Comparte: Las Negligencias alrededor de mi pérdida

Fue el año pasado, para ser exactos el día 2 de Marzo cuando yo quedé embarazada, desde el primer momento lo supe y solo era cuestión de días para confirmarlo. Esta noticia se me dio después de haberme hecho un análisis de sangre; mi familia, mi esposo y yo estábamos muy felices por el embarazo. De inmediato quise correr a ir al médico para que confirmara la noticia y es aquí donde todo comienza, ya que en donde pedía informes no me sabían explicar en qué consistía la consulta, o los costos de los ginecólogos eran demasiado elevados. Por fin conseguí una cita con mi médico, el cual cabe aclarar que estaba en uno de los mejores hospitales de México, el Doctors Hospital. La primer consulta fue muy fría ya que dijo que si había embarazo pero que hasta que no viera un corazón latiendo no podía haber felicitación para mí. Las siguientes consultas todo iba súper bien. Como toda mujer trabajadora tuve que asistir al IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) para que ahí tuvieran registrado mi embarazo y poder gozar de mis incapacidades cuando me aliviara; ahí me dieron un listado enorme de citas las cuales mostré en mi trabajo y en una primera instancia me comentaron que no había ningún problema por asistir a ellas. Claro que esto no fue para siempre porque la empresa donde trabajaba empezó a ponerme trabas, se quejaban de que llegaba tarde por asistir a las citas y me quitaron un puesto de gerente que estaba cubriendo, dejándome el de sub gerente. Sufrí mucha discriminación en el trabajo, mucha presión y estrés, y estando un día en mi oficina ocurrió el primer incidente: presente un ligero sangrado por lo cual me tuve que retirar. Mi médico particular nos dijo que era “normal” y me dio medicamento. Una semana más tarde se presentó otro sangrado estando en mi casa pero éste fue más fuerte y tuvimos que ir de emergencia al IMSS. El hospital de Ginecoobstetricia es un infierno, a pesar que iba con una urgencia me tuvieron haciendo fila por un espacio de más de 3 horas, ya cuando me revisan me dicen que traigo una amenaza de aborto y me dan una incapacidad de una semana para reposar, esa misma fue entregada en mi trabajo. Después transcurrió todo normal, yo presentaba solo los síntomas más normales como las náuseas y los vómitos, pero nunca me sentí mal ni achacosa, ya estaba en mi quinto mes de embarazo y solo había subido un kilo de peso. En una de nuestras consultas, el médico particular  nos dice que todo parecía indicar que se trataba de un “niño” pero que en la próxima consulta lo rectificaría. Nosotros ya habíamos elegido su nombre: Liam Leonardo. Cuando estaba en la semana 21, tuvimos una junta en el trabajo y se nos informó que tendríamos una reunión en un parque ecológico llamado “La Estanzuela”, el camino para llegar a ese parque es por pura terracería y piedras, era mucho movimiento en el carro y no había señales de celulares para en caso de alguna emergencia. Esta reunión era “obligatoria”. Al día siguiente, domingo 14 de julio, fui con mi esposo a hacer el súper y fue cuando empecé a sentirme un poco mal, sentí en 3 ocasiones un fuerte dolor en la panza, al llegar a casa me recosté y pasó lo inevitable: se me rompió la fuente. Llamamos al médico particular y nos dijo que nos fuéramos al IMSS, ahí al revisarme me dicen que ya no traigo nada de líquido y que el útero estaba empezando a contraerse, y al hacerme una ecografía me dicen que todavía hay frecuencia cardiaca de mi bebe, me voltean el monitor y lo veo con mis propios ojos, su corazón estaba latiendo. La doctora sale conmigo a buscar a mi esposo y le dice que no había nada que hacer ni que ofrecerme ya que el producto era muy inmaduro; por lo que iban a inducir el parto para que naciera, pero que no le daban esperanzas. Así sin más, sin ninguna urgencia ni apuro por tratar de hacer algo para salvarlo. Cabe mencionar que mi esposo trabaja en el ramo funerario y yo ya lo había hecho también, por lo que en ese momento le dijimos que queríamos llevarnos a nuestro hijo con nosotros, y ella menciono que lo iba a verificar. Me pasaron a piso y me pusieron medicamento, ahí me hacen otra ecografía y les digo que si todavía estaba vivo y me contestan que eso no se podía saber. Tardé casi 6 horas en trabajo de parto, en las cuales no se me permitió ni siquiera ir al baño ni mucho menos que mi esposo me estuviera acompañando, estaba yo sola. A las 22:45 hrs nace mi bebe ya muerto, al cual cogí en mis manos, lo observe, le tome la mano, le conté sus dedos y al verme la doctora cuando iba por el pasillo me ordeno que no lo tocara. Fueron al cuarto, no hicieron intento por resucitarlo ni nada. Rotularon una sábana en donde lo iban a poner, y le escribieron mi nombre, el número de cuarto y cama, fecha y hora, y género masculino. Fue un parto natural con expulsión de placenta completa pero aun así insistieron en practicarme un legrado, y después del dolor del parto me llevan al quirófano en donde ahora si me anestesian y me hacen el legrado, yo iba en la camilla con mi hijo entre las piernas sin poderlo agarrar. En la sala de recuperación no me checaban nada ya que el medico de quirófano no llevaba mi papelería. Me iban a dar de alta en la madrugada pero al saber que ya estaba de casi 22 semanas me dijeron que no salía y que me regresaban a piso.

