Mis hijas invisibles #realidades

Mi realidad es que tengo tres hijas muertas. Tres hijas invisibles. Invisibles porque no puedo verlas. Invisibles porque no existen para la sociedad. Invisibles porque no existe para la burocracia. Invisibles porque ni derecho a entierro tenían. Invisibles porque para mucha gente de nuestro entorno no son nada…solo son abortos.

Mi realidad es que soy madre de cinco hijas. No puedo decirlo sin que me miren raro. No puedo contar mi historia porque incomoda. Parece que se contagia. No, nadie tenga miedo no es contagioso. Es solo mi historia. Ojalá tuviera otra más alegre pero no es así, es esta, que tuve tres hijas muertas en el comienzo del segundo trimestre y unas cuantas estrellitas mas del primer trimestre.

Me gusta hablar de  la existencia de mis hijas invisibles. No tanto del fatídico final, como recordar el tiempo que realmente mis tres hijas invisibles existieron. El tiempo que fui feliz embarazada de ellas. Como cuando compré el carrito para Marta, me hacía fotos embarazada de Ona, lo feliz que era creyendo que mi primer arcoiris empezaría el colegio siendo hermana mayor con un bebé en casa,  cuando creía que en  mi 30 cumpleaños iba a estar super estresada con una niña de 3 años y una bebé de un mes y poco… Aunque luego acabo mal, ese tiempo fui feliz y es un sabor agridulce. Me gusta quedarme con la felicidad que sentí mientras vivían. Me gusta encontrarme con cosas de ellas que no recordaba tener. Un libro de embarazo, un dato sobre cuanto pesaban, una ecografia, etc. En definitiva me gusta celebrar su corta existencia por este planeta Tierra.

Mi historia como todas las de mirar es dura pero es mi historia, no tengo porque ocultarla. Somos familia numerosa. 5 hijas y 3 estrellitas. Esa es nuestra realidad.

3 comentarios en “Mis hijas invisibles #realidades

  1. Aun no tengo la dicha de tener un arcoiris, tengo dos estrellas que se fueron en el primer trimestre y siento que son parte de mi, que me cambiaron por completo, que soy otra desde que ellas estuvieron aqui y a pesar de que ha sido el dolor más grande que he sentido en mi vida, no me arrepiento porque esas semanas en las que soñaba que sexo seria y a quien se pareceria fui feliz. Aunque no supe sus sexos les colocamos nombres a ambos, mi primer embarazo Luis José y mi segundo Jade, siempre los amaré.

    Le gusta a 2 personas

  2. Mi primer embarazo una emoción incomparable y aunque nunca llegue siquiera a oír su corazon su pérdida fue dura para mi. Mi segundo embarazo mi Paola linda siempre sentí que fue ella siempre y que está vez tendríamos nuestro final feliz. Pero se durmió a sus 7 meses. Si es duro contar nuestras historias cuando la gente n ok quiere oírlas sino sol o quieren oír un “estoy bien” vacío, hueco, falso solo para que ellos mismos no se sientan incómodos de oír de nuestros hijos en el cielo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s