Mi Matías #sobrevivi

Hola, mi nombre es Emma Barbosa, soy de Nuevo León México y al igual que ustedes yo también tengo un angelito que me guía y da las fuerzas para seguir adelante, la historia que me trajo aquí es la siguiente:

Recibí la mejor noticia de mi vía el día 22 de enero, ya que mediante una prueba casera salio lo tan anhelado, estábamos embarazados, recuerdo que la noticia se la dí a mi esposo dejándole la prueba y una nota que decía lo siguiente “Papi tu aun no me conoces pero espero que me quieras tanto como yo te voy a querer a ti”, mi esposo salto de la emoción y en ese momento nos dimos un abrazo tan especial, a partir de ahí comenzaron los que sería los mejores días de mi vida, superamos algunos problemas y rebasamos los tres meses, así que ya todo era perfecto, no podía imaginar que algo saliera mal y yo no llegaría a tenerle en mis brazos.
Con 18 semanas de embarazo decidimos hacernos un eco para saber el si sería niño o niña, y fue ahí donde vimos que esperábamos un hombrecito, nuestro Matías (nombre que mi esposo eligió desde el primer día que supimos que te esperábamos. Para nuestra sorpresa dos días más tarde un viernes 11 de abril a las 18.5 semanas se me revienta la fuente, ¿Cómo podía ser eso posible?, inmediatamente nos trasladamos al hospital y fue ahí donde dijeron lo que temíamos, nuestro hijo tenia que nacer sin probabilidades de vivir al ser tan pequeño.

Fue ese mismo día que me indujeron el parto, y así sola sin anestesia, nació, para después realizarme un legrado, tuve la inmesa dicha de tenerlo conmigo al menos 10 minutos, observar su diminuto cuerpecito, y ver como ya a sus 4 meses era igualito a su papá.

Fue ahí donde descubrí el verdadero dolor me di cuenta que nada volvería a ser igual.

Conforme pasaron los días el dolor fue cambiando, inicio como una profunda desolación me costaba imaginar mi vida, sentía que me volvía loca con tantas cosas rondando en mi cabeza (¿Por qué a mí?, ¿Y si no vuelvo a embarazarme?), poco a poco el dolor disminuyo pero las ideas seguían rondando mi cabeza, consultas para ver qué había pasado, sin encontrar respuestas. Hasta que un día comprendí que no las encontraría, que mi hijo tuvo una misión para su corto pasó por la vida terrenal.

Ahora trato de disfrutar cada amanecer, cada risa, cada llanto, cada momento con mi esposo y familia, porque sé que la vida puede acabar y porque es una forma de honrar a mi hijo, agradezco haberlo conocido, agradezco a Dios permitirme ser madre.

6 comentarios en “Mi Matías #sobrevivi

  1. Enma, comparto contigo que nada es igual. Y la frase “Hasta que un día comprendí que no las encontraría, que mi hijo tuvo una misión para su corto pasó por la vida terrenal”, la tomo para mi hija Amelia Sofía. Gracias por compartir

    Le gusta a 1 persona

  2. Nuestra historia es muy parecida Emma. A mi se me rompió la fuente a las 16 semanas, mi bebé estaba sin líquido amniótico pero su corazoncito latía con fuerza, a pesar de las pocas posibilidades ella seguía luchando y así la tuve dentro de mí hasta las 18.5 semanas que se fue al cielo, esto fue el pasado 31 de agosto. Me identifico mucho contigo, con tu sentir, a mi me pasa lo mismo, hoy veo todo lo que me rodea de una manera distina. Te mando un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s