Lo innombrable. #Habloporquemeimporta #Rompeelsilencio

Otoño

La pérdida de un ser querido es de por sí un momento duro en la vida de cualquier ser humano.

Perder a alguien con quien has recorrido un trecho del camino, al que amas, al que añoras, sin cuya presencia ya no eres capaz de imaginarte tu vida.

En general hay mucho desconocimiento en la sociedad sobre cómo lidiar con las emociones que arrollan tras una pérdida.

Bueno, hay mucho desconocimiento sobre cómo lidiar con las emociones en cualquier circunstancia.

Los consejos que se escuchan a pie de calle y en las consultas de algunos profesionales no son desde luego ni acertados ni terapéuticamente hablando, sanos.

La persona que de repente se ve privada de la presencia del ser querido se sumerge en un caos emocional del que es muy difícil salir, porque no hay guías ni pautas, ni camino con piedritas que seguir.

Si además la pérdida sucede durante el embarazo o en el tiempo que rodea al parto, la incomprensión, el tabú, el silencio… son aún mayores.

Pasadas unas semanas nadie parece acordarse de ese bebé que pobló el vientre de una madre, los pensamientos de una pareja ilusionada, los planes de una familia.

Pasados unos meses ese bebé parece que ni existió, pues ya nadie habla de él.

Es lo innombrable.

En muchos casos sólo las madres lo recuerdan, lo nombran, lo añoran, hablan de él.

Atesoran recuerdos del fugaz espacio de tiempo que pasó por sus vidas como queriéndose agarrar a la certeza de que no fue tan sólo un sueño.

Y muchas veces, un mal sueño.

No digo que los papás no se acuerden; no dudo del dolor que los acompañará el resto de sus días. Pero ellos tampoco hablan, se guardan para sí sus emociones, lo cual no contribuye mucho a cambiar las cosas.

Decíamos que son las madres mayormente quienes atesoran recuerdos, como tejiendo con ellos mantitas con las que arropar a sus pequeños bebés en las lejanas estrellas.

Ellas son las que guardan la memoria, las que tejen historias, las que ponen palabras a sus emociones, sentimientos.

Pero no es fácil.

En esta sociedad nadie nos enseñó a hacerlo.

Nos enseñaron a callar y a cerrar la puerta a nuestro mundo interno para hacer “como si nada hubiera ocurrido”.

Eso es lo que nos recomiendan para no sufrir.

Porque si hablas de ello, si recuerdas, si tienes presente a tu hijo, sufrirás más.

Sin embargo esto es una gran mentira.

Sólo atravesando el dolor podremos superarlo.

Sólo poniendo nombre a lo que sentimos podremos sanarnos.

Sólo recordando y atesorando sus recuerdos constatamos que nuestros hijos existieron, existen eternamente para nosotras, para la Vida.

#Habloporquemeimporta

Porque es mi hijo, porque soy su madre.

Porque añoro acunarlo en mis brazos.

Porque es una de las personas más importantes de mi vida.

Porque lo amo hasta dolerme.

Porque nadie me va a robar mi derecho a ser madre.

Mi derecho a enseñar la foto de mi hijo a quien quiera verla.

Mi derecho a hablar de él cuando me dé la gana

Mi derecho a reservarme el derecho a callar cuando yo lo decida.

#Rompeelsilencio

Porque sólo poniendo nombre a lo innombrable puedo romper el silencio, eliminar el tabú, abrir las compuertas de la vida, recorrer el camino del duelo.

Un camino que se nos niega a las madres que perdemos un bebé en el seno.

Sólo hablando y compartiendo podremos sanar el alma y transitar el camino que nos pertenece por derecho propio.

Mónica Álvarez

http://duelogestacionalyperinatal.com/coaching/

http://duelogestacionalyperinatal.com/formacion-on-line/

4 comentarios en “Lo innombrable. #Habloporquemeimporta #Rompeelsilencio

  1. Es muy cierto Mony, me da un coraje que te digan las frases típicas para estos casos. No llegan a comprender el dolor porque ni siquiera lo imaginan. Tengo amigos que hablan de mi niña o le dicen Helena o Altair y eso me gusta cuando la nombran, porque fue importante y parte de su vida y me ayudan a reir otra vez. Te mando un gran abrazo

    Me gusta

  2. Creo que todas nos sentimos muy identificadas con tus palabras.
    Hace casi dos meses que mi princesa se fue, y tengo muchas veces esa sensación que dices “queriéndose agarrar a la certeza de que no fue tan sólo un sueño”.
    Gracias por tus palabras son de gran ayuda y por tu libro (a donde van nuestros hijos cuando se van tan pronto?) tu manera de ver las cosas es muy parecida a la mia y eso me tranquiliza, ya lo lei un par de veces y me encanta el apartado que dice que nos quedemos con lo que nos sana y nos hace bien, tengo esa frase muy presente en el dia a día. Gracias.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Mi más sentido pésame por tu princesa y muchas gracias por tus palabras Lorena. Me alegro mucho de que mis escritos sirvan a otras personas para poner palabras a lo que sienten. Y sí, es importante no regodearse en lo que nos hace daño, porque no sirve para mucho. En cambio lo que nos sana, aunque a veces a ojos de los demás no sea “correcto”, es lo que a nosotras nos sirve, y el camino a seguir. Pues nuestro instinto a veces llega mucho más allá que lo que dictan los manuales. Cada una somos expertas en nosotras mismas. Bueno, que me enrollo, jeje.
      Un abrazo muy fuerte!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s