¿Mi bebé volverá? ¿Nos volveremos a encontrar? #sanando

 

miraralcielo

¿Me volveré a encontrar con mi bebé? ¿su alma reencarnará en mi próximo hijo? ¿o todo lo que teníamos que vivir estuvo condensado en esos pocos meses? ¿en qué se supone que tengo que creer? eran algunas de las no miles de preguntas que comencé a hacerme cuando en esa pantalla ya no latía su pequeño corazón.

Ya no estaba habitada. Y no sabía cómo seguir.

Criada como católica quise encargarle una misa a mi bebé, pero rápidamente me desanimaron diciendo que mi bebé aún no tenía alma.

Buscando confort entré al foro “Superando un aborto” donde una de mis primeras preguntas fue si mi próximo bebé sería éste que se me fue. Esperaba ansiosa leer la respuesta, esa que me calme y me sane. Recibí muchas, muy cariñosas… pero ninguna respuesta decía SÍ o NO.

Así que comencé a leer, recuerdo un texto sobre rituales africanos que explicaba cómo las mujeres de la tribu se reúnen a despedir a ese bebé durante días, mientras la madre llora y sana al mismo tiempo. Pero no decía nada sobre si esa despedida era definitiva o no.
Más leía y más me perdía. No sabía si llorar con esperanza o desasosiego.

Luego conocí al Dr. Weiss, psiquiatra que descubrió el fascinante mundo de la reencarnación, en el que no creía hasta que una paciente le reveló información que sólo él sabía sobre su primer hijo que había muerto poco después de nacer. Me leí todos sus libros hambrienta de saber y en uno encontré una respuesta, o mejor dicho una conclusión: Que reencarnamos rodeados del mismo grupo de almas que amamos, en una vida seré madre, en otra hija, en otra quizás amiga. Pero las almas se buscan, se aman y cuando se ama nada te separa. Ni siquiera la eternidad.

A los 8 meses de perder a Ludmila comencé a ir a terapia, y algo que siempre me dijo mi psico fue que crea en lo que me haga bien.

Fuí a señoras que me tiraron las cartas, busqué respuestas en poesías, en canciones, en películas. Hice yo misma una regresión particular con una psicóloga que estudió en el instituto del Dr. Weiss, leí tantísimos libros, hablé con ancianas, hablé con jóvenes, hablé con otras madres, hablé sola.
Hasta que me dí cuenta que lo que yo quería era que alguien me asegurara de que podría criar a Ludmila en mi siguiente hijo. Eso quería, que alguien viniera con esa mágica respuesta sana todo, que me afirmen que mi siguiente bebé sería ella. Tanto nos quedó pendiente que no podía concebir otra posibilidad. Incluso el nombre original de mi blog era yo te esperaba, yo te espero.

¿Y? ¿nos volveremos a encontrar? al fin tengo la respuesta. Pero es mí respuesta. Si bien es algo con lo que toda madre estará de acuerdo: Cada hijo es único, eso no es un NO. La respuesta es un amoroso y pacífico no lo sé. La respuesta es que me pasé todos estos años esperando que alguien sane mis heridas, cuando la verdad es que la única que podía responder esa pregunta era yo misma. Durante muchos años encontré un recreo del dolor en pensar que mi bebé volvería a buscarme, que nuestra historia estaba en pausa y no que ya había terminado. Pero de repente esa respuesta ya no me dio paz, así que decidí creer en que mi historia con Ludmila sí terminó. Duró 15 intensas, secretas y hermosas semanas. Pero su legado en mi vida es completamente eterno. Ella siempre será mi primera hija, nunca nadie podrá ocupar su lugar. Pero no puedo pasar mi vida con una herida sangrante. No me lo merezco.
No sé si existe el cielo, no sé si mi hija verdaderamente se encuentra danzando entre nubes de algodón, no sé si la volveré a ver. Pero la verdad es que ya la conocí, la tuve dentro mío, la alimenté, la cuidé, la imaginé, la sentí salir de mí, la amé como nunca amé a otra persona. Soy la única persona que tiene el gran privilegio de poder decir que durante el tiempo que tuvo que ser fuimos dos en una.
La voy a extrañar por el resto de mi vida… soy su mamá y no la tengo acá conmigo… pero eso no me impide volver a creer en la magia de la vida. Voy a continuar cumpliendo mis sueños y los que le prometí que haría. Y cuando muera, ojalá de vieja… recién ahí sabré.
Si la llego a encontrar, mi alma se llenará de tanta luz que explotará de felicidad como un big bang. Y si no… fue muuuyy dulce tenerla adentro ♥

 

DSC_0395

8 comentarios en “¿Mi bebé volverá? ¿Nos volveremos a encontrar? #sanando

  1. Nunca he tenido la fortuna de tener un hijo dentro de mi, pero hace algunos años estuve a punto de adoptar buena bb recién nacida, viví el embarazo como propio, me prepare como si yo la fuera a parir, separe clínica, compre cuna, pañales, ropa, pañales y demás, la ame tanto, ya tenía su nombre, ya tenía pensado su nombre, como educarla, como enseñarle a decir mamá, como sufrir con ella sus cólicos y desvelos, y de pronto la madre biológica se retracto, se fue, y me dejo con todo ese amor y dolor dentro de mi, con ese duelo, con ese vacío que nunca pude llenar, no se compara tal vez en nada mi experiencia a la tuya pero pase por mucho para poder superarlo, y al leer todo lo que tu has pasado ese dolor me recordó el mio, gracias por compartir todo esto, dtb

    Me gusta

    • Nadie comprende los designios de Dios.
      Tu no has tenido una vida en tu vientre … Yo tuve una y Dios decidió llevarse a mi niño antes de nacer.

      Pero Él es bueno y sabe porque y para que y pronto recompensara nuestro dolor.
      Animo hermana. Dios bendiga tu ser .

      Me gusta

  2. Maria Cecilia, quisiera saber lo mismo que tu, al igual he investigado, y nose, solo se algo muy importante que Matheo esta conmigo, estamos paralelos en mundos diferentes, pero se que el esta conmigo, una madrugada me despertó para recordarme que se cumplía un mes mas de su partida, me habla atraves de muchas cosas, algún día tendré la esperanza de verlo conmigo, juntos viviremos en la eternidad, nadie me lo a dicho, solo tengo la sensación que así sera

    Me gusta

  3. Yo…
    Tengo 23 años…
    Mi sueño siempre fue ser una madre joven..
    Me embarace y el 16 de agosto de este año perdí a mi niño, no venia bien y tuvieron que interrumpirlo.

    Seria largo de explicar y difícil de entender porque yo se que esto que me paso ya estaba destinado para mi. Tengo destrozado mi corazón , me duele el alma.
    Es un dolor único , pero reparable.

    Yo se que mi niño no volverá a mi.. Pero algún día yo iré donde el.

    Ojala que, si alguien me lee, pueda responderme, necesitó a alguien con quién hablar y se que Dios me pondrá a la persona indicada

    Me gusta

    • Hola! Yo estoy pasando por algo muy similar. Hace unos meses perdi a mi bebe y es dolor que no lo puedo aliviar con nada, ya fui a terapida, me mediacaron pero nada el dolor sigue intacto, talves hablar con alguien que entienda tu dolor ayude a calmar un poco este vacio y desociego. Escribeme a mi wsp (57) 3002293757

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s