El sendero del Duelo

El sendero por el que ahora cabalgo, tiene sus matices… misteriosos matices; aunque han pasado ya casi once meses del viaje de Alonso al cielo, mi mente, cuerpo y corazón siguen con la idea de que todo esta tan reciente, aveces cierro mis ojos, y me transporto a aquel momento en la sala de recuperación donde mi esposo y yo contemplábamos a nuestro pequeñito, tan bello y frágil con su cuerpecito inerte en mi regazo, que momento duro, que dolor tan grande, que ineptitud médica…pese a que ese dolor lo cargamos a diario, y seguimos exigiendo justicia, unos días más insoportable y otros más llevadero, seguimos juntos, cada día más fuertes y con un amor de esos tan puros que la gente piensa que sólo suceden en las telenovelas.
Confieso que he visitado bastantitas veces al médico, más de lo que lo había hecho en toda mi vida, de nuevo tuve que entrar a ese hospital del terror, tuve una lenta recuperación y varias recaídas, en mis últimos días en Uruguay recibí gran apoyo de gente que sin conocerme me abrió su corazón, y se unió a mis gritos de justicia, hoy en día, pueden estar seguros que los considero mis amigos, y lo único que tengo para ellos es un Gracias del tamaño del planeta…volví a mi México donde estoy construyendo una nueva vida, nuevas energías han llegado a mi ser, y a pesar de ese positivismo al quirófano volví, el cuerpo no miente, se levanta como puede cada mañana y trata de hacer su vida lo más normal que puede, una sonrisa diaria expresa siempre mi rostro, y todas mis sonrisas son para él, para mi pedacito de cielo…Pero el cuerpo reciente la ausencia, y los brazos vacíos necesitan del crío que partió antes de sentir la tibies de su piel.
Inevitable es pensar, lo grande que hoy en día estaría, que no fueran letras mis regalos hacia él, si no momentos llenos de magia, risas repletas de felicidad, a punto de dar sus primeros pasos y quizá ya diciendo papá o mi anhelado mamá, me lleno de nostalgia, criaturas veo por doquier, y ¿Alonso? chiquito de mi vida!, nuevamente se apoderan de mi los ya cada vez menos, pero infaltables ” Porqués” ¿Porqué él? ¿Porqué nosotros? ¿Porqué así? Preguntas sin respuesta que luego desaparecen.
Gran consuelo encontré en la escritura, me hace bien dedicarle todas mis poesías, nunca imagine querer de esta manera, nunca imagine tanta inspiración, es el amor de madre sin duda, ese que no entiende de distancias ni lejanías.
Hice un par de amigas virtuales que sin conocerlas, puedo sentir a través de sus letras la transparencia de sus miradas, también colaboró en esta hermosa revista, donde cada una de las escritoras, tienen un don tan especial para relatar sus tristes historias, y que pese a todo ese dolor son personas completas, únicas, y felices, compartimos la misma pena, la muerte de nuestros hijos…
No sé en que momento pero un día, sin pensarlo volví a reír, no una risa cualquiera, carcajadas, sí mamitas carcajadas! y al instante la culpa me embriago, ¿merezco yo reír cuando he enterrado a mi hijo? Seguramente Alonso lo sintió, y como es su costumbre al tiempo una plumita me mandó, sus señales son divinas, son constantes, son traviesas y consoladoras, precisamente está noche en la que estoy escribiendo este texto, encontré en el lado de mi cama una plumita, ¿ya viste lo que te envío Alonso? Gritó Chuy desde la habitación, para que fuera al encuentro, y esta es la complicidad de los tres, es nuestra forma de comunicarnos, es ahora nuestro lenguaje, apoyo mutuo, amor eterno, amor sin igual.
Hemos pasado ya la primera Navidad… La esperada Navidad pero no como fue soñada, el mismo día mi Chuy cumplía años, sólo de recordar el pasado Abril cuando viví mi primer y tan cercano cumpleaños sin él ( 24 días después), se me caen las lágrimas, la nostalgia invadió ahora a su padre, dos fechas tan importantes juntas y sin él, ¿se puede sobrevivir a eso? La respuesta es sí, juntos lo logramos, llegaron a nosotros sorpresivamente y sin buscarlas dos lucecitas de esperanza que nos iluminaron esos nostálgicos días, con ellas pasamos Noche Buena, año nuevo, día de reyes, lamentablemente al tiempo se desvanecieron como estrellas fugases, pero agradecida estoy de que hicieron de nosotros esos días más llevaderos y nos impregnaron de mucha más fuerza y amor.
Alonso significa tantas cosas para mi, para mi esposo, para nuestras familias: El inicio de nuestro pequeñito hogar, la paz y espiritualidad que tanto necesitábamos, la confirmación de que pase lo que pase la familia es la que nunca te dará la espalda, el filtro perfecto para descubrir a los verdaderos amigos, la prueba real de que somos tan vulnerables y no estamos exentos de que nos sucedan cosas malas, humildad mucha humildad, caridad y sobre todo amor esa es la palabra que más define ese lazo que tenemos con él.
El duelo no termina, es ahora nuestro camino infinito, o al menos hasta que volvamos a tener a Alonso frente a frente, él siempre será el primero, nuestro eterno amor, el motorcito de nuestras vidas. Se acerca el año de su partida y más adelante les contare que planeó hacer para honrarlo, que difícil planear su homenaje y no su fiestita de primer cumple.
Como pareja y matrimonio tenemos muchos planes a futuro, y quizá la tercera sea la vencida …Soy sincera, obviamente soy una persona totalmente distinta a la que antes fui, tengo muchos miedos, pero también tengo muchos sueños, que después de esto, cuando los alcance, verdaderamente saborearé la auténtica felicidad.
El camino por el que ahora cabalgo no lo elegí yo, pero lo que sí decido es tomarlo de las riendas, no evadir el dolor, demostrar cada día a los que me rodean todo mi amor y pedirle a la vida mas adelante una nueva tregua.

