¿Y ahora qué?

velas

 

Mi hijo/a murió”.

Tres palabras que dicen mucho, y a la vez no dicen nada. Para quiénes viven en la dulce ignorancia de no saber lo que es perder un hijo/a, la frase con la que empecé este escrito puede resultar un poco chocante. Nadie va por la vida diciéndole al mundo “mi hijo/a murió”. Es mas, todas tememos esa pregunta que muchas veces llega y que nadie quiere escuchar: “¿Cuántos hijos tienes?”. Y aún cuando logremos elaborar esta frase tan complicada, y seamos capaces de decírsela a alguien, ¿Podrá esa persona, realmente imaginar todo lo que esas simples tres palabras llevan consigo?. “Mi hijo/a murió”. Si le digo esto a alguien que es parte de mi tribu, a quien ha sufrido en carne propia este dolor, esa mera frase lo resumirá todo. No serán necesarias las explicaciones, no tendré que dar mas detalles. Inmediatamente se abrirá el portal del entendimiento, donde las palabras ya no serán necesarias. Hablaremos el mismo idioma, sin necesidad de hablarnos.

Pero hoy día quiero reflexionar un poco sobre mi nueva condición, esta condición que no tiene nombre, ya que es tan innatural, que a los señores lingüistas se les olvidó incorporar alguna palabra en nuestro idioma que pudiera describir nuestra situación. Averiguando, solo el idioma hebreo considera dentro de su lenguaje un término que describe a los padres que hemos pedido un hijo “Shjol”.

Soy una Shjol hace casi 15 meses. He pasado por altos y bajos, como todos los Shjols que conozco. Hay días que me levanto, y me levanto decidida a cambiar el mundo, a hacer miles de cosas, a hacer cambios que vayan en mi beneficio físico y espiritual. Pero hay otros días donde  al despertar y mirar el pequeño altarcito que tengo en mi casa para recordar a mi hijo, el corazón se me aprieta, me cuesta respirar, y me dan ganas de acostarme de nuevo y ya no despertar mas. Hay días en los cuales sonrío, y también río. Río desde adentro, con ganas, como si en cada carcajada la belleza misma de la vida intentara demostrarme que a pesar de la tragedia, aún me quiere.. Pero luego, alguna canción en la radio, alguna imagen en la tele, pequeñas cosas, me recuerdan que estoy viviendo esta vida sin mi hijo físicamente a mi lado y me recuerdo a mi misma que soy una Shjol y jamás dejaré de serlo.

La cosa es, amigos y amigas, que ser un/a Shjol es un estado permanente, que nos acompañará por el resto de la vida. Pero depende de nosotros, que tipo de vida es la que vamos a vivir con este nuevo estado que no pedimos ni elegimos, pero que ya está aquí. Por experiencia se que cuesta, que pararse después de la tragedia es complicado. Que las fuerzas se agotan, y mantenernos de pie es un acto circense de malabarismo en cuerda floja, que no todos logran alcanzar. Pero si podemos. Si se puede. Soy una convencida de que los hijos eligen a sus padres antes de nacer. Los hijos son sabios, cuando llegan a nuestro vientre traen consigo la sabiduría del Universo, esa que todos poseemos pero que vamos olvidando a medida que crecemos. Pues bien, esos mini maestros algo vieron en nosotras, algo los motivó a decir “quiero que ella sea mi mamá”. Se que la pena muchas veces nos paraliza, pero… ¿No te causa curiosidad saber que vió tu hijo o hija en ti, e hizo que de entre millones, fueras TÚ la elegida? A mi si 🙂 Y siento que viviendo mi vida de la mejor forma posible, puedo no solo honrar a mi hijo, sino que también buscar ese propósito que él dejó para mi, convencido de que yo era la indicada para alcanzarlo.

No te estoy diciendo que ya no llores, que olvides, ni que dejes tu duelo a un lado, porque como Shjol comprendo que este es un proceso para toda la vida.

Solo te pido con mucha humildad, que te aventures a buscar el amor en tu interior. El amor que tu hijo o hija sembró en ti desde el momento en que supiste que venía en camino. Ese amor que ni la muerte te puede arrebatar, porque mas que disminuir, con el tiempo crece y crece, de forma rápida y apresurada. Y es que nosotras somos el mejor ejemplo de que no se necesita ver a alguien, para amarlo con todo el alma y el corazón.

Tu hijo o hija te eligió madre querida. ¡Qué maravilla más grande es saber que un ser tan especial, logró ver en ti la luz, mucho antes de que tú misma seas capaz de hacerlo!

 

Te abrazo con el alma

5 comentarios en “¿Y ahora qué?

  1. Que lindo! Este 27 de agosto se cumplirán 13 meses de la muerte de mi peincesa. Como lo decís somos nosotros capaces unicamente de saber cuanto se sufre a pesar de que el tiempo pase. En cada día, en cada situación, siempre están. Pero si algo rescato de todo esto es que este sufrimiento nos da una sensibilidad distinta. Tenemos un tacto distinto, y esto nos ayuda a poder consolarnos entre quienes hayamos pasado por lo mismo. De lo contrario seríamos uno más de los afortunados que nunca perdieron un hijo y no seríamos capaces de interpretar semejante dolor, no podríamos alentarnos como lo hacemos desde el dolor en carne propia. Considero que si todos atravesaríamos por este tipo de pérdidas el mundo sería distinto, porque el dolor humaniza.

    Me gusta

  2. Hermosas palabras. Había leído que en hebreo el termino era “hore shakul”, que no sé cómo se pronuncia. Duda: podrían escribir Shjol foneticamente? Gracias, saludos.

    Me gusta

  3. Simplemente hermoso, hoy mi Marijo cumple 4 meses de haber elevado su vuelo y estas palabras me inundan el corazon. Besitos al cielo

    Me gusta

  4. Como siempre tus palabras parecieran ser las mías, pero es reconfortante saber que no estoy tan perdida en este vaivén de emociones….
    Abrazos para uds
    Y besos al cielo para nuestros maestros

    Me gusta

  5. De acuerdo con tus palabras.
    Me ha servido un libro en especial ” Experiencias con el Cielo” de la Dra. Elsa Lucia Arango.
    Después de la partida de mi hija hace 14 meses, me he dedicado a comprender sobre el tema, y comparto muchas cosas en especial: “que ellos nos eligen” y por ultimo a tu pregunta inicial “¿Cuántos hijos tienes?”mi respuesta siempre es que tengo dos hijos, Andrés Felipe y Maria Mercedes.
    También es muy importante dejarse ayudar y buscar ayuda, un grupo de autoayuda yo voy todos los miércoles a Renacer grupo de padres que han perdido un hijos o hijas.
    Saludes

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s