En la mañana lo primero que hice fue insistir por mi bebe, que checaran cuanto había pesado o medido y que me lo quería llevar. Recibí argumentos tan estúpidos de parte de las trabajadoras sociales que me decían que tal vez mi hijo estaba malformado y que por eso mi cuerpo lo había “echado”, o si no para todo decían que Dios sabia porque hacía las cosas. Hasta ese momento yo no había visto a mi esposo.

Al mediodía me dieron de alta sin darme ninguna explicación de lo que había sucedido y solo con una receta de una caja de paracetamol y con una incapacidad de solo 7 días. Nadie nos dijo nada de nuestro hijo. Al día siguiente fui a una consulta con otro médico particular el cual mencionó que tal vez haya habido un problema con mi cuello uterino que no aguanto el peso y que el rompimiento de la fuente pudo haber sido por andar en el parque con tanto movimiento. Culpo a la empresa por haberme obligado a ir si ya tenían un antecedente de incapacidad registrado. A la semana siguiente volvimos al IMSS a pelear más días de incapacidad, ya que no me parecía justo que por una simple gripa den 4 o 5 días y yo por lo que me estaba pasando solo me dieran 7. Me dan una semana más y me dan una cita en patología para que recibiera resultados del examen que le iban a hacer a mi hijo. Cuando voy a ese departamento me dicen que no tienen registrado su nacimiento, no lo pesaron ni midieron y no sabían en donde estaba el cuerpo. Después de mucho buscar me dijeron que lo habían registrado como un “aborto” y que iban a buscar a ver si estaba. Día tras día iba a pelear para que me dieran a mi hijo, de nuevo las trabajadora sociales diciendo tontería y media como que para que lo quería si iban a salir muy caros los servicios funerarios. Resulto que estaba perdido mi expediente y no tenían ningún registro. En patología informan que si tenían el cuerpecito en un frasco con formol etiquetado con mi nombre, pero en el informe ponen que era un feto de 16 semanas y 16 cm de largo, yo tenía casi 22. Y que el cuerpo estaba macerado. Ahí pensé que me lo habían cambiado. Después en la dirección del hospital se negaban a entregarme el cuerpo, de no ser por un médico que intercedió y les dijo que por ley yo tenía el derecho de llevármelo. Por fin hacen todos los trámites y mi esposo los correspondientes en la funeraria, por lo pequeñito decidimos cremarlo y llevarlo a casa. Ya teníamos la urna con su placa y su nombre: Liam Leonardo, pero justo cuando iban a elaborar el certificado me dicen que no me lo pueden dar ya que en el frasco había una niña y yo manifestaba haber tenido un niño. Mi mundo se vino abajo, no podía creer lo que escuchaba. El médico me dijo que si el particular había confirmado que era un niño mediante la ecografía, lo cual así sucedió, y me pidió que llevara el CD en donde habían grabado la ecografía, después de verlo volteó y me dijo que sí era una niña. Tuvimos que cambiar la placa de la urna a último momento, mi nena se llama Tatiana Leticia.

