Me gusta creer #dondequieraqueesten

De niña en las clases de religión me enseñaron que hay un cielo y allá es a donde vas cuando mueres, es algo bonito de creer…

Mueren tus abuelos y los imaginas en una gran nube con sus pelos canos y una gran sonrisa, hasta sientes el olor de su casa cuando piensas en ellos, mueren algún tío  o familiar y instantáneamente lo imaginas ahí, platicando con los abuelos y viéndote contentos desde arriba, te da paz, te da tranquilidad por que  así te enseñaron es el orden de la vida: entierras a los mayores, los menores te enterraran y lloraran por ti, bueno, sería lo ideal no? el orden perfecto de las cosas, pero por experiencia sabemos que no es así…

Los bebés mueren y te toca saberlo de la manera dura, no hay un orden de vida, los hijos pueden morir antes que los padres, incluso mucho antes de tomar el primer respiro, de conocer el mundo, de vivir…

Y el cielo en el que creías, ese que te enseñaron de pequeña con nubes de algodón y pura felicidad desaparece, no te lo imaginas como ese lugar de paz donde tus seres queridos te ven de arriba, el cielo no es lindo, el cielo no es justo por que un pedazo de tu corazón esta en un lugar muy lejano a ti jugando entre nubes, estas en shock…

Dudas que haya un cielo, a lo mejor eres de las mías y hasta por un tiempo perdiste la fe y vagaste sin rumbo fijo como barco a la deriva, a merced del viento que soplaba.

La vida se torna negra, obscura, vacía…

¿que pasó con ellos? ¿donde están nuestros hijos entonces? ¿era ese en realidad el plan de Dios? ¿cómo puede ser ese en realidad el plan de Dios? ¿separar a una madre de su bebé cuando apenas se preparaba para la vida? ¿que preparó e imagino toda una vida con ese hijo al que tuvo que decir adiós?

Y es que en esos momentos  todo se ve tan distinto, hasta el aire que respiras no es el mismo mucho menos el cielo en el que creías lo es…

Pero la vida no puede terminar solo con la muerte, tiene que haber algo después de ella.

Si eres de las personas que aun después de esto creen en Dios plenamente me da un gusto increíble y hasta cierto punto envidia que tengas tan bien cimentada tu fe.  En lo personal la tormenta me resquebrajo, fue tal el cambio en mi que nada volvió a ser igual. Y no es que no crea ya en Dios, sino que hay días que aún me cuesta creer que haya un plan divino para cada uno y que para algunos la muerte de un hijo sea parte de ese plan, simplemente no puedo creerlo, pero ese no es el punto de este escrito.

No tienes que formar parte de alguna religión  para creer en la vida después de la muerte o en un lugar de reencuentro.

Me gusta creer que hay un lugar especial donde están todos nuestros hijos.

Quizás suene tonto pero también me gusta creer que ellos juegan juntos.

Creo que ellos nos regalan los más hermosos atardeceres  dondequiera que estén.

Sonare loca pero me gusta creer que me mandan señales, te quieros y besos en detalles simples.

Que me encuentro plumas en el patio por que es donde siempre quise verlos jugando.

Que acompañan y cuidan a sus hermanos.

Que hacen reír a su hermana cuando volteo y la veo sonriendo a la nada.

Que me escuchan, que a veces me calman.

Que donde quiera que estemos nos acompañan, y que al igual que yo esperan que llegue el día para volver a vernos.

a lo mejor para muchos son un montón de tonterías, pero pensar eso me trae paz, o no sé, pero me gusta creer que es así…

 

IMG_20150130_082217

 

5 comentarios en “Me gusta creer #dondequieraqueesten

  1. Creo que en un Cielo, donde mi Amelia Sofía disfruta de la Paz y presencia de Dios. Le acompaña a donde va, disfruta de esos parajes increíbles, me cuida y me habla en nuestro Jardín, el Jardín creado en su memoria, allí pasamos tardes entereas, hablando de todo lo que hacemos juntas, de lo que hubiera querido hacer con ella, de cómo me la imagino. Hablamos de su hermanito/a que viene en camino, y ella me dice que lo cuidará, que habló con él o ella antes de venir a mi vientre. Y le dijo que mamá y papá le deseamos tanto como le deamos a ella, que los amamos a los dos, o a los tres. En fin, creo firmemente que mi Amelia está mejor que su papí y mami, pero más creo con todo mi corazón que un día le veré, sí veré a mi nena, con lo bella y hermosa que es… mi Gotita de Amor.

    Le gusta a 1 persona

  2. Fernanda, que bonito escrito y yo también creo lo mismo, que algún dia veré a mi bebesito y yo iré a donde él esta… y creo que va conmigo siempre en mi corazón en mi mente esa es mi ilusión… y la fe se vuelve debil demasiado débil y con dudas…. pero agradezco que mi Noesito existió aunque fue tan poquito tiempo…. 29 semanas…. y lo sigo amando!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s