El camino a la sanación #sanación

El camino a la sanación por la muerte de un hijo o una hija es, sin lugar a dudas, un camino largo y complicado. Este camino requiere de paciencia, tiempo, respeto y por sobre todo, mucho auto cariño. Al comienzo de nuestro duelo escuchamos muchas frases, siendo una de ellas eso de que “el tiempo lo cura todo”. Personalmente me acomoda mucho más otra frase que leí por ahí: “no es el tiempo el que te cura, eres tú quien te curas a través del tiempo”. Y les voy a  explicar el porqué. Yo no creo que el tiempo, milagrosamente, nos sane de este profundo dolor que significa dejar partir una parte de uno, ni que nos cure del vacío que deja su ausencia. En mi caso, cuando mi hijo partió, busqué y recurrí a cuanto pude, con la esperanza de encontrar algo que me indicara que esto no era el fin, que en algún minuto nos volveríamos a reencontrar; ya fuera en el cielo, en esta vida, o en otra. Necesitaba que mi parte racional obtuviera esas respuestas, necesitaba saber que el camino de mi hijo no había sido tan corto solamente porque sí, que había alguna razón, o algún propósito detrás de todo esto. Al comienzo busqué en las religiones, leí cuanto pude leer sobre lo que plantean los católicos, los budistas, los mormones, etc. sobre la muerte. Luego de eso, comencé la búsqueda mas espiritual, conmigo misma, donde las terapias alternativas se convirtieron en una gran ayuda. Traté con todo lo que se cruzó en mi camino: reiki, flores de bach, flores chamánicas, contelaciones familiares, registros akáshicos, vuelo de la mariposa, etc. Una vez que terminé esa etapa de desesperación absoluta, donde mi cuerpo vagaba por las calles en búsqueda de respuestas, mientras mi alma se quedaba inmóvil ante tanto dolor, encontré la respuesta que más me calmó y más me hizo sentido: mi hijo y yo habíamos estado conectados a través de muchas vidas, y en esas muchas vidas pactamos siempre encontrarnos, todas las veces que fueran necesarias. En ese momento encontré cierta tranquilidad, todo esto estaba escrito, pero siempre, siempre volveríamos a encontrarnos. Estábamos unidos por ese hilo rojo del destino, que jamás se iba a romper. Hasta aquí todo bien, mi mente había acallado muchas de las preguntas que tuvo por tanto tiempo, y fue así por un largo período. Aún sigo creyendo lo mismo, pero hoy, a casi dos años de la partida física de Thomas, siento que es solamente mi mente la que ha aceptado esa verdad, no así mi corazón. He estado muy triste y perdida por un par de semanas, han vuelto con furia las lágrimas nocturnas, las ganas de salir corriendo y gritarle al cielo que me devuelva a mi hijo, la necesidad imperiosa de tenerlo acá conmigo, sin importar cómo. He pasado semanas sintiendo que he retrocedido, que soy un fraude, que nada de lo que hice me sirvió. ¿Pero saben qué? Ahora aplico los cuatro conceptos que les mencionaba más arriba, que se necesitan en este camino de la sanación:

Paciencia: Porque el camino es largo, porque pueden pasar años y quizás demos vueltas en círculo y lleguemos al mismo camino. Paciencia, porque escucharemos tanto que hay un límite de tiempo, que seis meses, que un año… que luego comenzaremos a creer que es verdad, y trataremos de apurar los procesos para no molestar a otros, y la cosa no funciona así.

Tiempo: Porque el tiempo es relativo, porque puede que tu hijo haya muerto hace un mes, hace un año, o hace diez, y eso no quiere decir que el dolor ya no será igual. Quizás poco a poco la herida cicatrice, pero siempre habrá una cicatriz, un recordatorio, algo que al verlo o tocarlo, o pensarlo, nos transportará al momento exacto en que todo ocurrió y nos derrote de nuevo, solo para demostrarnos lo fuerte que somos y pararnos otra vez.

Respeto: Porque quizás habrán cosas que a mi me sirvan y a otros no, habrán cosas que yo creeré y me ayudarán a seguir pero a otros le molestarán. Respeto, para entender que el camino es el mismo, pero no todos lo transitamos de igual manera,

Auto cariño: Y esta es la más importante, querernos a nosotras mismas, entender nuestros tiempos, no maltratarnos, ni ponernos exigencias,  cuando no se pueden hacer exigencias ante un dolor tan grande. Mucho auto cariño, porque a pesar de todo eres una persona bella, hermosa, y llena de luz, que merece vivir de la mejor manera posible, honrando en cada respiro la (corta) vida de tu hijo o hija, porque eres un ser especial y único, que merece aprender a sonreír de nuevo.

Hoy día honro y acepto este “retroceso temporal”, porque sé que es parte de mi camino. 40065fe8df9b853875bf1e0ac60ed625 No me avergüenzo, porque cada lágrima derramada ha ido limpiando mi alma y me ha dado fuerzas para levantarme al día siguiente renovada. Sigo en el camino de la sanación, y no me resigno a dejarme caer y quedarme ahí tirada sin hacer nada al respecto. Merezco una vida linda, llena del recuerdo y la presencia de mi hijo, merezco sonreír desde el corazón y no solo con la boca. Merezco que mi hijo se sienta orgulloso de mi y de haberme elegido como madre. Merezco sanar, aunque de vez en cuando y aunque el tiempo pase, vuelva a caer y me tenga que volver a poner de pie.

 

2 comentarios en “El camino a la sanación #sanación

  1. Que verdad cuanto cuesta y duele la perdida de un hijo ,para el 07/05/16/ cumple mi hermoso angelito 7 meses de su partida y me a sido muy difícil llevar el duelo lo extraño cada días me duele su ausencia .tenía 21años era todo en mi vida no hay un dia que lo lloro y me invade la tristeza cada ves que llega la fecha de cumple mes es como un mal sueño que no quiero despertar y aseptar la realidad.deseó soltarlo y no puedo verlo en mis sueños para abrazarlo y besarlo y decirle que desde el día que abrió sus alas para remontar su vuelo se llevó la mitad de mi vida ,hoy ya no soy la misma mama de antes todo a cambiado en mi tengo un gran vació en mi alma .como le hago a esto de vivir y aseptar la ausencia de mi amado hijo samuel Alexis Ceballos mi ojito color de cielo.!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s