Los Caminos

Nadie sabrá la tristeza que llevan mis lágrimas,

nadíe sentirá el vació que llevo dentro,

todos desconocen lo que siento y lo que soy sin ti.

Cuando les platico cómo me encuentro

me doy cuenta de su lastima e incomodidad. 

Y aunque todos desconocen lo que vivo a diario, 

si me doblego, se atreven a juzgar,

me dan consejos inútiles,

que seguramente ni ellos podrían lograr.

En este momento ya no busco consuelo,

y me alejo de aquellos a quien no les alcanzo a importar.

Sé que no necesito la ayuda de nadie,

me basta con el amor que siento por mi hijo para continuar.

Ni mi familia puede comprenderme, 

tal vez ya se cansaron de verme llorar,

se fastidiaron de que les hable de alguien que nunca conocieron,

que nunca pudieron amar…

Imagen

Esas palabras las escribí hace tiempo, cuando comenzaba mi camino, puedo ver lo sola que me sentía.

Yo sé que no soy la única a la que le ha sucedido esto, yo se que todos en algún momento hemos renegado del mundo entero, porque nos dejan solos con este sentimiento que es más grande que nosotros.

Sé que a todos nos ha pasado, que nos sentimos incomprendidos, abandonados, por Dios, por la familia, por nuestra pareja, por nuestro hijo, pero créanme que es necesario cada cosa que llegamos a sentir, porque solo así nos descubrimos a nosotros mismos. Necesitamos rompernos a pedazos, caer al suelo, y así después de mucho llorar, vamos uniendo los pedazos, en la mayoría de las veces seremos otros frente al espejo, pues nunca volvemos a ser igual, a sentir igual.

Es nuestro camino, es nuestro andar, no lo elegimos, no lo deseamos, no lo queremos… Pero no podemos dar la vuelta y recorrer otro.

Es nuestro deber saber por dónde andar, podemos elegir vivir en las sombras del pasado, reviviendo una y mil veces algo que ya sucedió y no volverá, podemos no mirar éste cielo, por preferir el otro en el que nuestra felicidad era más grande, Pero si nos quedamos ahí tal vez perdamos la vida entera y al final nos daremos cuenta que se marcho aquello que nos pudo haber dado de nuevo felicidad.

También hay otro camino, mas duro en un principio, pero más bello al final y es aceptar que nuestro hijo se marcho, que no regresará su cuerpo nunca más, que los sueños que creamos cuando él estaba a nuestro lado, tienen que transformarse. Tenemos que seguir viviendo aun sin ellos de la mano, tenemos que sacar fuerza para volver a soñar, a sonreír, a planear nuestra nueva realidad, tenemos que construir nuevos sueños, a veces con lagrimas en los ojos, pero con el orgullo de que vencimos a la muerte, de que no se llevo a nuestro hijo por completo, pues en cada nueva ilusión y en cada logro va su nombre, pues nuestra vida se vuelve un homenaje para él, para todo lo que nos dejo. Claro para esto se necesita gran fuerza y valentía.

Yo no les puedo decir cuál camino elegir, ni siquiera estoy segura que sólo estos sean los caminos.

En este momento ya les puedo decir, que debemos de agarrar la vida y amarla, no sólo por lo que tuvimos, sino por lo que tenemos. Tenemos un hijo, podemos amarlo y soñarle tanto como lo queramos, podemos nombrarle y llorarle. Podemos pedir ayuda si lo necesitamos, tenemos derecho a hablar de nuestro dolor. Tenemos derecho a vivir acompañados, sé que para nuestra familia es muy difícil decirnos algo, incluso abrazarnos, tienen miedo de herirnos, sé que no saben si es correcto preguntar cómo nos sentimos. Habrá personas sin duda alguna que sí serán totalmente indiferentes, pero la mayoría ama a  nuestros hijos más de lo que nos imaginamos y le recuerdan porque alguien tan importante no pudo pasar por el mundo y solo dejar huella en un corazón.

 

8 comentarios en “Los Caminos

    • Un abrazo para ti también Corinna, y sí es difícil pero tu hija te dará la fuerza necesaria para seguir, deseo de corazón que tu alma encuentre pronto su camino, uno donde vayas con tu nena de la mano pero viviendo intensamente todo lo que te rodea.

      Me gusta

  1. Han pasado 5 meses desde que mi hija se nos fue, mi Sofía, y me identifico con cada una de sus palabras. Ahora estoy en el tiempo que quiero honrarle, y recordar a mi bebe Sofía con todo amor, sin dolor, con mi esposo creamos un jardín para ella, y todos los días hablamos y nos encontramos allí.

    Me gusta

  2. han pasado 6 eternos meses desde q mi bebe falleció, siento que al irse el se fue mi vida, ya no le encuentro sentido a nada, no quiero seguir sin el,todo el día lloro y siento q jamas se acabara mi dolor… intento sonreir y encontrar motivos para seguir pero es muy difícil,el encontrar este sitio me ha sido de mucha ayuda,me identifico con cada palabra que escribes…. Gracias por compartir tu experiencia.

    Me gusta

    • Gracias a ti Ana por formar parte de esto, ahora solo te puedo decir que sí, parte de nosotras se fue con ellos, pero no por eso estamos incompletas, pues una parte de ellos también se quedo a nuestro lado, y e precisamente eso, lo que poco a poco, con paciencia y amor, podrás encontrar paz para tu corazón, para tu cuerpo y para la hermosa mujer que eres.

      Me gusta

  3. Pero es verdad que ya no somos las mismas después de lo ocurrido. nos inunda un amor y un dolor taaaan grande. pero también es cierto que ahora tengo un objetivo en mi vida, que es encontrarme con mi hermosa nena. tengo fe que llegara el día en que Dios me la devolverá, un ángel la levantara en sus brazos y la entregará en los míos y entenderé cual fue su propósito en mi vida. viviremos juntas por siempre. yyyyyy este pensamiento es el que me motiva a diario

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s