Él, yo, nosotros y el duelo 2 años después…

Han pasado casi dos años desde que Joaquín y Víctor murieron, a veces pareciera que paso en un suspiro y a veces que fue una eternidad llegar hasta el día de hoy en medio de una agridulce situación: Lucia llegará al mundo y ellos cumplirán dos años que no estan.

Hace dos semanas llegó mi esposo con las cunas y el cambiador para armar el cuarto de la bebé, con las cunas de ellos que ahora será donde ella duerma…

Aun que sabía que este día tenía que llegar no estaba preparada, creo que en realidad nunca iba a estar preparada para ese paso, hasta cierto punto creo que fue la mejor manera de hacerlo, por que saber una fecha y hora exacta hubiera acabado con mis nervios….

Después de dos años transitando por el este camino creo que hemos aprendido  a entendernos. No, en definitiva no ha sido fácil, pero tampoco imposible.

EL

En el transcuros de estos  años he escrito algo sobre nuestro camino como pareja. Ya he platicado un poco sobre como creía que al parecer él habia encontrado paz más rápido, no había perdido la fé como lo hice yo, o había encontrado una formula mágica para llevar el dolor de la perdida.

Pero la verdad es que el a diferencia de como lo hago yo, en estos años, él ha sacado su dolor compartiendolo y hablandolo conmigo cuando lo necesita, de cuando en cuando lo escucho  hablarme desde su corazón de como le asusto saber que no solo la vida de sus bebés sino también la mía estaba en peligro, de como en un momento su mundo le cambio por completo y de como el hizo todo lo que estaba en sus manos para hacer todo lo “humanamente necesario” para que ellos y yo recibieramos la mejor atención, que él mas no pudo hacer, y no puedo mentir pues en verdad así fue.

En estos años su manera de lidiar con el dolor ha sido ser el pilar en el que yo llego a desmoronarme y que cuando lo necesita me comparte de a poquito sus sentimientos.

YO

No tengo que dar detalles especificos para que ustedes mamis me entiendan por que ya saben en carne propia el dolor del lado de una madre. Creo que la palabra que lo describe mejor es “desastre”, yo completa era un desastre emocional.  Le tenía  envídia a mi esposo por que el se veían tan entero y por que había encontrado una fórmula (la cual yo no lograba entender) de llevarlo con calma y serenidad, él había enontrado la paz que yo tanto quería. Me frustraba ver que a él ya no le dolía.

Pero después me fue regalando de a poquito momentos en los que me compartía su dolor y me senti afortunada… no es que me guste que sufra, pero me  quito las envidias y las frustraciones, lo sentí verdaderamente a mi lado, lo comprendíy a la ves me sentí entendida.

NOSOTROS

Puedo decirles lo ovbio: que hombres y mujeres llevamos el duelo diferente, eso ya lo saben, es como decirles a manera de primicia que el círculo es redondo o que las donas tienen un hoyo en el centro.

Pero también puedo compartirles que se puede llevar el duelo y la relación de pareja, muchas veces es muy complicado pero la pareja puede sobrevivir.

El no necesita de rituales, velas encendidas y manualidades los días especiales para llevarlos en el corazón, no necesita llorar hasta agotar su reserva de lágrimas, escribir o leer libros de duelo. Así como yo simplemente no puedo sacar el dolor de a poquito y a cuenta gotas, mi alma necesita  cosas diferentes que la suya.

Nos costo trabajo pero en estos dos años aprendimos a respetar y tener paciencia, desacuerdos, pleitos, enojos pero al final entendimos y todavia tratamos de entender que cada uno tiene sus maneras de llevarlos en el corazón.

El enteinde mis locuras, yo respeo sus silencios…

2 AÑOS DESPUÉS

Él llego con los muebles del cuarto que fue de ellos para armarlos para ella, nuestra arcoiris, para Lucia.

Los dejó y se fue a continuar con su día de trabajo, los vi y me ahogue en un llanto que no tenía fin, tenía casi dos años sin ver esos muebles. Cuado llegó me encontró hecha un desastre, me besó la frente y me espero a que me calmara, me contó que cuando sacaba los muebles de donde estaban guardados sintió un hueco, que recordo el día que tuvo que desarmarlos y llevarlos a guardar cuando yo,no soportaba verlos después de la muerte de Joaquín y Víctor. Y lo agridulceque será que Lucia nazca en el mismo mes que ellos nacieron y murieron…

Pero también me ha contado la ilusión que le da que Lucia venga y que pueda usar las cunas de sus hermanos.

No me esperaba ese día que trajera los muebles aun que sabía que ese momeno llegaría.

Ese día el entendió mi llanto y yo tuve que respetar la ilusión que tiene de armarle el cuarto a nuestra niña, y que eso no quiere decir que ellos no importan, ellos siempre están y estarán presentes.

 

¿te gustaría compartirnos como ha sido el duelo con tu pareja?

image

8 comentarios en “Él, yo, nosotros y el duelo 2 años después…

  1. Hay Fer que fuerte, sabes estas palabras me llegan “no había perdido la fé como lo hice yo”.
    El y yo no estamos juntos pero me dijo justamente hoy, no dejes de creer tu me lo enseñaste, y la verdad es que desde que paso lo de Helena, soy mujer de poca fe.

    Gracias por tu compartir.

    Te mando un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Crys a veces creo que estomde perder la fe es solo una etapa y que después, a nuestros tiempos iremos volviendo a tenerla, no se pueden forzar las cosas… que triste que tu pareja y tu se hayan separado despues de Helena…

      Gracias por compartir y gracias por tu abrazo, te mando uno de vuelta hasta donde estas!… 😉

      Me gusta

  2. Precioso. Somos diferentes, y eso también es bueno porque nos complementamos. Cada uno tiene sus tiempos y sus espacios. Al principio nosotras estamos tan mal que ellos se ven obligados a ser los fuertes, a no flaquear, a no mostrar sus verdaderos sentimientos…

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Que fuerte Fer, arreglar el cuartito de Lucia con las emociones y los recuerdos mezclados y aún frescos de Víctor y Joaquín, muy difícil y hermoso a la vez; la verdad, no me imagino a mi misma haciendo lo mismo en una situación similar, unque entiendo que las fuerzas que a veces faltan te las da la ilusión de tu hermoso arcoiris.
    Un abrazo!

    Me gusta

  4. Te entiendo. Mi nena partió a las 37 semanas de gestación, Y después de seis años tengo un hermoso bebe varón que amo tanto, pero no fue fácil. ni el embarazo, ni su llegada. me refiero emocionalmente. saque una caja cubierta con papel rosa que dice es niña, en el interior objetos que hubiesen sido de mi nena, había de todo, elegí con lagrimas en los ojos todo lo blanco, lo amarillo, lo azul y lo que se pudiera usar. No estaba tan convencida pero el me convenció y esq entre tanto conflicto emocional no había preparado nada para el nuevo bebe. también saco mi esposo una pequeña cuna, q igual que tu habíamos desarmado y guardado. te entiendo porq no es fácil, a pesar de la alegría inmensa que te da un nuevo bebe, la herida sigue ahí y el dolor se renueva en cada recuerdo. sigue adelante te comprendo. Ahora te platico soy taaaaan feliz con mi bebe de 5 meses apenas, pero nunca dejare de amar y recordar a michell mi niña hermosa. pues siempre tendré igual que tu, una lagrima por su recuerdo. FELICIDADES POR TU NUEVO BEBE!!!! te mando saludos y bendiciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s