Siempre te quise conocer

 

para María

Hoy quiero compartirles un relato que escribió mi hermana sobre el día de la muerte de su sobrina María, mi hija. Sé que cada palabra la escribió con muchísimo amor por ambas y quiero agradecerle infinitamente por eso, y por estar conmigo en la etapa más triste de mi vida. Te quiero hermanita, y tu sobrina también.


” Ese día empezó como uno más, todo era rutinario, mi hermana menor y yo estábamos trabajando, el tiempo transcurría normalmente, debo contextualizar diciendo que tenemos una guardería, así que rara vez tenemos oportunidad de ocupar nuestra atención en cosas que no tengan que ver con el cuidado y atención minuciosa de los pequeños que asisten a nuestra escuela, quizá por eso no nos dimos cuenta cuando el teléfono sonó y mis papás, quienes también trabajan con nosotras, salieron de inmediato.

Me encontraba ocupada en la realización de una actividad, cuando una de las empleadas se acercó con cara de preocupación y me dijo que mi hermana mayor, que estaba esperando una hermosa nena, estaba en el hospital, porque mi sobrina había fallecido dentro de su pancita. No podía dar crédito a la noticia que estaba oyendo, hacía unas horas todo era felicidad y deseos de que el tiempo pasara pronto para poder conocer a la más pequeña de la familia. Mi hermana, la futura mamá, era la más feliz de ellas, después de su primer hijo había decidido no tener más bebés tras haber tenido un parto riesgoso, así que cuando me enteré que estaba embarazada me sorprendí mucho y me emocioné todavía más, el día que nos platicaron, todo era fiesta y alegría, la familia se llenó de entusiasmo por la increíble noticia.

Me recuerdo tan entusiasmada caminando por un centro comercial y entrando a una tienda para comprarle un comando que desde que lo vi, me encantó y en que mi sobrinita se vería preciosa cuando le quedara. Ya quería que llegara ese momento y presumir que yo se lo había regalado.

Ese terrible día, en el que nos enteramos que María nos había abandonado sin tener la dicha de conocerla, tuvimos que esperar largas horas llenas de angustia hasta que diera el tiempo de salida de los niños de la guardería, ya que no podíamos cerrar la escuela e irnos al instante que supimos para ir al hospital.

Supimos que después de un ultrasonido de rutina les comunicaron a mi hermana y a mi cuñado que la bebé había muerto, su corazón ya no latía.

Esto es lo peor que me ha pasado – con los ojos llenos de lágrimas y la voz quebrada, fueron las palabras que nos dijo mi hermana ni bien haber cruzado la puerta del cuarto donde estaba, esa frase se quedó grabada para siempre en mi memoria, esa escena marcó un momento que nunca olvidaré y que me rompió el corazón, la vi tan frágil, tan pequeña, llena de dolor y amargura, ella sentía que Dios la había abandonado y lo único que deseaba era salir de todo esto por mi sobrino que también esperaba ansioso a su hermanita y a quien había que explicarle que no podría conocerla, ni jugar y pelear con ella, tampoco volverse su protector.

En el tiempo que estuvimos en el hospital, la vi temblar de frío ante una fiebre muy elevada, los doctores estaban induciendo el parto, ella estaba ahí, en cama, con sus ilusiones rotas, a punto de vivir el increíble acto que debería ser dar a luz a su bebé, un evento que habitualmente, a pesar del dolor físico, culmina con la inmensa alegría y recompensa de sostener entre los brazos al nuevo bebé; pero sabiendo que en el pequeño cuerpecito de María ya no había vida, ni potenciales, ni esperanza, ni todo el mundo de posibilidades que todos nos habíamos imaginado para ella.

El destino a menudo es tan cruel e injusto, arranca los latidos del corazón de un ser inocente, las ganas de luchar de los que se quedan y de los brazos de una madre en donde debería haber una criaturita recién nacida y enormemente amada, deja desesperanza y un vacío enorme imposible de llenar.

