perdonarse #entrelaculpayelperdón

https://i0.wp.com/i62.tinypic.com/11b6lo2.jpg
El día que descubrí que Marta se había ido para siempre también descubrí algo que me torturo durante mucho tiempo: No había nada de liquido amniótico… Esa noticia me torturo durante mucho tiempo.

Me cargue a la espalda el peso de esa culpa. Mi hija había muerto por tener una madre incompetente. Una madre que no supo ver que estaba perdiendo liquido amniótico.

El día que descubrí que dentro mio había llevado dos niñas y no una. Ese día sentí una gran culpabilidad hacia Abril, mi pequeña gran sorpresa.

¿Cómo podía haber vivido dentro mio una niña sin sentirse amada mientras vivía?  ¿sin que nadie supiera ni que existía? Pobre hija mía, que madre tan mala le había tocado.

Tras las perdidas vino el odio profundo a mi útero al que literalmente llamaba  tumba de bebes, era un lugar inhóspito que en lugar de crear vida acababa con ella. El órgano que junto al corazón mas odiaba .

La culpabilidad por todo lo anterior me persiguió durante bastante tiempo,  avanzando en el duelo avance en la culpa absurda y pensé: ¿ mala madre con Marta? ¿ por qué? No viste que perdías el liquido amniótico ¿Si lo hubieras visto,  no te hubieras ido corriendo al hospital? Sí ,verdad, pues Marta tuvo la mejor madre que podía tener.

Con esta reflexión tan obvia y a la vez tan difícil  llegar a ella, entendí  que a Marta nadie la amaba mas que yo. Si se murió no fue porque yo no viese que perdía liquido amniótico. Realmente no sabemos que paso primero: su muerte o la perdida del liquido. ¿de que servia torturarme de esa forma cruel?

¿ como ibas a querer a una niña que no sabias ni qué existía? ¿Ahora la quieres? sí ¿hay culpables? aquí sí.

Los ginecólogos que tras seis ecografías no vieron que eran dos y no una. Su madre desde luego no lo era. Esta debo reconocer que fue mas sencilla al haber culpables reales. Siempre los culpare de no haberme dejado vivir mi embarazo de quince semanas como gemelar. Sólo eso. No de la muerte de mis hijas.

La mayor reconciliación fue la del útero. Este perdón hacia mi cuerpo que sentía que fallaba fue el mas duro de conseguir, esa reconciliación,  debo confesar, no llego del todo hasta que mi arco iris estuvo en mis brazos.

Perdonarse a una misma es tarea ardua pero necesaria para avanzar en el camino del duelo. Tranquilas poco a poco siempre llega ese perdón.

2 comentarios en “perdonarse #entrelaculpayelperdón

  1. wooo que impresión que no fuera una pequeña si no dos, al contrario de ti, a mi me aumento el liquido de una manera impresionante al punto de no dejarme respirar adecuadamente, y fue en menos de un par de semanas, una semana bastó para que aumentara drasticamente, y mi hija se fue, tampoco supe a ciencia cierta que paso, si le fallo algo a ella, a mi, que hice mal, pero las cosas no cambiaran, y tampoco creo que cambiaran si hubiera hecho algo diferente.

    aun me duele pero espero algún día tener un lindo arco iris despues de esta tormenta…

    Me gusta

  2. No se si algun dia yo pueda perdonarme, siento mucho odio y resentimiento hacia mi cuerpo, como puede ser posible que mi propio cuerpo me haya traicionado en tres ocasiones, expulsando a mis bebecitos amados antes de tiempo, como?! como puedo perdonarme?!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s