20140221-005713.jpg

5 comentarios en “El sendero del Duelo

  1. Este camino del duelo me eligió para enseñarme algo, es tan cierto que no volvemos a ser las mismas, sonrío cuando la recuerdo, pero mis ojos no reflejan la alegría y últimamente veo a tanta mujer embarazada y recuerdo cuando yo estaba así, que mis lagrimas ruedan por las mejillas, a 4 meses de la partida de mi hija el dolor es muy grande aun, yo soy Mexicana vivo en el DF tal vez algún día coincidamos…

    Las palabras que dices son muy ciertas, el duelo no termina, al menos no completamente creo que se va reduciendo pero no creo que termine, no se si es muy pronto para decirlo aunque según la psicóloga dura aproximadamente un proceso de 6 meses, aunque no estoy muy de acuerdo con eso, entiendo que lo hacen para sacar del hoyo a las personas, si no esto seria toda tristeza al rededor.

    Una de las enseñanzas que también me dejo fue el conocer el amor de madre, ese es el amor infinito y sincero que conozco.

    un abrazo Perla

    Me gusta

    • Crys!
      Ojalá un día podamos coincidir en persona, así como lo hacemos virtualmente, y darnos un abrazo sincero lleno de comprensión, por lo pronto desde Monterrey te lo envío, y a seguir esta lucha, no tenemos opción, y no te marques tiempos, cada mujer lleva su ritmo, y cada situación nos va dejando muchos aprendizajes, nuestros hijos nos han dejado la mejor de las herencias, conocer el amor de madres, por que eso seremos para ellos toda la vida…

      Me gusta

    • HOLA, SE MUY BIEN COMO TE SIENTES YO SIENTO Y PASO LO MISMO, MI HIJITO NACIÓ EL 24 DE DICIEMBRE Y SE DURMIÓ EN LOS BRAZOS DE DIOS AL OTRO DÍA, ES DECIR EL 25 DE DICIEMBRE, TIENE POCO MAS DE UN MES Y SIENTO Q EL AIRE ME DUELE, SIENTO MIL CUCHILLOS CLAVÁNDOSE EN MI ALMA Y NO VEO CUANDO PASARA, MI PSICÓLOGA DICE Q ESTA MUY RECIENTE PERO CREO Q NUNCA PASARA, FUE UNA ILUSIÓN MUY GRANDE TENER MI PRIMER HIJO A MIS 42 AÑOS, ES LO MEJOR QUE ME PASO EN LA VIDA, NO CREO QUE VUELVA A VIVIR ESE AMOR, ESA ILUSIÓN, SOLO VIVO CON LA DULCE ESPERANZA QUE ALGÚN DÍA NOS ENCONTRAREMOS Y LE DARÉ TODOS LOS BESITOS Y ABRAZOS QUE NUNCA LE PUDE DAR, JESÚS ÁNGEL TE AMO MAS QUE NUNCA MI HIJITO BELLO

      Le gusta a 2 personas

  2. coincido con cada una de ustedes quien dice que hay un tiempo para olvidar el dolor saben mi psicóloga me dijo que eran solo dos años para llevar el duelo; DUELO yo voy para 1año 8 meses y cada vez se me hace mas pesado e imagino a mi lolita jugando brincando pero indudablemente nos dejaron la herencia de cálido amor de madres yo soy del edo.mex. y ojala algún día pueda coincidir el conocernos reciban un fuerte abrazo

    Me gusta

    • Tal cual Araceli
      Nadie nos puede poner tiempos, no quien ah pasado por esto, cada duelo es único e intransferible, hay que vivirlo a nuestra manera y ritmo y sin dudas esa es la mejor herencia de nuestros hijos, mucho amor!!!
      Un fuerte abrazo y ojalá un día coincidamos, besos al cielo a Lolita

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s