto: guapísimo mi güerito con su barba partida como su papi, su quijada tan masculina, su boca chiquita igual a la mía, ojos grandes como yo, pero su nariz y todo su molde de su papá. Pesó 3.185 kg y midió 51 cm. Sus deditos de manos y pies perfectos, me los comí a besos cuanto pude… No había nada mal en nuestro bebé, no encontraron ninguna causa de su muerte.

Llegó la realidad… la trabajadora social se lo llevó a la funeraria para su cremación pues nosotros así lo decidimos. Fueron días, semanas, en las que yo no supe donde pisaba, que decía, que comía, que sentía… Nuestros papás no nos dejaron solos ningún momento lo cual servía a veces, yo solo seguía la corriente, pero a veces quería salir corriendo y gritar pues no entendía que estaba pasando quería estar sola, llorar, enojarme, quería dormirme y no despertar… o despertar y ver que todo había sido un sueño. ¿dónde estaba nuestro bebé? ¿Por qué nosotros?

Nunca me enojé con Dios, no podía, me sentía egoísta de pensarlo, ¿Cómo me voy a enojar con él si me ha dado más de lo que yo le he pedido? Mi esposo, nuestros papás, hermanos y amigos que tanto nos querían y apoyaban… Sentía que era injusto que me quitara lo mas importante de nuestras vidas, pero no podía reclamárselo, pues sentía que era injusto también.
Buscamos ayuda rápido al estar más tranquilos, para dejar de buscar una razón…  y buscar mejor algo que nos ayudara a calmar el dolor que sentíamos y que pudiéramos dejar ir a nuestro Gusi. Descubrimos varios de sus propósitos en su venida a este mundo, unir a mi esposo con su hermano que siempre ha admirado, mi mamá es muy cariñosa desde entonces, entre otros. Pero el más importante: hacernos mejores papás para sus hermanitos algún día.

Tal vés todo inició el día de Gracias como una señal de que debemos dar mas gracias por todo lo que tenemos. Aún me pregunto a veces ¿Porqué nosotros?. Aún me despierto a veces creyendo que ahí esta, esperando que lo saque de su cuna y juegue con él. Aún relaciono todo con él. Mi esposo le toca canciones con su guitarra pues sabemos que nos escucha. Mi esposo y yo somos desde este día personas muy diferentes, vemos la vida muy diferente. Aún sufrimos, pero entendimos que el dolor no se irá, pues vivimos la experiencia más dolorosa que se puede vivir en este mundo: el perder a un hijo; pero estamos aprendiendo a vivir con el dolor, a aceptar que no esta físicamente con nosotros. Pero también descubrimos que el cielo SÍ existe, y es más poderoso de lo que imaginamos. Sentimos más fuerte que nunca la presencia de Dios en nuestras vidas y sentimos que ahí esta nuestro Gusi con él, abogando por nosotros siempre, listo para mandarnos a sus hermanitos cuando estemos listos y podamos controlar nuestro dolor.
Quizá mi papá tenía razón, pues yo creo que los ángeles hablan todos los idiomas para ayudar a mucha gente en el mundo. Es un ángel que Dios nos mandó para que lo criáramos esos 9 meses con amor infinito como el que le dimos, y fuera un ángel muy bien preparado, y sabemos que con Gusi a lado de Dios, el cielo es más cielo…

18 comentarios en “Comparte: “El Cielo es más Cielo”

  1. Me ha conmovido enormemente tu historia.
    Siento mucho que tu angelito se fuera. Lo siento muchísimo.
    Ojalá podais encontrar la manera de sobrellevar ese dolor, contarlo
    creo que es bueno porque creo que es como un proceso de asimilación personal.

    Un abrazo enorme.

