No hay quién quisiera sobrevivir #sobrevivi

Siempre quise ser mamá.

¿Qué querés ser cuando seas grande? Mamá.

¿Qué querés hacer sí o sí antes de morirte? Tener hijitos.

Siempre.

Cuando se me acercaba la maternidad y empezaba a pensar en hipotéticos, me preguntaba cómo sería si algún día me pasaran, como madre, cosas difíciles: si tuviera un hijo con necesidades muy especiales, cómo sería si tuviera que transitar largos y duros procesos de adopción… qué haría si tuviera un hijo que muriera. La respuesta a este último escenario hipotético que nunca jamás sería real para mí era fácil: si un hijo se me muere, me voy con él. No dejaría que un hijo mío estuviera solo. No podriá abandonar a mi hijo en la muerte. Si mi hijo se muriera, me moriría con él. Para acompañarlo, para cuidarlo; para ser su mamá. ¿Cómo pudiera un madre, al morir su hijo, seguir viviendo? Ma parecía impensable, egoísta, frío.

La vida, con sus vueltas, sus razones y sus sinsentidos, me trajo a dónde estoy yo. Mi hija sí que murió. Y yo no. Yo sigo aquí. Vivo, respiro, gozo de esta vida. Tengo momentos de profundo dolor, y también momentos de emocionante felicidad. Mi hija ha muerto y yo soy plenamente feliz.sobreviviente

No solo parece imposible, sino que hasta parece horroroso, ¿verdad? ¿Ser feliz aún cuando ha muerto mi hija? ¿Será que no la quiero? Impensable que pueda seguir la vida si Luna murió. Imperdonable que pueda disfrutar y ser profundamente feliz. Si soy profundamente feliz, igual ese dolor del que hablo no es verdadero.

Pero sí. Las dos cosas son verdad. El pedacito de vida que siempre falta, y también los momentos de felicidad.

Sobrevivir es fácil. O no. A veces es muy difícil. A veces es un reto de cada día. A veces hace falta tanta ayuda. A veces nos tenemos que obligar.

Aún cuando sobrevivir es fácil, vivir una vida que valga la pena sigue siendo un reto. ¿Y por qué lo hacemos? ¿Para qué lo hacemos?

Y no quiero ser una sobreviviente. ¿Sobrevivir a mi hija? Ninguna madre desearía jamás sobrevivir a sus hijos. Ni hijos en su útero, ni hijos pequeños, ni hijos adultos. Los hijos están para parirlos, para criarlos y amarlos. Por nuestros hijos hacemos lo que sea, todo, la vida entera, todo, en un suspiro, entregamos por ellos. ¿Pero sobrevivir su muerte? Eso sí que no. Eso probablemente es lo único que ninguna madre jamás desearía tener que hacer.

Los hijos son una exigencia enorme. Los hijos son un sacrificio. Te cambian la vida. Te vacían y cuando te vaciaron, necesitan más de vos. Para eso estamos. Para eso somos la mamá. ¿Pero ser la mamá de un hijo que ha muerto? Es como que te pidiera el único sacrificio que no estamos dispuestas a hacer por un hijo: vivir sin él. Sobrevivir a un hijo es lo único que una madre le negaría a su hijo.

Y sin embargo, acá estamos.

Y sobrevivimos. Vivimos. Sin ellos.

Y está, mi chiquita hermosa, en cada latido de mi corazón. Es todo el amor, y es todo el dolor. Y esa dicotomía eterna es la vida de una madre sobreviviente.

* Sé que no siempre es posible sobrevivir. O no siempre es fácil, o factible. La depresión posparto es una realidad que enfrentamos muchas mamás. Y en el caso de mamás cuyos bebés han muerto, puede ser una realidad díficil de llevar adelante sin apoyo. Si crees que tu duelo está siendo demasiado duro, si te cuesta demasiado seguir adelante, por favor, busca ayuda. A veces la ayuda es un grupo de apoyo mutuo. A veces es un profesional, una psicóloga capacitada para cuidar a quienes transitan este momento tan difícil y doloroso. Buscar ayuda es cuidarnos, es honrar el amor de nuestros hijos. Es muy difícil vivir sin un hijo. Merecemos recibir toda la ayuda y el apoyo que necesitamos para enfrentarnos a la vida. Comadre, un fuerte abrazo. Sos una valiente.

3 comentarios en “No hay quién quisiera sobrevivir #sobrevivi

  1. Es difícil sobrevivir… reír, encontrar la felicidad en las pequeñas cosas, aprender a hacer un hueco en nuestra vida a los hijos que se fueron, pero que a la vez están… hermosas palabras, Cheli.

    Un abrazo… “la luna me sonríe”

    Me gusta

  2. Cheli, esto me recordó una canción de Arjona, la de Vivir sin ti es posible. Esa canción la escucho porque me recuerda que tengo todo excepto a mi Hija y lloro, y me duele en el alma y cada que escribo los ojos se me llenan de lagrimas y trato de contenerlas, pero no siempre puedo.

    He tenido ratos de Alegría y es cierto quién podría reir después de la muerte de un hijo? Pensaran que somos egoístas, pero no lo es creo que aprendemos a reir de una nueva manera, compartiendo sonrisas al cielo, porque nos hace falta esa personita que cargamos en nuestro vientre por x tiempo, ese hijo que deseamos desde el antes de concebirlo, por esas ilusiones que volaron y ahora revolotean a nuestro lado.

    Gracias Cheli

    Le gusta a 1 persona

  3. Como lograste ser feliz y sonreir…. yo todavía no puedo, aunque claro que me gustaría en honor a El…. tus palabras han llegado a mi corazón porque manifiestan mi sentir…. Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s