De nada sirve contar… #habloporqueimporta

Estos días he estado reflexionando sobre los números, sí los números. Están tan presentes en nuestra vida que parece que sin ellos los días no avanzan, los instantes no cuentan y las personas tampoco.

Sin el número de nuestra edad, del día de nuestro cumpleaños, ¿cómo sabríamos cuánto es que llevamos viviendo?

Estamos tan acostumbrados a contarlo todo, a ponerle número a lo que nos rodea, a cada cosa, que por eso no me extraña que a los demás les parezca que el amor también se cuenta, y en nuestro caso que el dolor también va ligado a un número.

Contamos amigos, cumpleaños, días, distancias, los dedos de la mano, etc., hasta parece que mi duelo tiene fecha de expiración. ¿Pero de verdad las cantidades importan? Para mi lo más importante es tener amigos, vivir, lo que encuentro al llegar a un lugar, y tener un cuerpo sano; me importa crear un duelo. El dolor por la muerte de nuestros hijos es muy grande, no por los días a su lado, sino por los sueños creados, pues a los padres la muerte nos lastima, por los recuerdos, pero también por todo los planes que no se verán cumplidos. Así es como me he dado cuenta que contar no sirve de nada, para que comprendan lo que siento, es mejor hablar de mi hijo, de todo lo que la vida me ha cambiado.

Cuántas veces al decir que nuestro hijo ha muerto, enseguida nos preguntan qué edad tenía, y cuando contestamos – estaba en el vientre, tenía “x” meses de gestación, o falleció a los “x” días después de nacer –  nos dicen – ¡Ah, estaba muy pequeño, pensé que era más grande!  o, ¡Qué bueno que fue así, cuando aún ni lo conocías bien! -, y lo más doloroso, – ¡Mejor ahora, que aún era un bebé y no más grande! -.

Por qué, por qué debía ser más grande para que la muerte de mi hijo pueda dolerme, por qué es mejor cuando es un bebé, no se dan cuenta que un hijo, es un hijo sin importar el tiempo que lo tuvimos, y al igual que un padre que llora por la muerte de su hijo fallecido a los 20, 30 años, a nosotros igual nos duele haberlo perdido.

Estamos equivocados al ponerle un simple número a la vida, porque así, nunca nadíe podrá comprender que no importa cuánto es que vivieron nuestros hijos, fuera o dentro del vientre, para nosotros, ellos son tan importantes como los niños que pueden crecer y “sumar más años en la tierra”.

Es verdad que, también yo he caído en eso, nunca pierdo la cuenta del cumpleaños de mi hijo, nunca se me olvida que tenía sólo 6 meses cuando nació; pero mi amor por él es tan grande que casi no importa que él sólo tenga 3 años, para mi parecen muchos más los que tiene existiendo en mi alma, porque lo adoro inmensamente.

Mi hijo, no vivió sólo 6 meses en mi vientre, mi hijo ha vivido mucho más, porque todo lo que me ha dejado es grande y  fuerte; obviamente me hubiese gustado mucho más tiempo con él, siempre me he quedado con ganas de un poquito más de su presencia (física). Pero para poder brindarle mi amor, con ese tiempo fue suficiente. 

Nunca compares el amor por mi bebé, con el que le tienes a tus hijos mayores, nunca creas que porque tu no lo viste, él no importa en el mundo. Tal vez, para muchos nuestros hijos sean indispensables, pero si supieran que gracias a ellos, existen padres como nosotros que hacen de este mundo un lugar más bello, pues tenemos un corazón, sí lleno de dolor, pero con un inmenso  Amor puro.

Cuando alguien me dice que no es lo mismo perder a un hijo siendo bebé, que a uno más grande. Si tiene hijos, le digo a esa persona – Tengo una pregunta para ti : Como dices que la muerte de un hijo duele más, entre más años tiene, entonces, ¿Preferirías que se muriera tu hijo más pequeño, que el más grande, porque como tiene menos años te dolería menos? –  Suelen mirarme enojados después de eso, sé que mis palabras pueden herir a alguien, pero ellos al cuestionar el amor y el dolor por mi hijo, también me hieren.

Así que sólo una cosa quiero, ya que este mes es dedicado a nuestros hijos, ocupemos estos días para recordarlos y honrarlos, para hablar de ellos en presente, no en pasado, abracemos a todo lo que vivimos a su lado y guardemos todo esto,  en un lugar donde no exista ni el tiempo y el espacio.

Hagamos llegar este mensaje a quienes poco entienden de lo que estamos viviendo, ya que todos los que formamos parte de este espacio nos podemos comprender bien, pero a quien no le ha tocado vivir la muerte de su hijo tan pequeño, muy poco pueden entender,  sólo así, #rompiendo el silencio, las cosas podrán tomar otro rumbo, sólo educándonos de esta forma, en la que ya no le pongan cifra a nuestros hijos. Debemos hacer que comprendan que, su edad para nosotros como padres, es lo que menos ha importado. Quiero que pronto seamos libres de crear nuestro duelo, y de recordar a nuestros hijos, y que la gente nos escuche, sin que para eso importe “Cuántos años tenían nuestros hijos”.

                                                   Dedicado a Elián, mi hijo, que me mostró éste mundo, donde la muerte nos sorprende, porque llega muy pronto, justo                                                            cuando yo esperaba  vida; pero a la vez, donde yo sorprendí a la muerte, porque aún existiendo tanto dolor, no                                                                       murió mi amor, puedo decir que gracias a ese amor mi hijo está cada día más vivo, más presente en mi vida.

 reloj_dali1

Si no existe cifra tan grande para enumerar el amor por tus hijos, no le pongas una, al amor que yo siento por el mío

3 comentarios en “De nada sirve contar… #habloporqueimporta

  1. Simplemente cierto…
    No porque sea un bebe el dolor es mas pequeño que si fuese mas grande! Es como ponerle valor a los hijos!! Mi bebe también volvió al cielo al mismo tiempo que el tuyo y para mi es y será el tiempo más hermoso, maravilloso y de amor más limpio y sincero de toda mi vida. Gracias a todo lo que e vivido me doy cuenta que no existe distancia para amar y que no importa el dolor porque el amor por Gaspar está por sobre todo esto. Gracias a el y por el me levante y seguí adelante! Se que el quiere que quien tanto lo ama sea feliz.. o al menod trate de serlo!

    Me gusta

  2. Muy cierto, esta semana me dijeron algo igual, “Amiga: Yo tengo un hijo de 16 años y aun me preocupo por el pero creo que es mas difícil cuando ya vivió unos años a cuando no lo conociste …” y yo así de como puedes decir eso apoco lo querrías menos si estuviera mas pequeño?. es tan cierto que muchas personas no pueden imaginarse que el dolor es enorme, haya tenido meses o años, no se mide el amor por el tiempo, y una amiga que no es ni siquiera madre me dijo “se aprende a vivir con el dolor, vuelves a sonreír y no te das cuenta, a mi me paso con mi mamá” .
    Gracias por contarnos, me gusto mucho y lo voy a compartir 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s