    Me gusta

  2. Lloro al leerte, yo al contario tuyo no pude ver a mi hija porque no quería quedarme con ese recuerdo de ella sin vida, y tuviste suerte de que te animaran, a mi hija también se le paro su corazón pero a las 30 semanas, también era muy inquieta y también se estiraba y me hacia formas extrañas en la panza, se que vino a dejarnos muchas cosas pero al contrario que a ti yo no estoy con su papá y esa es otra perdida para mi, tengo dos dolores aun… por los dos, y me arrepiento de no haberla cargado pero no puedo regresar el tiempo, como bien me dijo Cheli nadie quiere abrazar la muerte, y yo no pude abrazarla tenia enojo rabia, porqué yo si era mi adoración, y mi vida, mi razón para sonreír cada día, fue un embarazo deseado desde hace años, y se me fue de las manos como el agua donde vivió y durmió eternamente. Llevo 4 meses y aun hago preguntas tal vez tontas tal vez no, y hubo un tiempo en el que me enoje con Dios porque me dio ese dolor tan grande pensé en que no existía y una amiga me dijo no digas eso porque si no creemos en él estamos perdidas…y tiene razón aunque a veces el duelo te lleva por caminos que ni siquiera creíste podías pisar.. Un abrazo

    Me gusta

    • No creo que tus preguntas que te haces sean tontas… Todos quienes hemos pasado pro esto por mas que aceptemos la voluntad de Dios, a veces aun nos seguiremos cuestionando : porque nosotros… Si todo era tan perfecto..? Y creo que por mas que pasen los años y aprendamos a vivir con este dolor, de repente nos volveremos a hacer las mismas preguntas porque ese vacio siempre va a estar ahi.
      Siento mucho lo de tu esposo… Y espero que en este blog encuentres un poquito de consuelo como lo he encontrado yo… Aunque se que nunca es suficiente en estos casos.
      Nuestros angelitos son y seran siempre parte de nuestras vidas, quienes nos enseñaron lo fuerte que puede ser el amor incondicional y como nunca desvanece.

      Me gusta

  3. Gracias por abrir tu corazón y compartir tu historia. Tus palabras suenan a gotitas de amor infinito, triste, pero amor al fin. No dejes de escribir, de expresarte, de sacar lo que llevas dentro.
    Te abrazo con un corazón emocionado, más ancho y con mucho amor.
    Sonia

    Me gusta

  4. Julie, supe de su historia y desde entonces han estado en mi mente y en mis oraciones, tengo el placerde conocer a parte de tu familia y se que junto con ustedes han pasado duros momentos. Muchas gracias por compartir tus sentimientos y abrir tu corazon. Admiro lo que hiciste y como enfrentaste tan duros momentos. Yo al igual que tu perdi a mi bebe a las 20 semanas, tambien era un niño y tuve un parto provocado para ayudarlo a salir. Todas las personas a mi alrededor me suplicaron que no lo viera pues era tan pequeño y creian que podria ser impresionante. No sabes lo que me he arrepentido tanto que a veces busco fotos de bebes de 20 semanas para saber como se puede haber visto, tal vez para las personas que no lo han vivido pueda ser asi impresionante y hasta morbosa, pero para una madre es todo lo contrario, un acto de amor, me hizo falta conocerlo y haber sentido lo real que habia sido. Creo como tu que estos niños son angeles y han cumplido con un objetivo en nuestras vidas, y veo en ti que has empezado a buscar ese objetivo y vivirlo con amor. De verdad te admiro y te agradezco el habernos regalado tu hsitoria a traves de tus palabras. Un fuerte abrazo a ti y a tu valiente esposo que Dios los bendiga siempre.

    Me gusta

  5. Siento mucho el dolor que están pasando, pero son bendecidos por siempre por ese hermoso angelito que tuviste la oportunidad de abrazar…. estoy muy conmovida y llorando al leer su historia, hace un par de meses mi bebe estaba a punto de cumplir 3 meses de embarazo cuando su corazón dejo de latir….. tengo una leve idea del dolor que sientes, aunque yo ya tengo un bebe sano y hermoso de 18 meses en ese momento, y mi angelito apenas cumpliría 3 meses, nada importa al perder un bebe, el dolor es demasiado fuerte, yo que siempre he sido una persona positiva y saludable, llegue a pasar por estados que jamas imagine d tristeza, amargamiento y mal humor, hoy que ya pasaron varios meses sigo trabajando en ello y claro mi hijo es la principal ayuda para echarle ganas y ver lo afortunada que soy en muchas aspectos. Te deseo de corazón mas paz en tu corazón y que cada día sea mejor, que tu angelito te haga ser fuerte cada vez y que Dios te bendiga en tus planes futuros, de verdad que escribir sirve y haberte escrito me hizo sentir aun mejor con mi dolor.

