Puerperio arcoíris

Este puerperio es diferente, el de mi pequeño arcoíris.

Me encanta la palabra puerperio. Significa tanto más que postparto. Significa tiempo de encontrarnos, tiempo de cuerpos calentitos, de tu cuerpo calentito encima mío. Días sin horas, momentos marcados solo por el sueño y la leche de mis pechos que mamás con tanta dulzura. El puerperio de un hijo vivo… tan milagroso que no me animaba a visualizarlo por completo antes de que nacieras.

Y acá estamos. Donde antes ya estuve con tus hermanos, después con Lunita, pero sin Lunita. Y ahora, Índigo, vos.

Nunca estuve más tranquila, más entregada, más felizmente puérpera. Y nunca estuve más cagada, más loca, más madre primeriza.

Te parí sola, con papá sosteniéndome. Fue tan rápido, tan tuyo y tan mío. Poderosa, potente, fuerte vida… toqué tu cabecita, y fuiste un cuerpito perfecto, pequeño y calentito en mis brazos, en mi pecho. Te dije hola bebé, hola mi amor, hola Índigo, hola. Como una loca, no paraba de saludarte. O como una madre enraizándote, hablándote de quedarte, de vivir, de ser y crecer.

Llegaron nuestras leonas- matrona, doula y amiga. Alumbré la placenta, hicimos un picnic en el salón de casa… y todo fue una fiesta.

Tu hermano dijo “viste, mamá, te dije que Índigo no se iba a murir”. Tenía razón. Nos cuidaron, nos celebraron… no paran de darte besos y más besos tus hermanos. Tienen planes, sueños, promesas con vos. Y están tan felices de que no te murieras.

LunaIndigoY Lunita… ay nuestra Lunita. Me acosté con vos, Indiguito, en el sillón, en el mismo lugar donde hace 21 meses me acostaba con Luna. Esta vez eran las 2 de la tarde, el salón bañado en luz, y vos, vivo, calentito, haciendo ruiditos . Mirándonos, los dos. Y en ese calor, en esa luz y ese círculo de amor, con papá y los chicos encima nuestro en el sofá, estaba Luna. Y era vida, era amor… sentí como tu hermana te recibía a la vida, te daba la bienvenida… sentí que me decía “viste, mamá, hay lugar para todos”. Y mi corazón se inundó de amor por vos, por ella, por mis chicos, por la vida que entre todos me regalan. Y supe que hay lugar para todos.

Este puerperio está lleno de contradicciones. Luces y sombras. Mías y de todas. Cuando celebro tenerte, cuando te sonrío aunque no duerma y como estás encima mío ni me acuerdo de que no dormir molesta … me acuerdo de mis comadres. Me acuerdo de quienes nacieron cuando vos nacías, o estabas por nacer, y se fueron. De quienes hubieran nacido. Hijos que no se pudieron quedar, y que mientras siento el placer de tenerte a mi pecho, sus mamás lloran la leche que les dejaron en sus cuerpos. Mamás que me mandan su amor y se alegran, aunque les arrebate el llanto, porque en estos días esperaban estar abrazando a sus recién nacidos también, porque en estas fechas recuerdan a sus bebés que no cumplen un año porque son eternos. Todas mis comadres que saben, como yo, que la vida y la muerte van de la mano, que saben del miedo, que apuestan a la vida… no tengo palabras. Porque entiendo muy poco. Solo sé que te abrazo, Indiguito arcoíris, que te miramos y damos gracias a la vida… y que probablemente tus primeras palabras vayan a ser “también los quiero, pero por favor, un poco de espacio”. No debe de ser nada fácil ser el arcoíris.

Ser la mamá arcoíris tampoco es fácil. Aunque sí que es el regalo más precioso que jamás podría tener. O quizás lo más precioso habría sido ser la mamá que no entiende de estas luces y sombras y arcoírises… pero por nada en el mundo cambio a ninguno de mis hijos. Así que bienvenida la luz, bienvenida la sombra… bienvenido el puerperio más mágico que podría vivir.

Y gracias.

6 comentarios en “Puerperio arcoíris

  1. Me has emocionado… Enhorabuena y disfruta de tus hijos. De todos. De unos se disfruta diferente de los otros….

    Un abrazo, compañera.

    Me gusta

  2. Cheli maravilloso relato. Tu Lunita igual que todos los bebés estrella de nuestra cueva están en mi corazón. Muchas veces que abrazo o amamanto a mi pequeño, me invade una tristeza por nuestras hermanas que tendrían que estar como yo, pero que no ha podido ser. He aprendido tanto de vosotras que nunca os lo podré agradecer.
    Tu relato me ha llenado de amor el corazón. Gracias comadre, gracias Indigo, gracias Lunita.
    Un abrazo grandote!

    Me gusta

  3. Que precioso Cheli.
    Te leo emocionada y recuerdo las lágrimas cuando te pregunté e Índigo ya había nacido. Lágrimas de alegría entre tantas lágrimas de tristeza y lágrimas de esperanza. Y te agradeceré siempre tus palabras y tu tiempo, que no sabes todo el bien que me hacen.
    Un beso muy fuerte a toda la familia. Laura (Darío)

    Me gusta

  4. ANTE TODO FELICIDADES, Y ME INDENTIFICO MUCHO CONTIGO AQUI ESTOY YO 29 SEMANAS DE MI ARCOIRIS HACE 14 MESES QUE PARTIO JUAN Y ESTE EMBARAZO HA SIDO TOTALMENTE DISTINTO A LOS ANTERIORES…. CON MI PRIMER HIJO MI PUERPERIO FUE SUFRIDO PUES YA SU PAPA Y YO VIVIAMOS SEPARADOS PERO LOS MOENTOS AL LADO DE MI CABEZON FUERON INCREIBLES…. CON JUAN UN EMBARAZO MUY SUFRIDO Y PRECOZ HASTA SU NACIMIENTO Y NI HABLAR DE UN PUERPERITO LLENO DE TRISTEZA Y MUCHO DOLOR QUE AUN ESTA EN MI CORAZON Y AHORA 29 SEMANAS DE MI HIJITA QUERIDA LLENA DE MIEDOS PARECE Q SE ME OLVIDO TODO DE LOS EMBRAZOS ANTERIORES… PERO TE ADMIRO Y SE QUE COMO TU Y MUCHAS MAMAS DE BEBES ARCOIRIS LOGRARE TENER A MI CHIQUITA EN MIS BRAZOS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s