Reflexiones de vida y duelo.


girl-and-butterfliesAntes de empezar quisiera decirte a ti que me lees que estas palabras son solo reflexiones de lo que he ido viviendo en estos años de duelo por la muerte de mis niños, no son leyes o consejos a seguir… Puede que te sientas identificada o puede que pienses que estoy loca  dependiendo d
e si empiezas por el camino o si llevas tiempo transitando por él. Toma lo que te sirva, desecha lo que no te parezca y si gustas aportar algo, adelante.

 

El duelo es algo sencillo si lo dejas fluir, no digo que sea fácil ni menos doloroso, sino que no debemos resistirnos a vivirlo, es algo que tenemos que hacer si queremos sanar de verdad.

Durante el duelo aprendes a conocerte realmente, no hay experiencia de la que puedas aprender más sobre ti que  tocando fondo y sintiendo el dolor en su máximo esplendor.

También conoces quien en realidad está contigo y quien nunca lo estuvo, quien pueda convivir con tu dolor y aceptarlo sin huir permanecerá contigo un buen tiempo.

El dolor del duelo nos da en plenitud a nuestra pareja o nos hace alejarnos de ella.

Vivir el duelo es aceptar sentirte indefensa y sin sentido de control de las situaciones. No podemos decidir cuando la tristeza y el dolor nos golpearan como una tonelada de ladrillos, pero tampoco podemos dejar que nos controle o se apodere por completo de nosotros. No es algo que define nuestra personalidad.

Aprendes a convivir con él y a identificar tus días bueno y malos, y darte permiso de sentirlos plenamente.

Se puede reír a carcajadas y estar en duelo, es valido dejar fluir la alegría cuando la sintamos. Una buena carcajada puede aliviar el dolor igual que una buena llorada, te libera el alma.

Cuidarnos no significa hacer lo correcto o más saludable sino lo que nos haga sentir bien y nos de un poco de paz al corazón.  Tal vez  llorar hasta que se te salgan los ojos, hacerte bola en la cama y no querer salir, comer chocolates o tomar una copa de vino pueden ser mas zen y te ayuden más a sobrevivir que comer orgánico, hacer yoga, meditar a diario o  que hacer lo que la sociedad dicta como sano.

No hay que hacer caso de lo que dicen las personas, sean buenas o mal intencionadas: nunca les podremos dar gusto a todos. Si te ven riendo piensan que no estas tan mal, si lloras creen que no lo “superas” y piensan que estás en el hoyo… nadie puede opinar de los demás si no han caminado primero en sus zapatos.

Cambiamos y nuestro mundo entero así lo hizo. Es valido dudar, es valido perder la fe o aferrarse más a ella, es valido sentir celos y envidias, es normal no reconocer a la mujer que ves día a día en el espejo.

El sufrimiento, el dolor desgarrador y los llantos inconsolables se van poco a poco de nuestras vidas.

Cada uno marca sus tiempos y sus etapas, no será igual mi duelo al de mi comadre aunque las dos hayamos perdido a nuestros hijos.

Buscar un tribu sea física o on line es necesario, ni siquiera un especialista, psicólogo o terapeuta te puede apoyar más que alguien que ya pasó por lo mismo que y al igual que tú está aprendiendo a sobrevivir cada día.

Sobrevivir es lo único que nos queda por hacer hasta que llega el día en que vuelves a saborear y a vivir la vida que a ellos nos les tocó vivir, pero que la viven a través de nosotros.

Espero que té que me lees tengas un hermoso duelo, enriquecedor, lleno de aprendizaje y que durante él te reconstruyas y encuentres y reconozcas a esa nueva mujer que te ve del otro lado del espejo…

 Con cariño

Fernanda, mamá de Ruben, Fer y Lucia aquí conmigo y de Joaquín y Víctor Manuel donde quiera que estén…

 

 

 

 

 

 

 

10 comentarios en “Reflexiones de vida y duelo.

  1. Tus palabras son muy ciertas y me tocan profundamente. Hace 2 años y 5 meses mi primer hijo se fue y hace dos meses mi segunda hija también lo hizo. Vuelvo a quedar con los brazos vacíos. Andres tenía 5 meses de nacido y Alana 2 días. No se si el haber pasado ya por un duelo me hace vivir este de manera diferente, igual tengo días terriblemente malos y otros menos malos. Tengo miedos y mil preguntas sin respuesta pero supongo que seguiré aquí hasta que el cuerpo aguante. Un abrazo de mamá a mamá.

    Me gusta

  2. Hermoso, me encanta este espacio. Puedo decir que es mi tribu.
    Gracias por cada palabra, siempre me identifico al 100%
    Y me encanto lo de poder ver a una nueve mujer frente al espejo!

    Me gusta

  3. Las pruebas están hechas para superarse. O como mínimo, para intentar pasarlas de la mejor manera posible. Hoy somos guerreras, luchadoras de la vida. Mujeres Madres que a pesar de las angustias y las tristezas seguimos caminando, mirando hacia un horizonte mejor…
    Las heridas se cierran, aunque sabemos que están. Las cicatrices nos recordarán por siempre, lo que atravesamos. Y aunque lleve mucho tiempo, debemos aprender a convivir con esas cicatrices, aceptarlas y entender que inevitablemente, nos cambiaron.

    Me gusta

  4. Igual que muchas identificada con tus palabras, mi pequeño Axel va cumplir tres meses que no está conmigo pero me dejo un gran ejemplo, el lucho aunque sólo fueron 23 días que estuvo con nosotros lo hizo bien y su lucha ahora es la mía para seguir adelante y levantarme todos los días

    Me gusta

  5. Pingback: Reflexiones de la vida y duelo | Caricias al cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s