    Me gusta

  6. Este dolor es la misma en todas las idiomas tambien. Mi hijo del cielo, mi pequeño sol me ha hecho una mejor persona y leer su historia me emocionó mucho, lo comprendo demasiado bien. Mucho amor y coraje para usted. un abrazo fuerte desde Francia.

    Me gusta

  7. Hola Julie! Nunca había escrito en ningún foro, siempre leía las historias, pero al leer lo que te sucedió con Gusi tuve finalmente el valor de escribir nuestra historia. Mi bebe Paul Luis nació sin vida el 24 de enero de 2014. Estaba en la semana 37 de embarazo. Era un bebe muy amado y esperado. Todo el embarazo fue sin problemas, nunca tuve molestias y mi bebe era muy activo y crecía y ganaba peso rápidamente. Nunca hubo ningún indicio de que algo estaba mal.

    El 22 de enero me dirigí hacia mi partera para una sesión de acupuntura que me habían recomendado para facilitar el parto; al llegar le comenté que toda la mañana no había sentido movimientos de mi bebe. La partera busco los latidos de su corazón, lamentablemente sin éxito! Yo no podía/quería creerlo! Ella me recomendó ir al hospital para que me hicieran un ultrasonido. Luego maneje hasta el hospital esperando sentir a mi bebe! Le rogaba por favor que se moviera como lo hacía siempre! Pero nada…… Al llegar a la clínica me hicieron un ultrasonido y una doctora me confirmo la muerte de mi pequeño; es tan triste!!!
    Ese mismo día me empezaron a dar medicamentos para provocar el parto pero no hacían efecto. Yo tampoco entendía porqué no me hacían una cesárea, porqué tenía que sufrir más de lo que estaba sufriendo. Ahora dos meses después pienso que fue lo mejor. Con un parto natural pude terminar el embarazo y mi cuerpo se ha recuperado rápidamente.

    El momento más lindo fue tener a nuestro bebe en medio de nosotros, ver su cuerpecito tan perfecto y su carita linda y angelical, su cabello rubio y sus manitas y piecitos grandes, simplemente perfecto. Por un momento sentimos que éramos finalmente una familia y nos sentimos felices; sabiendo que teníamos que despedirnos de nuestro pequeño.

    Aunque creemos que es injusto no poder tener a nuestro bebe, le doy gracias a Dios por el tiempo que nos presto a nuestro angelito y porque enriquece cada día de nuestras vidas. Sabemos que el dolor nunca desaparecerá pero sabemos también que tenemos que aprender a vivir con ello. Ahora nuestro Paul Luis nos ve y nos cuida desde el cielo. Talvez algún día nos envíe a un hermanito o hermanita y nada malo sucederá pues ahora contamos con un ángel! Te amamos Paul Luis!!!!! En amor eterno tus papis Martín y Silvia.

    Me gusta

    • Gracias Silvia por escribir y platicar tu historia… No pude aguantar el llanto mientras leia y mi esposo tampoco. Hoy cumple 4 medes mi Gusi y realmente recordar es volver a vivir. Ya tenemos mas paz, a un nivel que veia muy dificil llegar, pero el extrañarlo nunca va a cambiar y aun me levanto deseando que este ahi y me duermo con las ganas de darle su besito de buenas noches. Como tu dices, tenemos un angel… Y un angel puro de perfeccion de Dios. Y ellos elegiran a sus hermanitos y hermanitas para ser papas no solo en el cielo sino tambien en la tierra, con el favor de Dios. Les mandamos un abrazo muy fuerte que los acompañe en este cambio en sus vidas, porque vivir esto, nos cambia la vida.

      Me gusta

  8. Silvia y Julie les dejo un fuerte abrazo a ambas, he llorado al leerlas… Faltan pocos días para que se cumpla un año de que mis mellis se fueron al cielo, Juan y Paula de 20 semanas…que dolor tan grande que nos cambia la vida. Un abrazo a cada una.

