¡YO, DESPUÉS DE TI! #sanación

Quien era ayer se ha ido, he renacido de las cenizas porque me ha tocado y no por mi propia voluntad. He intentado retomar un poco esa vida que llevaba antes de que mi hijo emprendiera ese viaje sin retorno, en la dimensión física.

Soy otra yo, y aunque me sienta a oscuras, muchas veces intento ser una pequeña luciérnaga que trabaja para que quienes se suman a este camino no sólo vean oscuridad y sepan que hay otras madres y padres con el alma mutilada, porque sé que en ese dolor agudo creemos que a nadie más le ha pasado cosa semejante, pero somos tantos aunque no quisiéramos seguir sumando esta interminable lista. Quizá cada día sin darnos cuenta nos topamos con padres como nosotros que se esconden detrás de sonrisas disfrazadas de dolor y lo que quiero hacer ahora es encender una pequeña chispita de luz a esos padres que empiezan este sendero tormentoso.

Yo después de la muerte de mi hijo  soy esa persona a la que acuden cuando no saben que palabras decir a unos padres que han perdido al suyo. Ahora soy experta orientadora en enseñar cómo se debe actuar ante tan trágica situación. Es algo que paradójicamente me llena, al sentirme útil ante la desgracia de otros como yo, lamentablemente el motivo de mi experticia ha sido la muerte, la muerte que tocó a mi puerta y aunque no quise abrirle ella entró como dueña y señora de mi retoño y se lo llevó.
Después de todo este tsunami que ha pasado sobre mí, a veces siento que ahora veo más embarazadas que de costumbre, que veo más niños jugando con sus padres, que me invitan a más baby showers, pero medito en ello y concluyo que quizá ahora mis ojos se fijan con tanto ahínco en esos detalles que antes casi desapercibidos pasaban por mi costado.
Quizá tampoco  es que ahora mueran más hijos de personas que conozco o de amigos de mis amigos, es solo que hoy  cada muerte me duele y revivo mi propio dolor. Me duelen los de antes y los de ahora, me duele mi hijo y los de quienes he conocido en este camino, me duelen los padres que me entienden a causa de su dolor igual al mío.

Ahora soy la madre especialista en brazos vacíos graduada de la universidad de la vida.Matteo Arfanotti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s