Él también era mi hijo #secretosdemiduelo

341ce8b61afebc1c7873ccca7a61c387

Imagen sacada desde Internet

Escrito por Jay Sheridan, papá de Tommy

Realmente no sé como empezar éstas líneas. Pero empezaré diciendo que aún recuerdo vívidamente ese momento en que la doctora salió de la sala y nos dijo: “hicimos todo lo que pudimos”. Me sentí tan débil, que necesité la pared que estaba atrás mío para apoyarme y no caer. Nos dijeron que lo único que podían hacer por nosotros era traerlo para despedirnos, luego de que lo desconectaran. Mi esposa dijo que no, creo que estaba en shock, pero yo pedí que lo hicieran, necesitaba verlo y cargarlo en mis brazos. Era mi única oportunidad. Lo trajeron envuelto en una sábana, solamente se veía su carita. Nunca había visto algo tan hermoso en mi vida, fue la única vez que he visto algo tan perfecto. Mi hijo era y siempre será perfecto en mis ojos. En ese tan poco tiempo, estudié y estudié y estudié su cara, para poder recordarla. Y ahora siento mucha rabia y mucha pena porque solo puedo recordarla gracias a las pocas fotos que logramos sacar. La familia de mi esposa alcanzó a llegar a esa salita triste, donde nos estábamos despidiendo de nuestro hijo. Por un lado sentí alivio, pero al mismo tiempo no quería dejarlo ir. Cuando llegó el momento de que lo llevaran a la morgue, y ahora puedo recordarlo después de casi dos años, me impactó el hecho de que lo que usaron para transportarlo fue una caja de plástico, de esas que usan para poner ropa. Mi vida entera cabía en esa estúpida caja de plástico.

Luego del shock, la pena, y la desesperación inicial, y después de su funeral, tuve que volver a trabajar cuando tan solo habían pasado 4 días. Necesitábamos el dinero, y mi esposa no estaba en condiciones de trabajar. Y ahí fue cuando comencé a darme cuenta de la gran diferencia que hay entre el duelo del padre y el duelo de la madre. A cualquier lado que iba, y durante meses después de este suceso, la gente me preguntaba con una sonrisa en su cara, “¿cómo estás?”, para luego cambiar su expresión y con un tono de pena preguntar: “¿y cómo está la señora?”. Muchas personas me dijeron que tenía que ser fuerte por mi esposa, que tenía que cuidarla. En una ocasión en particular, me encontré con un ex compañero de trabajo, que me preguntó: “¿cómo está el bebé?”. Con mucha dificultad le respondí que había muerto, y con el mismo tono que uno usaría para referirse a alguien que se le ha roto una uña, me dijo: “que lástima, pero estas cosas pasan, tienes que superarlo no más”. Si no hubiese caminado lejos de él en ese momento, posiblemente me hubieran arrestado por partirle la cara. Dejé de cuidarme y de preocuparme de que pudiera pasarme. Sentía tanto enojo que muy en el fondo, esperaba que alguien me molestara al punto de tener que golpearlo y poder así, deshacerme de mi rabia. Afortunadamente eso nunca pasó.

Si mi esposa quería gritar, tirar cosas, maldecir al mundo, estaba bien, porque su hijo había muerto. Pero si yo quería hacerlo, me juzgaban de forma inmediata como la peor de las personas. Si mi esposa quería quedarse en cama y no hablar con nadie ni ver gente, estaba bien, porque su hijo había muerto. Pero cada vez que el timbre o el teléfono sonaba, era yo el que tenía que dar las excusas. Mi esposa tenía permiso para estar de duelo y tomarse su tiempo, yo tenía que seguir con la vida y superarlo rápido, para cuidarla a ella y a mi,

Pero yo estaba dolido, estaba en duelo, necesitaba comprensión y apoyo, y en cada lugar que iba me encontraba con indiferencia. ¿Es qué acaso por qué somos hombres, no sentimos?. Odio que en nuestra sociedad los hombres tenemos que ser fuertes, “machos”. No podemos llorar porque es de débiles, porque “los hombres de verdad no lo hacen”. ¡Al diablo con esas estúpidas convenciones!. Era mi bebé, era mi hijo, no lo llevé 38 semanas en mi vientre como lo hizo su mamá, pero él y yo teníamos y aún tenemos una conexión que nunca creí posible. Sé que soy una persona a la cual le cuesta mucho expresar sus sentimientos, y desde el principio supe que cuando mi hijo naciera, él me iba a romper. Pero jamás pensé que de esta manera 😦 Cuando lo vi conectado a esas máquinas, y tuve que dejarlo en la UCI neonatal, lloré como nunca había llorado en mi vida.

Han pasado casi dos años, y su partida duele como el primer día. Me parte el alma que mis dedos hayan olvidado como se sentía su piel, pero puedan recordar perfectamente la textura de su ataúd. Ese ataúd pequeñito, que llevé solo, porque era tan liviano que no necesité de otra persona para que me ayudara a llevarlo. Mi corazón de padre lo extraña como loco, cada día de mi vida lo extraño, y cada día de mi vida lo extrañaré. Mi corazón aún late, mis pulmones aún se llenan de aire, pero dejé de vivir el día que mi hijo dejó de hacerlo.

Cuando Andrea estaba embarazada, ella siempre me preguntaba si acaso besaría a mi hijo en la boca, (en Estados Unidos, de donde yo vengo, no es algo muy común). Mi respuesta siempre fue, “no sé”. Pero cuando lo tuve en mis brazos, lo besé en su boquita. Y daría todo lo que tengo en esta vida, por poder besar esa boquita perfecta una vez más.

