Las lágrimas y la luz forman el arcoiris #detrásdelarcoiris

Tu hijo ha muerto…y ahora qué? Hay mujeres que necesitan pasar su duelo, recomponer sus pedazos, dejar pasar un tiempo antes de empezar a buscar un nuevo embarazo, antes de buscar su arcoiris. Otras ni se lo plantean.

En mi caso no fue así, pasadas las primeras semanas, más allá de mi pena y mi dolor, había asfixia, sentía que perder mi hijo no había acabado conmigo, pero la espera lo iba a hacer, yo no podía esperar tanto tiempo! Los gines me habían permitido embarazarme en 4 meses, 4 simples meses, 4 meses como 4 siglos. Era verano y a mis lágrimas de corazón roto se sumaban mis lágrimas de desesperación y de agonía, me marchitaba bajo el sol abrasador, aquél sol que lamía la piel de mi vientre ya plano de nuevo haciendo estremecerse mi útero, gritando en silencio, pidiendo ser habitado de nuevo.

Un día lo tuve claro, me armé de valor y pedí hora a mi ginecólogo, días después allí estaba yo, dos meses después de mi cesárea, enfundada en unos tejanos rosa hiper estrechos, con mi camiseta negra ceñida, maquillada, dispuesta a suplicar si era necesario, me hicieron una exploración para ver que todo estuviese correcto y estuvimos hablando un buen rato, de lo que pasó, de como estaba, de la vida,…, al acabar, el doctor me dijo “está bien, te dejo que te pongas a los 3 meses, ni un día menos!, porque veo que realmente quieres un embarazo nuevo, no buscas suplir un hijo”. Y eso hice, y a los 3 meses me quedaba embarazada, no sólo no fue fácil, fue muy difícil, debí esperar? posiblemente, pero sé que volvería a hacerlo todo igual. Esta vez solo duró 10 semanas, y puedo decir que fueron 10 de las peores semanas de mi vida, terror y angustia era lo que sentía, Y todo volvió a acabarse.

Y mi cuerpo seguía reclamando una maternidad diferente, y se la volví a regalar con mi primer óvulo, sin saber que esa simple célula de inicio iba a salvar mi vida.

El embarazo? duro, el miedo de todo lo vivido, más graves complicaciones añadidas. Lágrimas bañaban mis días, desilusión, negatividad, mis días pasaban en cama entre contracciones demasiado prematuras, cuando me levantaba evitaba mi reflejo, intentaba no encariñarme. Los médicos me cuidaban mucho, hasta el punto de arriesgarse a decirme su sexo demasiado pronto, saber si era niño o niña (se equivocaron), me hizo ponerle nombre y eso consolidó el nexo de unión y me fui encariñando inevitablemente. En la semana 20, cuando fui a la ecografía morfológica, empastillada hasta las cejas intentando frenar contracciones cada 5 minutos, me dijeron “es niña”, y yo lloré desconsolada pensando “voy a perder una niña”, y tuve que cambiar el nombre pensando que era el nombre que soñábamos para una hija y iba acabar en un trozo de mármol junto al de su hermano…

Las semanas pasaban, y yo milagrosamente sobrevivía contracción tras contracción. Y llegó la semana fatídica, la 35 (será hoy?), y también pasó, y a partir de ahí todo era nuevo y sembraba mil dudas y otros miedos.

En la 37 decidieron acabar con mi suplicio, estaba débil de tanto reposo, no tenía fuerza, ni física ni psicológicamente. La entrada a quirófano no fue feliz, estaba convencida que no iba a llorar, pero lloró, y fue una auténtica bofetada, no me había preparado para aquello, pero sí para enterrarla.

Cogerla en brazos por primera vez fue una auténtica explosión de colores, mi arcoiris estaba conmigo, la mezcla de emociones era inmensa, alegría, felicidad, melancolía, pena,…vida!, un momento muy diferente a cuando lo tuve a él en brazos, junto con otro momento, la salida del hospital, dos momentos unidos en el tiempo, como dos vidas paralelas, esa salida por segunda vez, reviviendo la primera, completamente rota y con los brazos vacios pero saboreando cada paso con mi niña en brazos, lo que siempre había querido, lo había conseguido.

Hoy día, mi primer arcoiris (ya tengo dos) es una niña especial, para toda la familia, tiene algo que la hace diferente, y es que, en la peor de la tormentas, si se cuela un rallito de luz, brilla el más intenso de los arcoiris.

3 comentarios en “Las lágrimas y la luz forman el arcoiris #detrásdelarcoiris

  1. te felicito mamá por tu esfuerzo y esperanza ,se ve que sufriste ante todo pero otra vez tienes alguien porquien luchar .En estos momentos no es para mi lo mismo yo perdi a mi unico hijo de catorce alños por muerte subita y acabo de conmemorar su primer año .yo no tengo planes de embarazo porque está muy sensible mi dolor y no me he recuperado emocionalmente para ello .sigue adelante sigue tras la fortuna de ser de nuevo madre .un abrazo .

    Me gusta

  2. Hoy más q nunca leer tu historia me recordó el dolor tan grande que sigue callado en mi….q gracias a mi bebé arcoiris se mantiene apaciguado en mi corazón.. Pues una sonrrisa de ella hace q este dolor sea más llevadero…. Dios me regalo una bebé arcoiris a escasos dos casi tres meses de haber perdido a mi pequeña princesa de 37 semanas…. Fue una sorpresa extraña…q si la buscaba si, pues sentía una imperiosa necesidad de llenar mis brazos…de q sintieran el calor de un pequeño cuerpecito cuyo corazón latiera por tres…por mi, por su hermana y por ella…sii!! Por que ella no vino a suplir a mi ángel del cielo, ella es otra bebe,,, ella es otro corazón
    ….me llena de luz, esperanza….. Que si pase momentos oscuros mientras llegaba….?? Sii! Llenos de miedo, angustia, dolor…. Y si volvía a pasa??…. Pero Dios no podía volverme a castigar…no lo merecía… X el contrario me regalo a mi arcoiris x q al quitarme a mi princesa se había equivocado!!!…. Asi pensaba hoy se q a 4 meses de tener mis brazos llenos de amor y alegrías.. Y a un año tres meses de tenerlos vacíos ….todo fue necesario pues como tu dices las lágrimas y la luz forman un arcoiris…Dios no me recompensó…ni castigo… Solo quería q aprendiera a amar a sus ángeles aquí en la tierra pero también en el cielo!! Así q mi arcoiris siempre esta pegadita al cielo junto a su hermana y cuando llueven lágrimas en mis ojos las dos se unen para consolarme…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s