Hay leche. No hay niña.

negacion

Una pequeña parte de mí lo supo siempre.
En realidad, cuando sucedió, sí fue una sorpresa para mí, con todas sus letras, pero algo me decía desde lo más profundo que ese embarazo no iba a tener un final feliz. Yo lo quería ignorar, porque creía que una madre siempre se preocupa y que era normal. Yo no creía que algo malo fuera a pasar en realidad, pero una pequeña parte de mi cerebro y de mi corazón me lo susurraban, y estaba ahí, en mi inconsciente, siempre estuvo ahí.

Y el día, el último día de mi vieja vida, cuando ésta se terminó tal como la había conocido, ese 26 de marzo en que nació María, supe que era verdad, que por más que lo hubiera ignorado, ese iba a ser el desenlace.

Entonces, si mi cuerpo lo supo siempre, si algo en mí sabía que lo más horrible iba a pasar, ¿Por qué no supo entonces que mi bebé nació muerta y antes de tiempo? ¿Por qué se empeñó en prepararse para alimentarla cuando ella no se quedó conmigo?

A veces dudo de que la naturaleza sea tan sabia como se empeñan en que la veamos.
Mi hermosa María voló al cielo, ya no necesitaba nada de este mundo terrenal. Tampoco mi leche.
Pero mi cuerpo igual la produjo, una leche que ella nunca tomaría. Yo lo sentí como una afrenta más.
Mis brazos clamaban por arrullarla y calmar un llanto de niña hambrienta que nunca existió.
Si ella no crecería al tomarla, ¿para qué la necesitaba yo?

Yo no quería saber nada de esa leche. En realidad, no quería saber ni tener que ver con nada relacionado con los bebés. Nunca se me pasó por la cabeza la idea de que iba a empezar a producirla, así que cuando mi doctora me habló de esto, solo me enfurecí más.
Me indicó que me vendara los pechos. Mi esposo quiso saber si era necesario tomar algún medicamento para ese propósito, pero yo no quise tomar nada. Ya tenía en el buró al lado de mi cama una farmacia completa, no quería ni media pastilla más.
Me dijeron que podía dolerme, darme fiebre. Me dieron indicaciones por si eso pasaba y me fui a casa sabiendo que podía suceder que me bajara la leche en cualquier momento. Yo haría lo que tuviera que hacer para evitarlo.

Afortunadamente no tuve que hacer otra cosa que vendarme, y por poco tiempo. Apenas me voy enterando de que no es recomendable hacer eso, puede llevar a algunas complicaciones pero a mí me resultó bien. Ni siquiera contemplé la idea de extraerme la leche y donarla. Si no era para mi bebé, no quería que fuera para nadie. Se que habrá a quien le sonará egoísta, pero yo quería poder decidir en algo, controlar un poco lo que estaba pasando, después de todo lo descontrolada que se volvió mi vida días antes. Eso estaba bien para mí en ese momento y no me arrepiento.
De consejos bien intencionados estaba harta. ¿Qué haría toda esa gente que con tanta ligereza me decía las cosas de estar en mi lugar?
Además el solo hecho de pensarme ahí, sacándome la leche y no tener a mi bebé para alimentarla hacía que me quisiera morir. Así que hice lo que mejor me pareció, lo mejor para mí y mi corazón en carne viva.

Una pequeña parte de mí lo supo siempre, pero al parecer, mis pechos no. Al parecer, en esos días, se negaron a aceptar la triste realidad, igual que yo.

8 comentarios en “Hay leche. No hay niña.

  1. Lo que siento esta es mi historia… durante todo mi embarazo me senti tan rara tan distinta sentia que no tendria a mi bebe, que el no me pertenecia como si fuera vientre de alquiler cuando ocurrio el final yo dije siempre lo supe…. pero mi cuerpo no… mi corazon y mi mente aun asi no estaban preparados.

    Le gusta a 1 persona

  2. Admiro ese sentimiento que tuviste y quisiste ignorar, de que tu embarazo no iba a tener un buen final… a mi me pasó es como un presentimiento digo ahora pero no lo sé… fueron pensamientos que también ignoré y por mucho tiempo he cargado como una gran culpa… cuando sentí que mi hijo iba a morir… creí que era un mal pensamiento mio… y mi bebesito murió allí donde siempre vivió en mi vientre en la semana 29 de embarazo… y desde entonces con la vida en pausa para mi… yo si tomé pastillas que me dieron para cortar la leche y de todos modos salió esa lechita… gotitas de leche de mi bebé pero sin El……

    Le gusta a 1 persona

    • Es muy doloroso y muy triste, para el resto del mundo todo acaba con la muerte del bebé que muchas veces ni siquiera pudieron conocer, pero para su madre, las cosas apenas empiezan, y el hecho de seguir produciendo leche a pesar de la ausencia de él o ella es solo una muestra de esto. Otra dura prueba a la que debemos enfrentarnos.
      Cuídate mucho Mannolia, un gran abrazo!

      Me gusta

  3. Te entiendo, a mi me paso que nacio mi Renata y no tenia leche en mis pechos era como una senal de que todo tendria un mal final… tome un jarabe para que bajara… llego finalmente la leche por dos meses y 10 dias… partio mi Renata y por increible que parezca la leche se fue y ya no aparecio… duele mucho y hay gente estupida que no entiende nuestro dolor… por muy poco tiempo que haya estado fisicamente duele es carne de nuestra carne…

    Le gusta a 1 persona

  4. me paso exactamente lo mismo desde el principio de mi embarazo algo me decia que no iba a tener a mi bebe en mis brazos y asi como avanzaba el embarazo era mas claro que nunca veria a mi Victoria con vida yo siempre lo quize ignorar y mi amor de madre se aferraba a no creer lo que en mi interior ya sabia… el dia que con 37 semanas de embarazo me dijeron que su corazon ya no latia fue la peor noticia que me han dado en toda mi vida, pero en el fondo yo ya lo sabia… eso no hizo menos el dolor hoy a 27 dias de que su cuerpo sin vida llego a este mundo la extraño tanto y me pregunto q hize mal… ella traia tres vueltas del cordon umbilical alrededor de su cuello y un nudo verdadero estoy en manos de Dios no eh renegado contra el se que El asi lo quizo pero el saber todo esto no me quita mi dolor me da paz pero el dolor sigue solo le pido me de fuerzas para salir adelante sabiendo que tengo a mi angelita en el cielo esperandome…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s