MI HIJA EN UCI: AMARGO SABOR…

Las mamás que han pasado por esta situación podrán entenderme enormemente, tener un hijo en U.C.I implica un sinfín de sentimientos, entre ellos: el temor de imaginar perder a tu hijo. 

Aparte de:

🆘 El desconcierto: mi bebé esta solo en ese lugar, con personas extrañas, siendo abordado por un sinfín de procedimientos que una mamá desconoce.
🆘 Sed de conocimiento: ¿cuántas mamás quisieran aprender la enciclopedia de Neonatología al instante?DSC_3832.
🆘 Pese a todo pronóstico médico y cualquier condición derivada del diagnóstico poder tener la oportunidad de cuidarlos y verles crecer.

Con todo esto pregunto: ¿son tratados estos padres con el respeto y calidéz que las circunstancias amerita? ¿se le conserva a ese bebé el derecho de recibir el amor más puro y la energía que solo sus padres le pueden brindar? ¿el equipo medico tiene tiempo para orientar y aclarar las dudas de esos padres desconsolados a quienes han dejado parte de su ser al cuidado de extraños?

En Venezuela las terapias Neonatales restringen en su mayoría el derecho que tienen mamá, papá y bebé de convivir pese a su estado o diagnóstico y se subestima el poder del amor y la fe.

Dios hace cosas incomprensibles en ocasiones pero estoy convencida que su palabra es fiel sus planes son de bien y no de mal. Siento que el manejo y el respeto al duelo gestacional o neonatal debería empezar desde antes, cuando debes perseguir al médico por información, esperar afuera en una sala la hora de la información y la visita porque estas fuera de horario.

Tratar de adular y ganarte a la enfermera para que te deje estar un poco mas, esperar afuera en sillas incómodas dónde  hay pocas y aunque estas recién cesareada cederle el puesto a una que está  más  adolorida o en peor condiciones que tú, acompañada por varios desconocidos quienes se vuelven “tus mejores aliados” en un ambiente donde solo se ven momentos traumáticos de gente que se pasea llorando por los pasillos por situaciones ligadas a la salud.

En fin, una experiencia que recordaré toda la vida y que nadie esta exento a pasar por ello, las cosas malas a las personas buenas, también nos pasan…”

Un comentario en “MI HIJA EN UCI: AMARGO SABOR…

  1. Los Días en un UCIP no son nada fáciles, por un lado esta esa fe y una voz que te da fuerzas porque tu hijo sera un milagro y saldrá bien de todo, por otro lado la experiencia cruel de verte pasando por esta situación que no imaginaste, ver a tu hijo ahi luchando por su vida y tu atada de manos. Cada visita a UCIP eran los 10 minutos mas esperado del día, no importaba el dolor de la cesarea solo importaba estar ahi al llamado de las visitas, aunque ya sabia lo que me venia cada vez que entraba, encontraba una neonatologa con un discurso de todos los diagnosticos que cortaban mi esperanza en seco y al final terminar diciendo “Tu eres médico, entiendes” pero resulta que en ese momento no era medico, era la mamá de Ian Andres, queria ser como mi esposo y bloquear todo lo que me decian, para dedicar ese rato tan dulce y esperado a mi hermoso hijo, era feliz hablando y cantando muy cerquita de él, esperaba que reconociera la voz que lo acompaño tanto tiempo, deseaba que solo escuchara lo que nosotros podiamos decirle, lucha. Ahora él es un ángel, que amaremos siempre. Ciertamente los hospitales no estan preparados para las madres en duelo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s