Comparte: Bugambilias Rosas

No estás muerta… ¡estás llena de vida!, tan sólo estás esperando a que mis brazos te carguen. ¿Cuánto tiempo ha pasado? pero… ¿quién te ha alimentado? ¡Los doctores se equivocaron! Tú no moriste princesa… tú… tú estás viva! … ¿Amor? ¡La niña está viva! ¡No puedo creerlo! ¡Mi niña está viva! …
De pronto mi esposo la toma entre sus brazos y se retira, me dice que me verán en casa mientras yo arreglo todo para salir del hospital. ¡Estoy demasiado feliz! ¡Estoy emocionada! ¡Ya quiero llegar a casa! Por fin salgo del hospital y camino a casa, es un día soleado… Atravieso un pasillo ancho y largo, el techo lo forman unos árboles grandes de bugambilias con flores rosas, unas flores aún en los árboles y otras tantas en el suelo. ¡No puedo creerlo! ¡Tengo a mi hija en casa! Vamos… que puedo correr más rápido. La desesperación me invade por todo el cuerpo. No hay sufrimiento. No hay dolor. Éste vacío se ha llenado de gozo. ¿Qué haré? ¿Cómo actuaré? Espera, no tengo pañales… bueno, de hecho sí, tengo dos bolsas de pañales que le compré y que no alcanzó a usar… ¡Ahora usará esos pañales! Sabía que debía quedarme con ellos. He llegado. Mamá abre la puerta y sale mi esposo. ¡No puedo con tanta emoción! Me mira a los ojos y me dice lo que tanto he deseado escuchar: – La niña está en casa-.

Han pasado 10 meses de la partida de Rebeca Reneé, 10 largos meses en los que he sobrevivido y aún no comprendo ni el cómo ni el por qué. Éste es uno de los tantos sueños en que he tenido la fortuna de verla, recorrer un pasillo lleno de bugambilias rosas y me queda claro que ella no está muerta. Ella está viva. Tiene vida en mi corazón y en mi memoria. Podrán pasar 10 meses más o 10 años más, inclusive 100 años más y, ella vivirá por siempre. Yo siempre seré su madre y ella siempre será mi hija. Yo siempre la amaré y ella siempre me amará. Por ahora no estamos juntas. Yo estoy aquí. Ella está allá. Ella tan sólo esperando a que mis brazos la vuelvan a cargar.

Escrito por Yoana de Durán, mamá de Rebeca René

4 comentarios en “Comparte: Bugambilias Rosas

  1. Qué belleza…., que verdad! Yo siémpre seré su madre y ella sièmpre será mi hija!!!! Mi princesa murió hace 16 años…. Y el sentimiento el mismo, el dolor de su ausencia sigue ahí y la esperanza de reunirme con ella también! Un fuerte abrazo a mis hermanas del alma.

    Me gusta

  2. Mi hija nació muerta hace 2 semanas, de 40+4 y me encantaría repetir el sueño que tuve días antes de su nacimiento y partida, ella acostadita durmiendo junto a mi y su hermano mayor. El único sueño que he tenido es haciéndome una eco y escuchando su corazón latir, esos latidos que faltaron cuando me enteré de su partida sin siquiera haber nacido. Solo tengo fotitos de ella donde esta en su sueño profundo, pero quiero soñarla llorar necesitandome, de que la tome en brazos y alimentarla. Admiro y quiero ser como esas mamitas que aprendieron a vivir con este dolor, de verdad ya no veo nada ni me proyecto para mas adelante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s