El arcoiris también tiene gris #detrásdelarcoiris

La muerte de un hijo es el dolor más grande que me puedo imaginar.

Se llama “bebé arcoiris” al hijo que nace después de la muerte de su hermanito mayor. No todas las familias llegan al arcoiris. Algunas, porque no lo desean. Para otras no será su momento, será demasiado doloroso, o por la razón secreta de sus corazones, no será su camino. Y aún otras mamás, otras familias, desean un bebé arcoiris con todas sus fuerzas, con todo el amor de su corazón, y los cuerpos hablan más fuerte. A veces el parto del hijo que murió dejó el cuerpo de la mamá tan roto que no puede tener otro hijo. A veces, simplemente, ese arcoiris no llega. Y el dolor se hace aún más intenso… por los hijos que no podemos acunar, por el sueño de un bebé calentito en brazos que no llegará… y vuelve la tormenta, y vuelve el dolor. Y nos enfrentamos, una vez más, con el sinsentido de la vida. Con la realidad de que la vida no es justa, que simplemente reparte sin razones y lo que toca, toca. Aunque parezca que hemos cumplido ya con el cupo de dolor y pérdida y falta, la vida nos entrega más muerte, más pérdida, más desesperanza. El arcoiris aún no llega. Y no sabemos si llegará. Es desesperante. Y a estas mamás, que con el corazón pisoteado y vuelto a pisotear, siguen levantándose de la cama cada día, siguen preparándose su café con leche y siguen teniendo una sonrisa, por más que cueste, para alguien en su día… a estas mamás, me quito el sombrero.

Eso es ser valiente, comadre.De esa valentía que nadie jamás querría tener que alabarse.

Te abrazo en la lejanía y a mi lado, comadre, porque hay que ser valiente para seguir viviendo con el corazón tan machacado y vuelto a machacar.

Y después, estamos las que esperamos, con felicidad cautelosa, la llegada de un pequeño bebé arcoiris. Somos las afortundas que crecemos, cada día un poquito más, con nuestras panzas redondas de un pequeño arcoiris. Es un milagro y un regalo y una maravilla. Lanzarse al vació después de haberse quedado con los brazos vacíos requiere de muchas ganas, un poquito de fé, y un cerrar de ojos y saltar sin pensar mucho. A veces, cuando tenemos suerte, la vida nos regala otro hijito, creciendo, vivo, sano. Quizás nadie entienda más que una mamá en duelo lo extraordinario que es gestar un bebé sano. Cada día que está vivo, que sigue creciendo como la gran mayoría de los bebés, es una pequeña confirmación de que las cosas pueden ser distintas esta vez. De que quizás, con suerte, no solo estemos embarazadas, sino que también llegará el día que paramos a ese hijo, y se deslice calentito y vivo, y se quede en nuestro pecho. Vivo. Amándonos. Y crecerá y vivirá y lo veremos cambiar y SER.

Es una promesa que no terminamos de creer del todo. Yo, por lo menos, no termino de creérmelo. Estoy tan feliz de estar embarazada. Tan orgullosa y radiante con mi panzota de 8 meses. Soy la esencia de la pachamama, soy vida, soy un milagro. Me veo hermosa y llevo en mí la bendición de la vida. Y justamente por eso hay días que la tristeza me abruma, que el miedo se cuela por cada rendija, que la necesidad de controlar las cosas acapara con el milagro y solo soy un nudito de penas, temores y nervios.

Por suerte, para mi gran sorpresa, esos momentos son los menos. Voy feliz y entregada, viviendo cada día, sin saber qué vendrá, pero confiando cada vez más en que vendrá un bebé sano, vivo, feliz. Un bebé que vivirá una larga vida. Su vida. Hacemos planes. Dejamos lugar para lo imprevisto, para las vueltas y saltos de la vida, lugar para amoldarnos y fluir.

Mis hijos mayores, que saben tanto más que yo sobre la vida, el amor y la muerte, quieren, con todo su ser, que nuestro bebito viva. Quieren que viva mucho tiempo. Tienen planes, tienen juegos pensados y tantas cosas que le quieren contar. Lo aman y lo llenan de besos, a este bebito que crece y se mueve dentro de mí. Saben que se puede morir. Porque para morir, solo hace falta estar vivo. Pero también, saben que su cuerpito se está formando para vivir, parece ser. Y saben que quieren, desde el fondo de su ser, que este bebé viva.

indigo arcoiris2Así son las charlas en casa. Charlas que abrazan la incertidumbre y el deseo. Charlas de vida (que también son charlas de muerte y de esperanza y de amor).

