Mamá de hijos vivos y muertos #realidades

Imagen tomada de internet.

Imagen tomada de internet.

Me canso de decirlo y aún después de tantas veces de repetirlo, creo que no me entienden. En un segundo todo cambió y nada volvió a ser lo mismo. Cambió el mundo como lo conocía y por lo tanto, también cambié yo.

Al principio se me dio un tiempo de tolerancia disfrazado de entendimientos, pero después de tres años sé que la mayoría no llega a comprender porque no los supero o como me pudieron haber “pegado” tanto unos bebés a lo que no llegué a conocer. ¿Por qué tanto alboroto?

Fui zombie. La muerta viviente que hacía esfuerzo sobre humano para seguir con la vida diaria, medicada para poder levantarse a ser parte del mundo. La que como dicen las frases hechas, tenía dos hijos vivos y un esposo que atender.

Se espera que con el paso del tiempo uno se encarrile, y sí, hasta cierto punto uno tiene que hacerlo, incorporarse a la vida porque si no lo hacemos nos lleva el tren, pero la realidad es que el paso del tiempo no resuelve nada, no hay una mágica recuperación, ni borrón y cuenta nueva cuando se muere un hijo. Fui un desastre y hay días en que aún lo soy.  A lo mejor no soy la zombie que era en un inicio, el despojo de ser humano que quedó de mí, que mal dormía y mal vivía, pero tampoco soy la que era antes de que todo esto pasara.

Fui un zombie, fui un desecho y un mar de lágrimas.

Un desastre que se reconstruye cada día, soy madre de hijos vivos y muertos.

Me peleo y me contento con Dios varias veces en un día.

Busco señales, junto plumas y suelto globos al cielo. Prendo velas y me acuerdo de los cumpleaños de otros bebés muertos.

Soy la loca que habla de muerte, vida y duelos.

Quiero ayudar y a veces no puedo ayudarme ni a mí misma.  Lloro, grito y a veces ofendo. Busco paz.

Estoy bien y no lo estoy…

Si quieres a la de antes puedes esperar sentado porque no la vas a encontrar, a veces yo también la extraño. Porque esta versión mía, esta que tiene que despertarse todos los días desde que dos de sus hijos murieron puede ser una completa hija de la fregada, envidiosa y amargada, un poco rencorosa y cero tolerante. El dolor puede sacar las palabras más agridulces, los sentimientos más hermosos, pero también lo más oscuro y podrido que hay en uno. ¿Pero sabes? así es el dolor, te lleva a tocar fondo como nadie nunca lo ha hecho.

Soy mi mejor y peor versión juntas a la vez, soy una mamá a la que le tocó tener hijos vivos y muertos al mismo tiempo, esas son mis realidades.

Me canso de decirlo y aún después de tantas veces de repetirlo, creo que no me entienden. En un segundo todo cambió y nada volvió a ser lo mismo. Cambió el mundo como lo conocía y por lo tanto, también cambié yo.

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Mamá de hijos vivos y muertos #realidades

  1. no se puede describir mejor lo q vivimos muchas mujeres todos los dias….. un constante conflicto con nosotras mismas y con los demas….. lo malo es q nadie entiende por q somos asi…. no entienden q no es por gusto es por q no podemos evitarlo…..

    Me gusta

  2. Reblogueó esto en marcellaha65y comentado:
    Gracias Fernanda!!! Me describiste a la perfección!!!! Esa exacta soy yo…. Madre de hijos vivos y una muerta!!!! Qué fuerte!!!! Marce se fue hace 16 años… Y no hay un día que no piense en ella, que no la extrañe y que no sienta ese dolor/vacío que se siente físicamente en el alma…. Es reconfortante leerte, aunque no me encanta que otras mamás sientan lo que yo… En fin, solo ustedes me entienden y yo… las abrazo con el alma 💕🙏🏻

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s