Mi hermana menor y yo, sabiendo que a veces no hay palabras correctas ni suficientes de consuelo, decidimos comprar un libro que nos pareció apropiado para el momento y unos angelitos para ella y mi sobrino, que les dieran la sensación de poner tener algo tangible de que asirse, a que aferrarse para no caer en el abismo.

Después de salir del hospital quiso ir a la casa paterna, donde podríamos estar cerca de ella, me afectó tanto ver en sus ojos la falta de brillo, volver con las manos carentes de esperanza y su cuerpo y alma llenos de dolor.

La vi consumirse en su tristeza por meses, no deseo para nadie la clase de sufrimiento que ella experimentó en ese momento, era insoportable ver a mi hermana que tanto amo pasar por esta situación.

Han pasado años de ese terrible suceso, días llenos de un proceso de duelo que creo que nunca termina de asimilarse del todo, aunque tengo la certeza de que después de algo así, se adquiere sabiduría, he visto a mi hermana transitar por el camino del sufrimiento incapacitante y tortuoso al de una mujer con la fuerza suficiente para contar su historia. Mil veces hemos platicado acerca de lo que pasó y cada paso desde que ocurrió su pérdida hasta hoy, donde el recuerdo de María perdura a cada instante, aunque sé que nunca habrá suficiente consuelo, yo, pienso que ella, como algunas mamitas que ha pasado por situaciones similares, se ganó algo que muchas personas no tenemos en esta vida, un angelito que a cada momento la acompaña y que estará esperando para que se encuentren en el momento preciso y perfecto para fundirse en un abrazo eterno, el que no pudo ser en este mundo.”

Lizeth Serrano, tía de María.

 

5 comentarios en “Siempre te quise conocer

  1. Mi historia es larga pero resumiré.a los 20 años perdí a mi primer bebé, ya tenia 6 meses de embarazo cuando por una eco de rutina se me informa que mi bebé estaba muerta. Fue como valde de agua fría y fue el mismo proceso que usted vivió. Luego cuando pensé que la vida me devolvía a mi bebé , mi hijo de 4 meces de nacido muere por una negligencia médica. .. en 2001 fue diagnosticado con una bronquitis obvstriva leve
    y resulta que tenía un adenovirus.vivi un proceso traumante que aun no supero.Bastian Placencia Noriel 2001… luego nace Vicente, que gracias A dios está conmigo tiene 12 años pero también pasé por un susto terrible tuvo es shu… síndromeemoliticouremicoestuvo hospitalizado casi 4meses en la usi. gracias a dios se recuperó. Luego en 2005 nace mi hija Kalina , que a la edad de 1 año y 2 meses se le detecta un tumor cerebral …. se me vino el mundo encima no podía creer lo que estaba pasando vivi prácticamente en el hospital vivi su deterioro hasta que al 1 y ocho meses habre sus alitas …. nunca he podido superar esto por ende mi esposo de hace 15 años me dejo por otra mujer y hace muy poco 3 meses muere mi padre mi pilar. .. entenderán que estoy destrozada por dentro pero soy una mujer fuerte que aunque caiga mil veces me levantaré .aún que este sola tengo gracias a dios 2 hijos Vicente y Mateo. . Que haré hasta lo último por verlos felices aunque yo no tenga fuerzas continuaré por ellos… bueno esa es mi historia

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Silvia:
      Siento mucho que hayas tenido que pasar por todas esas tragedias, has tenido una vida muy dura, llenan de tristezas… yo no puedo imaginar siquiera lo que es la perdida de más de un hijo y seguir de pie. Eres una mujer muy fuerte. Te mando un abrazo enorme desde el corazón. Aquí estamos para escucharte siempre que quieras compartir con nosotros y mandarte buenas vibras. Ojalá pronto te sientas mejor.

      Me gusta

  2. Siempre voy a estar infinitamente agradecida por el apoyo de mi familia que ha hecho más ligera la carga de mi corazón, al igual que toda la gente que ha estado para mi y me ha acompañado en mi camino. Son una bendición.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s