Todo esto son los tonos que nunca se dibujan en el arcoiris, son los grises, la escala de grises, que lo rodea. Porque sin tormenta, sin nubes, no puede haber semejante grandiosidad. Sin amor, sin luz y sin suerte, tampoco.

 

 

8 comentarios en “El arcoiris también tiene gris #detrásdelarcoiris

  1. Es tan real lo que dices, yo me siento agradecida por tener ya a mi arcoiris durmiendo a un ladito mio, la veo y no puedo creerlo.

    Sin embargo, es tan cierto que toda esta felicidad se ve empañada por el temor… Mi primer hijito nació bien, fuerte y falleció a los 4 meses por muerte de cuna, entonces ya se imaginaran que yo vivo en un hilo con la desesperación en el alma pensando que a mi arcoiris le pueda suceder lo mismo…

    Definitivamente ese es el lado gris del arcoiris sumado a los recuerdos de ese último día con mi hermoso bebito.

    Yo solo puedo decir que disfrutemos lo que tenemos, que llevemos siempre en el corazón y la mente a nuestros hijos que se adelantaron en el camino de regreso a nuestro verdadero hogar y que acunemos la fe en que los volveremos a ver y a abrazar…

    Como siempre digo, un día mas en esta vida, es un día menos para volver a estar con ellos.

    Me gusta

  2. Me he emocionado hasta las lagrimas !! siento k asi será el dia k Dios me permita nuevamente sentir esas pataditas en mi vientre !!! Dios te Bendiga y prontito llegue ese bebe que llegue para quedarseee siempree !! Un besooo

    Me gusta

  3. que lindas palabras y sencillamente te admiro por tanta valentia de volver a empezar.quisiera sentir lo mismo q tu pero el dolor de la partida de mi unico hijo está aun muy reciente ,creo que no tengo planes de nada aún solo espero que sucede en medio de la tormenta en la que estoy .Un abrazo mamá hermosa y que dios te siga llenando y fortaleciendo .

    Me gusta

  4. Yo luego de dos bbs que no pude hacer que lleguen a este mundo,llego depues de estar 8 meses en cama,despues de casi partir los dos en una cesarea de urgencia por emclancia,llego a este mundo mi hermoso Arcoiris,tuvo algunos problemas fisicos que se fueron resolviendo sin problemas a medida que fue creciendo,es una de las mas bellas cosas que me han pasado,junto a sus tres hermanos que el les a el abierto camino para que lleguen a este mundo,pero el 9 de abril de este año abrio sus alitas con 19 añitos y partio al cielo,fue un accidente,siempre lo cuide tanto,siempre tuve miedo de que le pasara algo,lo lleve y traje del colegio hasta que termino su secundaria,lo llevaba a tomar el colectivo para ir a la facultad porque era muy temprano,un niño lleno de amor,amado por todo aquel que lo conocia,de buen corazon,en su face una de sus metas para este 2015 era AYUDAR no puso a quien pero imagino que era a quien se le cruzara en su camino,imagino que su mision en este mundo ya habia sido cumplida y su espiritu que queria ser libre logro su objetivo,estoy triste,muy triste porque extraño sus abrazos y besos,pero como me dijo el obstetra cuando nacio ESTE BEBE TIENE UNAS GANAS INMENSAS DE VIVIR porque esta luchando por eso desde el primer mes que fue concebido hasta los 8 meses en que nacio,pienso que es un ser de luz que vino a enseñarnos que es el amor inmortal y ahora partio a esperarnos al cielo,en donde sus abuelos lo esperaban,aunque estoy muy triste el me enseño a luchar por sus hermanos,su papa y por mi,JAMAS DEJAREMOS DE AMARTE IVAN.

    Me gusta

  5. Hola que mujer admirable! Estas hermosas palabras fueron escritas ya hace un tiempo, me imagino que estarás leyendo esto, con tu hijo en tus brazos! Yo soy mama de 3 hijos Tomas de 6 años en la tierra, Benja y Pedro son mis angeles, Pedrito era mi arco iris, pero a las 33 semanas por rotura de útero Pedro falleció en mi panza! Ya no creo que pueda volver a gestar un hijo por como quedo mi útero! Sin ofenderte, quería preguntarte si pudiera copiar una parte de tu maravilloso pensar y sentir, me veo muy reflejada, sinceramente describis mis sentimientos a la perfección!

    Me gusta

    • hola julieta
      gracias por tu comentario tan lleno de sentimiento.
      que tristeza tan grande, siento mucho que no se hayan quedado tus hermosos Benja y Pedro.
      claro que sí, me encanta que compartas mis palabras. es un regalo que te sientas reflejada en ellas. te pido, por fa, que donde las reflejes, si podés citarme (Cheli Blasco https://www.facebook.com/paralunademama/)
      un abrazo grande, comadre

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s