Dos años y tres meses con el alma en el cielo…

Sí hace más de dos años una parte de mi corazón voló hacía las nubes, se perpetuo en la luna y el sol, se quedo impregnado en el olor de los jazmines y se fundió en mi corazón.

Hace ya gran tiempo que no escribía, y no ha sido por falta de inspiración y mucho menos por olvido.

Me he tenido que alejar un poco, pues mi vida re-comenzó, no quería aceptarlo me negaba con todas mis fuerzas a seguir sin mi hijito a lado, pues cuando gestaba a mi bebé, no sólo se formaba ese ser tan especial, sino que comenzaban a formarse sueños y todo el resto de nuestras vidas, así que cuando lo vi enterrar, sentí que ahí mismo debían de ir mis sueños e luciones, Así que mi culpa fue enorme, todo este tiempo que mi felicidad era oscurecida, tenía que esconderla, pues me parecía terrible seguir…

Me puedo dar cuenta de que aunque el tiempo ha hecho su trabajo, la verdadera labor ha sido toda mía, reconozco que ha habido grandes personas a mi lado, con un corazón inmenso me han ayudado a levantarme, pero la decisión de seguir mi camino, yo sola la he tomado.

Han sido innumerables las veces que he caído, que he odiado a la vida misma, a la muerte, a Dios, al mundo entero. Pero cada caída, cada lágrima es necesaria, porque después de toda esa “basura” que ha tenido que salir de mi alma, me ha quedado más ligera y con más espacio, espacio que ha sido llenado con amor, pues aunque mi hijito no esté a mi lado físicamente la realidad es que aun así puedo amarlo cada día más y cada recuerdo que tengo de él se han vuelto mi tesoro más preciado.

Es obvio que yo no elegí su muerte, hubiese preferido millones de veces la mía y no la de él, yo no elegí ser madre de esta forma, pero ahora comprendo que sí puedo elegir qué hacer con la mujer que ahora soy, con lo que Elián, mi hijo dejo en mi vida, para nada quiero decir que después de la llegada/partida de mi hijo me volví una persona fría y sin ilusiones, quiero decir que con la llegada de mi hijo, quedó en mi una mujer fuerte y valiente, que supo renunciar al odio para poder avanzar, eso quiero para mi, es lo que merecemos mi familia y yo, mi hijo merece ser recordado y amado por corazones libres de odio y rencor.

Para mi este blog ha sido sumamente sanador pues he podido abrir  mi corazón, ya que no es fácil nuestro camino, no es fácil nuestra forma de ser madre, cuesta mucho levantarse, cuesta soñar y volver a creer, duele al alma, duele no poder hablar de las travesuras y logros de nuestros hijos, duele no poder comprar juguetes y organizar fiestas de cumpleaños, duele ver aparadores con cosas hermosas que pudieron haber sido para ellos, duele no ver a nuestro esposo siendo padre con su hijo de la mano, duele no ver a unos abuelos consintiendo a su nieto, duelen las reuniones familiares y nosotras con un hueco, a veces creo que la muerte de un ser tan esperado y amado por nosotras nos hace morir por momentos.

Pero les puedo decir que somos afortunadas si somos capaces de renacer y resurgir de nuevo.

Hoy me siento orgullosa de nosotras, de nosotros, pues aprendimos a amar sin medida y sin tiempo,

Abrazo a la vida con un brío nuevo, la abrazo y me perdono porque entendí que no estuvo en mis manos su destino, abrazo a quien en su momento me lastimo, me perdono y perdono. Abrazo a la esperanza, pues deseo dentro de poco ver el arcoiris en mi vida.

Me reconcilio con la mujer que fui, la comprendo y le digo que no hay reproches, pues ahora entiendo que es natural caer de esa manera, es natural abandonarlo todo por un momento, pues me percato de que no hay dolor más grande que este.

Sé que jamás voy a estar feliz con lo que sucedió, sé que siempre va a ver un momento para los bajones y uno que otro “por qué”, sé que el dolor no es algo pasajero, que la muerte de un hijo no se supera, pues no hay nada más grande que el vació que nos ha dejado, la muerte más bien se enfrenta, se entiende, y se le toma sentido, hay quienes puedan verla como el fin a todo…

Pero yo no, yo a la muerte la veo como el comienzo de un amor eterno.

Imagen

3 comentarios en “Dos años y tres meses con el alma en el cielo…

  1. me gusto esta frase “Pero les puedo decir que somos afortunadas si somos capaces de renacer y resurgir de nuevo.” Estoy en ese proceso y deseo de verdad salir, porque como dices yo decido cuando, no los demas aunque me quieran ayudar, es tan duro a veces ver esas cosas que hubieras querido que fueran para tu primer bb tan esperado y lo unico que te deja es un vacio que solo se llena con amor hacia ella.
    ya que la mia fue niña.

    un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. ESTE VACIO QUE SIENTO DENTRO DE MI NADA LO LLENA SOLO PENSAR EN ELLA , ME HACE SENTIR COMO TU LO DESCRIBES , TUS PALABRAS SON LAS MIAS Y DE IGUAL MANERA ENCONTRAR ESTE BLOG ME HA ALIVIADO EL ALMA Y ME A ALIVIADO EL CORAZON A LEER COSAS QUE SIENTO COMO SI YO MISMA ESTUVIERA REFLEJADA EN CADA PALABRA..

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s