12 comentarios en “Él también era mi hijo #secretosdemiduelo

  1. Querido Jay, literalmente estoy llorando leyendo tus palabras tan bonitas y lleno de tanto dolor…. Que suerte tiene tu hijo de haber sentido (y sintiendo) tanto amor de su mamá y papá, y ciertamente nunca va a estar olvidado!
    Hace ya más de dos años también perdimos nuestra hija, murió igual en cuidados intensivos, y sé que fue igual de doloroso para mi esposo que para mi. A a pesar de que yo estuve muy mal después del parto, perdí mucha sangre, tuvimos que ser fuertes los dos, primero por nuestra hija que vivió dos semanas (y por nuestro hijo mayor en la casa), después el uno por el otro, y realmente era raro porque cuando el uno sentía que ya no aguantaba más el dolor, el otro le daba fuerza de alguna manera, no sé de dónde sacabamos esta fuerza… Y si hubo estos comentarios ignorantes, pero afortunadamente también hubo mucha comprensión, no solo por mí, sino también por mi esposo.
    Y, aunque desde hace 3 meses tenemos otro hijo maravilloso que nos alegra nuestra vida, hay momentos en las que miramos las estrellas juntos y lloramos por nuestra hija tan querida…
    Les mando un gran abrazo a los dos!!!***

    Me gusta

  2. Jay, eres un gran padre…. nosotros revivimos nuestro dolor al leer tu experiencia, te comprendo a mi esposo le toco igual luchar para sacarme a mi del hueco donde la depresion me habia sumergido… adelante.. llora si tienes que llorar, grita,quedate callado, respira profundo… no importa quien te vea mal… tu tienes derecho y ese angel q esta en el cielo vivira siempre en tu corazón.

    Me gusta

  3. Jay, tus palabras hacen eco en mi corazon. Creo que describiste a la perfeccion que es lo que vivimos los hombres que perdemos un hijo. Si bien leer estas lineas me hizo recordar aquel tremendo día, me hizo acordar con alegria el haber podido ver a Nina, su cara , sus cejas y sus pequeños labios. La tengo grabada en mi mente, todos los dias al despertar.
    Te envio un abrazo fuerte.
    Saludos desde Argentina

    Me gusta

  4. Nosotros mi esposo y yo dejamos a nuestro pequeño Joaquin ir al cielo hace dos años y casi 4 meses…. Lo q tu hablas de como te sentirste estoy segura q mi esposo lo sintió tambien…pero de no haber sido por El yo no hubiera sobrellevadp esto el me supp sacar adelante y asi pude yo ayudarlo a El en realidad la gente q no ha pasado por esto es tonta impertinente inoportuna aveces estupida perp espero y siempre pienso q no es su voluntad sinonq asi es la sociedad …. Lo importante al final del dia eres tu y tu pareja porq son los unicosnq saben como se sienten y lo q necesitan…. Un abrazo a todos lonq tienen un Angelito o una Angelita en el cielo!!!!👼👼

    Me gusta

  5. Jay tuve el privilegio de conocerte en el hospital… el dolor de perder un hijo no lo puedo imaginar y no tratare de decir que te entiendo porque no logro ponerme en tu lugar… al escuchar tus palabras lo unico que puedo recordar es la historia de Cristo… creo que Dios sintio lo mismo al ver morir a su hijo… no dudo que lloro y sintio dolor… pero tambien se con una conviccion absoluta que gracias a la muerte de Cristo ahora nosotros podemos optar a vivir con nuestros hijos para siempre y no hasta que la muerte nos separe… Tommy Thomas siempre sera tu hijo y tu siempre seras su padre… el no murio para siempre… y esta esperandote…. que privilegio saber que Tomy te eligio como papa… solo tu podias ser su padre, solo tu podias ayudarlo a vivir esos pequeños momentos… solo tu podias comunicarte con el a traves de la pancita de andrea… solo tu… los quiero mucho… y espero verles pronto… con cariño Cielo Arzola

    Me gusta

  6. Mi hermana y su esposo perdieron un hijo. Y es una de mis tristezas más grandes ver a mi cuñado con ese dolor, en su rostro, en su cuerpo. Es un antes y un después. Que bueno que expreses tus sentimientos, y pidas la comprensión hacia el padre.

    Me gusta

  7. Jay me gusto mucho leer tu sentir y me uno a tu dolor, reconozco y admiro el que te expreses , el que digas lo mucho que te ha dolido la pérdida de tu hijo porqué eso es lo que necesitamos saber cómo
    Sociedad, que perder a nuestro hijo en cualquier etapa de la gestación duele demasiado. Gracias por estar de pie acompañando a tu esposa, y sintiendo recordando él amor que te une a tu hijo. Yo también perdí a mi hija, mi pareja respondió muy diferente , él decía que no se acordaba de lo que l dolía , para mí fue muy devastador saberlo porque era negar a su hija , yo por el contrario digo su nombre, y la honro cada día porque me dio un gran regalo llamado amor incondicional el cual no conocí hasta que ella estuvo conmigo desde el momento en que supe que sería mamá.
    Gracias por dejarme ver otro sentir de un padre que ama y no olvida.

    Me gusta

  8. El amor de un padre no es menos que el de la madre lo se perdí a mi hijo y su padre se fue con el yo se que su amor era muy grande y aun con mi dolor se que están juntos esperando por mi.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s