    Me gusta

  9. Hola, al igual que ustedes yo perdí a mi bebe 😦 él tenía 21 semanas esto fue el 18 de junio del año pasado. Me conmovió mucho tu historia y recordé la mía. Muchas veces trato de no pensar en esto ya que siento que me hace mal, a mi si me tuvieron que hacer cesárea entonces tengo que esperar para estar bien físicamente. No platico mucho de él con otras personas porque siento que no puedo hacerlo, creo que aún no lo supero, bueno en realidad creo que no se supera, tal vez se aprende a vivir con ello pero no se supera como tal.

    Yo no conocí a mi bebe, solo lo sentí algunas semanas a veces muy poco a veces un poco más… a veces aún siento que esta ahí. Estábamos muy emocionados porque sería nuestro primer bebe, habíamos batallado para poder embarazarnos y cuando lo logramos fue una gran emoción. También cuando nos dijeron que era niño me dió mucha emoción ya que sería el hermano mayor :D, ese día lloré de la emoción porque ya era como que más real.

    En fin, son bellos recuerdos… y tenemos un angelito en el cielo.

    Les mando un abrazo chicas y como dicen recordar es vivir….

    Me gusta

    • Hola Adriana… creo que tienes razon… no se supera… solo se aprende a vivir con ello… Yo cada vez puedo hablar mas pues mis sobrinitas y sus preguntas inocentes me han ayudado, pero ahora aprecio mas que me saquen el tema, porqueaunque duele recordarlo, me consuela al mismo tiempo el hecho de que sus primitas se acuerden de el, sepan que es mi primer hijo…. y sabes que?? yo siempre habia dicho que queria que mi primer hijo fuera hombre… seria el hermano mayor protector de sus hermanas y hermanos… Gusi mi bebe era tremendo en mi pansa… y se me cumplio en cierta forma, sera siempre el hermano mayor, y podra cuidar a sus hermanitos en algun futuro con el favor de Dios y mucho mejor cuidados, al menos me gusta pensarlo asi….
      y yo tambien a veces lo siento en mi pansa, te entiendo perfecto… te mando un abrazo fuerte!

      Me gusta

    • Hola Adriana… creo que tienes razon… no se supera… solo se aprende a vivir con ello… Yo cada vez puedo hablar mas pues mis sobrinitas y sus preguntas inocentes me han ayudado, pero ahora aprecio mas que me saquen el tema, porqueaunque duele recordarlo, me consuela al mismo tiempo el hecho de que sus primitas se acuerden de el, sepan que es mi primer hijo…. y sabes que?? yo siempre habia dicho que queria que mi primer hijo fuera hombre… seria el hermano mayor protector de sus hermanas y hermanos… Gusi mi bebe era tremendo en mi pansa… y se me cumplio en cierta forma, sera siempre el hermano mayor, y podra cuidar a sus hermanitos en algun futuro con el favor de Dios y mucho mejor cuidados, al menos me gusta pensarlo asi….
      y yo tambien a veces lo siento en mi pansa, te entiendo perfecto… te mando un abrazo fuerte!

      Me gusta

  10. Hola,

    Que difícil es escuchar esas palabras “no escucho su corazón”, yo las escuche ya hace unos años, era una bebita hermosa, que me hacia hacer una mejor persona, mejor hija, mejor hermana y mejor esposa, Hasta el día de hoy es un tema muy difícil de tocar, siento que ese día morí también, no tuve la fuerza de poderla ver, de tocar, mis lagrimas no lo permitieron, cuanto me arrepiento, pero sé que siempre esta a mi lado, ahora es una hermana mayor, pero le agradezco a Dios por darme el regalo tenerla en mi vida, le faltaba 20 días para nacer, al igual que usted tuve un parto natural. La comprendo perfectamente… uno aprende nuevamente a respirar y seguir adelante.

    Le gusta a 1 persona

  11. m hiciste revivir el peor momento d mi vida… mi bebe nacio a las 26 semanas nacio con 900gs. aguanto todo lo q pudo mi angelito,una semana.. a mi m toco velarla verla en ese cajonsito tan chiquitó y ella ahi dormidita..es una imagen q jamas m voy a olvidar…estuve 24hs junto al cajon d a ratos la queria alzar pero mis brazos se m caian solos… ya han pasado 14 años y el dolor es el mismo.. apesar q tengo 4 hijos mas m queda ese huequito en mi corazón q nadie puede llenar… MILAGROS TE AMO
    https://miraralcielo.net/2014/03/18/suenos-de-luna/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s