Al día siguiente que mi esposo como funeraria va a recoger el cuerpo tuvieron la “delicadeza” de entregarla en un bote de plástico de yogurt, argumentando que los frascos de vidrio eran de ellos.

Al elaborar el certificado tuve que volver a pelear ya que pusieron que nació el día 15 de julio a las 03:00 am y eso no fue verdad, nació el 14 de julio a las 22:45 hrs. Legalmente no pude registrar a mi hija, sólo pudimos cremarla. Los resultados de patología no me los entregaron, sólo  los leyeron y me regañaron por no haber accedido a colocarme algún método anticonceptivo. Nunca recibimos ninguna llamada por parte del médico particular que me estaba atendiendo. El peor colmo fue cuando regreso de las incapacidades al trabajo y una semana después me liquidan, el motivo que me dijeron fue que habían llegado a la conclusión de que las mujeres en mi estado no eran productivas, que el dinero de la liquidación me iba a servir para los gastos funerarios y mis estudios médicos, y que en sí me fuera a vivir mi duelo.

Pase varios meses en depresión, sin trabajo, sin dinero, sin que a veces nos alcanzara para comer, con las deudas creciendo cada vez más, y lo peor de todo, sin mi hija. Lo único que siempre he tenido al lado es a mi esposo que siempre ha estado apoyándome. Ahora, a 9 meses de lo sucedido y con la cabeza más fría me pongo a pensar porque a las mujeres que nos sucede esto nos tratan así. La verdad fue un infierno que no me gustaría que nadie lo viviera ni siquiera por 5 minutos.

Amo a mi hija pero en el fondo de mi corazón siempre existirá la pequeña duda de si en realidad ese cuerpecito que cremamos era quien yo lleve en mi vientre por esos 5 meses. Tal vez algún día la vida me diga que confíe y que no me preocupe más.

Escrito por Leticia Miranda Gaona

4 comentarios en “Comparte: Las Negligencias alrededor de mi pérdida

  1. Hola, es lamentable. Te cuento que también soy de México y por el contrario a ti yo fui atendida muy bien por el ginecoobstetrica clínica 4, no sé si hayas estado ahí o en otra.
    En lo que concuerdo contigo es en que no dejen estar acompañada tienes que pasar todo eso sola, los médicos que me atendieron en mi proceso fueron amables al igual que las enfermeras, el trauma nadie me lo quitara, el estar sola en la sala de parto pujando sin ser ayudada por tu hija y pariendo a una hija muerta.
    Mi caso no es igual al tuyo mi hija supuestamente tenia malformaciones, y en consecuencia me dio polihidramios y a punto de preeclamsia, por lo que aún estoy en consultas con genética, en psicólogo, mi pequeña decían que pesaba muy poco 800 gr y luego que 300 y yo asi de queeeee!!! Y que media muy poco etc. Cuando nació la vi de lejos y vi su cabello negro como su padre, su cara redondita como la mia no le vi malformaciones para mi era perfecta, peso 1,385 y midió 38 cm , tenia 30 semanas y para su tiempo era un peso y talla casi correcto, pero ya no estaba ahí, su falla fue cardiaca es lo que me he creído viendo los ultrasonidos pues no le habían detectado sus 4 cámaras y me quedo con esa teoría de que su corazón no pudo resistir mas.
    Lamento todo lo que te paso, mi trabajo fueron comprensivos y se preocuparon por mi, además de que también estuvieron tristes por lo de mi hija, me hacían bromas diciendo que no importaba que la trajera que aquí seria guardería, pero todo eso se esfumo, el dolor aun sigue y la psicóloga me ve muy mejorada pero por momentos el dolor es muy fuerte que me dan ganas de ponerme a llorar hasta quedarme sin lagrimas … Era mi primer hija, mi luz que se fue extinguiendo poco a poco..
    Te mando un gran abrazo Mamita y espero que todo mejore para nosotras

