del dolor al amor #deldoloralamor

Image and video hosting by TinyPicVes caras del ginecólogo. Miras el ecografo. Lo vuelves a mirar porque tu bebé esta quieto. Más caras.  De pronto suelta algo que no querías oír y estabas temiendo: no hay latido.

Esas palabras caen sobre ti como una losa muy pesada que te hunde hasta el fondo de un pozo muy profundo.

El dolor es tan fuerte no te deja ni respirar.Intentas hacer tu día a día pero es imposible hacerlo con normalidad.

Vuelves a intentarlo con esperanzas de que podrá salir bien otro embarazo.  Otra vez caras. Otra  vez miras  el ecógrafo. Ya no hace falta que la ginecóloga diga nada. Empiezas a gritar ¡no, no puede ser, otra vez no! Te da la sensación es una pesadilla que se repite.

Te hundes más  y más.

Maldices a la gente que tiene más  de un hijo vivo. Piensas ¿porque ellos sí y yo no? ¿Que he hecho para no merecerlo?

Odias ver carritos sobre todo si van con otros hijos mayores. Odias a las embarazadas porque en el fondo piensas que todas son felices y les va  genial. ¿A ti porque no te puede ir bien? Odias pasar hasta por los parques porque pueden haber hermanos jugando. Eso es como clavarte un puñal en el pecho cada vez que lo ves. Te supera. No lo soportas.

Va pasando el tiempo … ese dolor que te mata ya no es tanto..

Un día te levantas ese dolor tan profundo ya no esta.

Llega un día que ves hermanos  ya no te duele, no odias a las embarazadas, ni ver carritos….

El amor que antes sentías con nostalgia por su ausencia ha pasado a un amor  tranquilo y feliz.

Ya no hay lágrimas. No hay tristeza. Solo hay felicidad porque hayan existido y sean mis pequeñas. Mis pequeñas invisibles.

 

2 comentarios en “del dolor al amor #deldoloralamor

  1. Yo pensé que el dolor ya no estaba. Pero me quivoqué. Ayer que fue mi cumpleaños, era invitable sentirme destrozada. A un año, pienso que el dolor siempre estará allí, pero ya no es un dolor de amargura o de enojo, sino es un dolor de extrañar en lo más profundo a mi Gotita de Amor, a mi Amelia Sofía. Es compartir eventos familiares, pero extrañar su lugar, pensar que la pude tener conmigo, pero no es así. Hay un paso muy cortito entre la amargura y la aceptación.

    Me gusta

  2. El dlor de no tener a nuestros bebés es inevitable. Con terapia aprendí a aceptar que mi Constanza no está, que nuca estará y que a pesar de ello debo continuar caminando. He aprendido a vivir sin ella, a reorganizar mi vida, a replantear mis metas. Estoy aprendiendo a vivir impulsada por su ausencia. Por que quiero que Conny desde el cielo se sienta orgullosa de mi para que el día que nos volvamos a encontrar pueda ver por fin sus hermosos ojos. Te amo Conny!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s