Brazos vacíos

La salida del hospital, aún la recuerdo como si fuese ayer y no hace casi 6 años…

El hall del hospital tenía el techo lleno de luces diminutas, imitando un cielo estrellado, hermosa ironía. Salí a la calle cogida del brazo de mi marido, dolorida y herida, con los brazos vacíos y el corazón roto, y me vi envuelta por un aire denso que no me llegaba a los pulmones y no me dejaba avanzar, los pies, pesados, no me tocaban al suelo, y los coches que pasaban ante mi no hacían ningún ruido, ni cantaban los pájaros. Ví gente andar pero no oía lo que decían, entonces me quedé paralizada, no me podía mover, mi marido se dio cuenta, me abrazó y rompí a llorar, ahí me di cuenta que la vida sigue, y no sólo eso, si no que no me lo iba a poner fácil, me iba empujando cuando yo no quería andar.

MADRE_Ahora hay que andar pequeños pasos (enormes en esos momentos), son dolorosos, pero necesarios, hay que andarlos a tu ritmo: llegar a casa y entrar en su habitación, yo lo hice de la mano de mi marido cuando ya hacía unas horas que estaba en casa, despedirte de tu bebé mientras te preguntas “¿cómo puede caber tanto amor en una caja tan pequeña?”, guardar sus cositas, pedir a la tienda que nos guardasen los muebles un tiempo indefinido (tardé 3 vueltas a la manzana antes de armarme de valor para entrar en la tienda), cada una tiene sus cosas que hacer, yo, como muchas, escribía un diario de embarazo, mi primer impulso fue abandonarlo, pero después del entierro lo cogí y me puse a escribir todo lo que sentía y a llorar como nunca pensé que se podría hacer. Ese diario ha quedado un poco apartado, pero a veces siento la necesidad de decirle cosas a mi hijo, o simplemente leerlo y ver la ingenuidad de un primer embarazo y el dolor desgarrador que queda con los brazos vacíos.

Y sobretodo, lo que hay que hacer es llorarlo, hablar de él y de lo vivido aunque nos repitamos hasta la saciedad, gritar si es necesario,  y recordarlo, pues ese hijo perdido es tu hijo, tu bebé eterno y siempre estará en tu corazón, es más, estoy convencida que cuando sea una viejita sin recuerdos, ese recuerdo estará intacto

10 comentarios en “Brazos vacíos

  1. Muchos recuerdos vinieron a mi mente con tu relato., ,como dices siempre estaran en nuestro corazon porque son parte de nosotros, .importante es seguir en el camino con fe , ilusion y un recuerdo en el corazon… Abrazos para ti con cariño!!!!

    Me gusta

  2. Es un dolor y un recuerdo que nunca se olvida. Por más que pasen los años pareciera que fue ayer, que fue ayer cuando sentía que todo mi mundo de había derrumbado y que mi corazón jamás volvería a sentir la felicidad que en un momento tuvo.

    Me gusta

  3. La verdad, es tan tan doloroso,desgarrante,no tengo palabras para expresar el dolor que se siente, el vacío,lo peor que le puede pasar a una madre,perder a su bebé,yo perdí a mi dulce beba a los 5 días de nacida,ya hace casi 16 años,y todavía lloro por mis adentros,doy gracias a Diospor haber sido yo la mamá y ella mi beba,lo único que me conforma,y sigo viva es que cuando muera voy a estar con ella

    Me gusta

  4. Emma es curioso para mí leer tu relato justo hoy que hace 7 meses que salí del hospital sin mi hija. Sin duda el peor día de mi vida. Algunas partes podía haberlas escrito yo de la misma manera. La inmensa sensación de vacío, de tener solo un hilo de vida, la parálisis, no sentir fuerza ni para articular una palabra, no sé ni cómo respiraba! Y el mundo que sigue pero tú no estás en el…. Derrumbada, me sentía puro escombro… Dolor total, dolor del alma pero también dolor físico porque duelen las entrañas y duele hasta respirar. El día que salí del Hospital, se parece tanto al tuyo … con los brazos vacíos y el alma rota…. Un abrazo

    Me gusta

  5. Sin duda lo mas doloroso que puede experimentar un corazón y un cuerpo. Nunca se supera la pérdida de un ser creado por el amor entre pareja. Yo los/las lloro como si hubiese sido ayer, que me sentí tan vacía, que mi cuerpo cambió tan drásticamente gritando ya no hay vida dentro de éste vientre. Me sentí hueca, me sentí impotente, sentí que mi utero quedaba seco, vacío, en fin esteril. Ellos/ellas serán también mis bebes eternos. Yo siy su madre y ellos/ellas mis hij@s.

    Me gusta

  6. Hoy salí del hospital justo así con brazos vacíos y corazón roto. Siempre será mi bebé y mi estrella en el cielo. Qué difícil es superar las pérdidas, tenía idea que podía ser doloroso pero no tanto. Pido a Dios consuelo y poder recuperar la esperanza pronto. Gracias por compartir tu experiencia con la cual me identifiqué totalmente.

    Me gusta

  7. Hace 4 meses al igual que muchas llegue al hospital a mi cesárea programada y ahí nos enteramos que mi amada Emma no tenia vida, fue un golpe terrible, devastador, la vida me dio arranco a mi hija, mi ultima hijita. es terrible quedarte con todas las ilusiones, con todo este amor que llevamos para nuestros hijos, quedarte con todas sus cosas, con su cuarto vacío y peor aun con los brazos vacíos.
    Nada puede consolarte, hay días en los que ni puedes llorar de tanto dolor.
    Una parte de mi corazón se fue con ella.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s