    Me gusta

  2. Hola Leticia,
    Lo siento mucho lo que te pasó…increíble y tan injusto…ya es bastante peder un hija o una hija…
    Quedamos embarazadas casi el mismo tiempo, yo en febrero del 2013. Nosotros perdimos nuestra hija Yanua en noviembre, 2 semanas después de que nació a 38 semanas, por un problema de corazón… aquí en Ecuador dónde vivimos. Cuando Yanua estuvo en cuidados intensivos no pudimos estar con ella todo el tiempo como hubiera sido en Alemania (de dónde soy yo). Cuando murió estuvo feo, trataron de reanimarla aunque estaba claro de que ya no hubo latido por mucho tiempo y no nos dejaron estar con ella, y después estuvimos solos con el cuerpo… Quisiera haber tenido más acompañamiento y ayuda en este momento…pero comparado con lo que pasó a ustedes fuimos tratados muy bien… Pudimos cremar a nuestra hija y votar las cenizas en una montaña aquí dónde vamos para recordarla.
    ¡Te mando un abrazo muy grande y mucha fuerza para seguir adelante y paraguardar los buenos recuerdos de tu hija!

    Me gusta

    • YO SOY DE VENEZUELA SIENTO MUCHO LO DE SUS BEBES, MI PRÍNCIPE HOY CUMPLIRÍA 3 MESES. TENGO UN HIJO HERMOSO DE 2 AÑOS EN LA MISMA CONDICIÓN DE PARTO DE ALTO RIESGO DE 31 SEMANAS NACIO POR PARTO NORMAL EN UN HOSPITAL DE CARACAS PESO 2200 Y MIDIO 49 CM. EL ESCENARIO DE JUAN FUE DISTINTO ROMPI FUENTE A LAS 26 SEMANAS PASE POR CCS 9 HORAS Y RECORRER 10 CLINICAS Y HOSPITALES ME ATENDIERON EN UNA DE LAS CLINICAS MAS CARAS DE CARACAS UN MEDICO QUE HOY EN DIA ES MI GINECOLOGO, PUES LA QUE ME CONTROLABA MI EMBARAZO ME DEJO A LA BUENA DE DIOS. LLEGUE ME ATENDIERON ME HICIERON CESAREA A LAS 6:20 NACIO MI 2 DO HIJO LLORO ME MIRO ERA PEQUEÑO MORENITO PERO NEGRO SUPER PELUDO COMO MI SOBRINO PESO 1 KG MIDIO 34 CM DESAFIANDO CUALQUIER ESCENARIO MI GUERRERO NACIO Y LLORANDO. PASARON LAS PRIMERAS 24 HORAS LO PUDE VISITAR 4 VECES EN LA UNIDAD DE CUIDADES INTENSIVO (UCIN) NOS ENAMORAMOS TOTALMENTE RECONOCIA MI VOZ Y MI OLOR AUNQUE SOLO LO CARGUE DESPUES QUE MURIO AL DIA SIGUIENTE. EMPEZO LA TORTURA LOS COSTOS MEGA ELEVADOS EL SEGURO CUBRIO LO DE MIHIJO LO MIO LO PAGA,OS EN EFECTIVO. PAPELEO FUNERARIO EN FIN. MI GUERRERO MURIO DE HEMORRAGIA PULMONAR SEVERA DESPUES DE DOS PAROS RESPIRATORIOS DONDE LA MAQUINA O ENCYBADORA SOLO AVISO 1 SOLA VEZ SU PRIMER PARO LO AFRONTO SOLO. QUIZAS SI LA MAQUINA HUBIERA AVISADO LE HUBIERAN DADO LOS PRIMEROS AUXILIOS Y HOY ESTUVIERA EN MIS BRAZOS. LUEGO Q MURIO LLEGO EL PADRE LE DAN LA EXHUMACION EL MOMENTO MAS DURO HASTA ESE MOMENTO. LUEGO ME DAN DE ALTA Y AL DIA SIGUIENTE LO ENTERRAMOS CON EL SE FUE PARTE DE MI JAMAS OLVIDARE VER AL AMOR DE MI VIDA CON LA HURNITA BLANCA Q CONTENIA NUESTRO FRUTO DE AMOR. AL LLEGAR A CASA MI HIJO ESPERANDOME PREGUNTANDO CUANDO LLEGABA SU HERMANO. AUN LO ESTA ESPERANDO. LO EXTRAÑO MUCHO.

      QUE DIOS LE BENDIGA SUS ANGELES DONDE QUIERAN Q ESTEN.. ELLOS NOS DEJARON SU SOPLO DE VIDA Y UNA HERMOSA PERO DURA EXPERIENCIA….

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s